El Reino Unido extiende el despliegue de sus helicópteros Chinooks en el Sahel.

El despliegue militar británico en la Operación Barkhane, dirigida por Francia, en la región africana del Sahel, se extenderá por un periodo de seis meses junto con 100 miembros del personal de servicio, ha declarado la primera ministra del Reino Unido, Theresa May.

En su último discurso sobre la defensa del Reino Unido en el Cuartel General Conjunto Permanente de la OTAN en Northwood, al noroeste de Londres, May ha señalado que “los Chinooks de la RAF del escuadrón 18 (B) han estado apoyando las operaciones francesas en Mali durante algún tiempo”.

“La capacidad de transporte aéreo de misión crítica que proporcionan estas aeronaves, permite a las tropas de tierra francesas llevar a cabo operaciones antiterroristas que hacen que el Sahel sea más estable y, en última instancia, hacen que nuestras dos naciones sean más seguras”, ha dicho May.

La secretaria de Defensa, Penny Mordaunt, ha declarado que el aumento de la inestabilidad en todo el Sahel representa “una verdadera amenaza para la seguridad europea”.

“Es justo que ampliemos nuestro compromiso con la operación antiterrorista en Mali, Burkina Faso y Níger. Al proporcionar un apoyo esencial a nuestros socios franceses, nuestras Fuerzas Armadas están ayudando a construir la estabilidad y a negar a los terroristas un refugio desde el que planear los atentados”.

Tres helicópteros de carga pesada CH-47D Chinook de la Royal Air Force del Reino Unido  tienen su base en Gao, en el este de Mali, y han apoyado la Operación Barkhane desde que comenzó a funcionar el pasado mes de agosto.

Más recientemente, los Chinooks de la RAF han estado reabasteciendo a las tropas francesas y las de sus socios durante la Operación Aconit, dirigida contra los militantes del Estado Islámico en Mali y Níger en el mes de junio.

En 2012, un levantamiento separatista tuareg contra el Estado fue explotado por extremistas islamistas vinculados a al-Qaeda que tomaron ciudades clave en el desierto al norte de Mali.

Francia comenzó la intervención militar de la Operación Serval en su antigua colonia a principios del año siguiente, expulsando a los yihadistas de las ciudades, y más tarde se estableció la fuerza de mantenimiento de la paz MINUSMA.

Pero los grupos militantes se transformaron en formaciones más ágiles que operan en las zonas rurales, y la insurgencia se ha extendido gradualmente a las regiones centro y sur de Mali y, a través de las fronteras, a los vecinos Burkina Faso y Níger. Grandes extensiones de Mali siguen estando fuera del control del gobierno.

La misión francesa se convirtió en agosto de 2014 en la actual Operación Barkhane, que cuenta con 4.500 efectivos, que tiene el mandato para las operaciones de lucha contra el terrorismo en todo el Sahel.

Además de los Chinooks de la RA, 50 soldados estonios están desplegados en Gao en capacidad de protección de la fuerza.

En febrero, el gobierno danés dijo que tiene previsto enviar dos helicópteros de transporte para apoyar la Operación Barkhane. Los planes del gobierno deben ser aprobados por el parlamento, y el despliegue supondría la incorporación de unos 70 soldados por un período de un año a partir de finales de 2019.

Las tropas desplegadas en Barkhane trabajan junto con otras operaciones internacionales, incluida la misión MINUSMA en Mali, que cuenta con unos 14.000 efectivos, y la fuerza regional  antiterrorista conjunta del G5 en el Sahel, que tiene como objetivo capacitar y desplegar hasta 5.000 efectivos de los cinco países miembros: Burkina Faso, Chad, Mali, Mauritania y Níger.

The Defense Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com