El Secretario de Defensa de EE.UU. Jim Mattis renuncia por desacuerdos con la politica de Trump.

En una carta de renuncia de dos páginas, el secretario de Defensa cita que deben tratar a los aliados con respeto, y a los adversarios potenciales con resolución.

El secretario de Defensa James Mattis renunciará a finales de febrero al cargo de Secretario de Defensa debido a sus diferencias con el presidente Donald Trump.

“Mis puntos de vista sobre el trato respetuoso a los aliados y ser claro con respecto tanto a los personajes malignos como a los competidores estratégicos están fuertemente arraigados”, escribe Mattis en la carta del 20 de diciembre. “Del mismo modo, creo que debemos ser resueltos y no ambiguos en nuestro enfoque hacia aquellos países cuyos intereses estratégicos están cada vez más en tensión con los nuestros”.

Concluye diciendo que el presidente debe tener un secretario de defensa cuyos puntos de vista estén mejor alineados con los suyos.

El presidente Trump twitteó su aceptación de la carta a las 5:21 pm hora de Washington, poniendo fin a meses de especulaciones sobre el destino del hombre al que el presidente alguna vez llamó cariñosamente como uno de “mis generales”. El presidente escribió una nota conciliadora en su tweet., diciendo que Mattis se retirará “con distinción”.

“Durante el mandato de Jim, se han realizado enormes progresos, especialmente con respecto a la compra de nuevos equipos de combate”, escribió. “El general Mattis fue de gran ayuda para que los aliados y otros países paguen su parte de las obligaciones militares”.

El impactante anuncio se produjo a raíz de una feroz disputa interna entre la Casa Blanca y el Pentágono por la decisión del presidente de retirar abruptamente a las fuerzas estadounidenses de Siria. Según los informes, Mattis había defendido la decisión contraria del presidente, lo que ha provocado un infierno de críticas bipartidistas en Washington, en gran parte centrada en el hecho de que Trump había anulado a sus propios asesores principales de defensa.

Pero la influencia de Mattis con el presidente ha estado disminuyendo durante meses, en los cuales Trump ha tomado una serie de decisiones de seguridad nacional que lo han puesto en desacuerdo con su secretario de defensa. Cuando Trump asumió el cargo por primera vez, Mattis pudo convencerlo de que torturar a sospechosos de terrorismo era ineficaz.  Los informes de noticias insinuaban que los dos hablaban con poca frecuencia. En una entrevista en el mes de octubre en el programa “60 Minutes” de la CBS, Trump llamó a Mattis “una especie de demócrata “.

En el extranjero, Mattis a menudo asumió el papel de tranquilizar a los aliados nerviosos ante el impredecible presidente estadounidense, recalcando el compromiso de Estados Unidos con el orden internacional salvaguardado por la OTAN, incluso cuando el presidente criticó a las naciones aliadas por sus compromisos de gastos en la defensa. Recientemente, Mattis abogó contra la retirada de Siria por preocupaciones de que Estados Unidos abandonaría a los combatientes kurdos respaldados por Estados Unidos en la lucha contra el  ISIS.

“Una creencia fundamental que siempre he sostenido es que nuestra fortaleza como nación está indisolublemente unida a la fortaleza de nuestro sistema único y completo de alianzas y asociaciones”, escribió Mattis. Debemos hacer todo lo posible para promover un orden internacional que sea más propicio para nuestra seguridad, prosperidad y valores, y somos fortalecidos en este esfuerzo por la solidaridad de nuestras alianzas.

“Debido a que tiene derecho a tener un Secretario de Defensa cuyas opiniones estén mejor alineadas con las del Presidente sobre estos y otros temas, creo que es correcto que renuncie a mi cargo”.

Un nuevo secretario de Defensa será nombrado “en breve”, dijo Trump. Mattis, un general retirado de la Infantería de Marina, disfrutó del respeto casi universal de los legisladores de ambas partes. Es probable que su partida desconcierte aún más a los legisladores que ya están inquietos por la formulación de políticas aparentemente erráticas de la Casa Blanca.

“Esto es aterrador”, tuiteó el senador Mark Warner, de Virginia, el principal demócrata en el Comité de Inteligencia del Senado. “El secretario Mattis ha sido una isla de estabilidad en medio del caos de la administración Trump. Como hemos visto con el enfoque caótico del presidente hacia Siria, nuestra defensa nacional es demasiado importante para ser sometida a los caprichos erráticos del presidente”.

Katie Bo Williams

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com