El sindicato Unión advierte a Alemania contra la selección del Super Hornet.

Uno de los mayores sindicatos de empleados del sector aeroespacial de Alemania ha advertido al gobierno del país que corre el riesgo de poner en peligro a toda la industria de defensa europea si selecciona un caza de fabricación estadounidense para reemplazar a la flota Tornado Panavia de la Luftwaffe.

Actualmente, Berlín está sopesando las opciones para un avión sucesor, y se espera una decisión para principios de 2020; el F/A-18E/F Super Hornet de Boeing y el Eurofighter están en disputa. 

Sin embargo, la adquisición se complica por las múltiples funciones que desempeñan los Tornados de Alemania: además de los ataques terrestres también se llevan a cabo misiones de guerra electrónica (EW) y de disuasión nuclear.

Aunque el Eurofighter sería un sucesor natural para el papel de ataque, actualmente no tiene capacidad de guerra electrónica y las bombas nucleares suministradas por Estados Unidos, que serían transportadas por aviones alemanes, no se han integrado en el modelo multinacional europeo, lo que podría abrir la puerta a la variante Super Hornet o E/A-18G.

Aunque el Super Hornet no está preparado para llevar una bomba nuclear, el trabajo de integración llevaría mucho menos tiempo que en el Eurofighter, según los informes, si Estados Unidos lo permitiera.

Pero en una carta abierta dirigida a los ministros de defensa y economía de Alemania, además de al jefe de la cancillería, el sindicato IG Metall advierte contra la selección del F/A-18E/F, incluso como parte de una compra dividida.

IG Metall afirma que 25.000 puestos de trabajo en Alemania y 100.000 en el conjunto de Europa dependen únicamente de la producción del Eurofighter; una decisión contraria a ese programa “pone en peligro el futuro de nuestra fuerza laboral”, afirma

El desarrollo de nuevas capacidades para los aviones construidos en Europa, tales como EW o sensores avanzados, es también esencial para proporcionar trabajadores adecuadamente cualificados para el programa franco-alemán Future Combat Air Sytem, dice el sindicato.

“La compra de los F-18 no solo supondría un flujo de miles de millones de dólares en dinero de los impuestos alemanes hacia  Estados Unidos, sino que también pondría en peligro el futuro de la industria aeroespacial militar en Alemania. Una solución dividida no puede ser la opción preferida. Una decisión en contra de las empresas alemanas y europeas no podría explicarse a nuestros empleados y contribuyentes alemanes”, escribe el sindicato.

IG Metall representa a los trabajadores de Airbus Defence & Space, el especialista en sensores Hensoldt, el fabricante de motores MTU y al proveedor de aeroestructuras Premium Aerotec.

Dominic Perry

5 thoughts on “El sindicato Unión advierte a Alemania contra la selección del Super Hornet.

  • el 19 marzo, 2020 a las 04:57
    Permalink

    Hemos comentado repetidamente que la mejor opción de reemplazo para los Tornado alemanes sería desarrollar versiones especiales del EF, aún cuando mantener al viejo bombardero de alas basculantes hasta fines de la presente década o principios de la próxima insuma miles de millones de euros, ya que sería el plazo necesario para certificar la capacidad de ataque nuclear con la bomba nuclear táctica B61 estadounidense y desarrollar versiones EW. Lo sería principalmente por las cuestiones descritas por el artículo, que afectarían toda la estructura fabril alemana (y gran parte de la europea), que podría poner en riesgo el futuro del proyecto FCAS, máxime en las actuales circunstancias. Además, por más que Rusia se muestre activo y hasta agresivo en sus despliegues de fuerzas militares, aviación de largo alcance y submarinos, no representa un verdadero peligro para la seguridad europea al punto de exigir soluciones inmediatas al reemplazo de los Tornado. Quizá la urgencia esté representada por la dificultad creciente para conseguir repuestos y componentes para mantener la flota de ataque en condiciones operativas en un número mínimo indispensable.

    Respuesta
    • el 19 marzo, 2020 a las 11:20
      Permalink

      Lo de cubrir las necesidades de guerra electrónica de la fuerza aérea alemana como excusa para adquirir el Super Hornet no se sostiene, pues basta con adaptar el Eurofigther para ello, como se ha hecho con otros cazas.

      En cuanto a lo de usar un cazabombardero como vector de lanzamiento de bombas nucleares tácticas (ojo, no misiles de crucero, sino bombas de caída libre) es en realidad un planteamiento absurdo y arcaico de la OTAN heredado de los años duros de la Guerra Fría. Hoy cualquier ataque táctico nuclear se haría mediante un misil de crucero (como el Taurus) lanzado desde un cazabombardero, no con bombas.

      Así pues, ninguno de los dos argumentos es válido.

      Respuesta
  • el 19 marzo, 2020 a las 12:04
    Permalink

    Una pregunta…Francia y inglaterra dispone creo de armamenteo nuclear propio..es decir,no depende de las armas americanas.
    ¿No se podria adaptar esas a las necesidades europeas? Inglaterra a parte de f35,dispone de EF Typhoons …
    A parte que el uso de este tipo de armamento disuasorio seria util en tiempos de guerra fria…pero ahora…hay otros vectores para su uso…nose..desde el desconocimiento.

    Respuesta
  • el 19 marzo, 2020 a las 15:56
    Permalink

    El sindicato aleman juega sus intereses, es como que los sindicatos del automovil en USA impidan a Volkswagen vender en USA, a ver como les va! Ademas no se porque tanto europeista español, cuando Alemania, Francia o Inglaterra, han considerado siempre a España parte del Magreb. España debe cuidar sus intereses no los de Alemania. La Merkel va a defender la los productores de aceites de oliva o quesos que Trump va a freir con 25% en aranceles?

    Respuesta
  • el 19 marzo, 2020 a las 23:14
    Permalink

    De acuerdo Hilario, no son argumentos válidos. De hecho el EF esta siendo adaptado para EW en Gran Bretaña. Las bombas nucleares de caída libre son un rezago de la época de la guerra fría que son utilizadas políticamente por EEUU como forma de presión política para que Alemania cumpla con sus compromisos OTAN e intentar incluirla en el club F-35, ya que es el único vector táctico que podría tener ciertas garantías de éxito al realizar un ataque aéreo convencional. Hasta un neófito es capaz de darse cuenta que en el radio de acción de un avión de combate como los que estamos mencionando cualquier misil lo supliría con ventajas, y sin suponer pérdidas de vidas propias. El F-35 supondría una amenaza aún mayor que el Super Hornet para la estructura financiera y fabril de Alemania con respecto al programa FCAS, del que el país teutón es principal impulsor junto con Francia. En otro contexto geopolítico y económico lo ideal hubiera sido remplazar el Tornado por el F-35.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com