El submarino clase Soryu muestra que la marina japonesa no es un tigre de papel.

La clase Sōryū es también la primera clase de submarinos japoneses que utiliza tecnología de propulsión independiente del aire (AIP). Aunque la clase es diesel-eléctrica, algunos de los submarinos pueden cambiar de motores diesel más ruidosos a motores Sterling más silenciosos.

La Armada Japonesa, o como se les conoce oficialmente, la Fuerza de Autodefensa Marítima Japonesa (JMSDF), está programada para operar un total de doce submarinos de la clase Sōryū. Estos submarinos de ataque diesel-eléctricos fueron introducidos originalmente en servicio con la JMSDF a mediados y finales de la década de 2000 y tienen varias características interesantes.

El Sōryū-class fue el primer submarino de clase japonés construido por Japón para utilizar baterías de iones de litio. Históricamente, las baterías a bordo de los submarinos se han construido de manera similar a la batería que alimenta las baterías de plomo de los automóviles. Las baterías de iones de litio tienen la ventaja de que pueden tener una mayor potencia de salida a pesar de ser mucho más pequeñas y ligeras que sus predecesoras de plomo.

Las baterías de iones de litio también suelen recargarse más rápidamente que las de plomo-ácido, lo que reduce el tiempo en la superficie -un lugar especialmente vulnerable para los submarinos- y, por lo tanto, aumenta enormemente la resistencia bajo el agua. Algunas fuentes afirman que la resistencia subacuática puede haberse duplicado al pasar a las baterías de iones de litio y podría llegar a ser de hasta dos semanas en inmersión. Si es cierto, la resistencia de la clase es bastante buena.

Los motores Stirling utilizados por la clase Sōryū fueron adaptados de los motores utilizados en Suecia. Este motor único utiliza oxígeno líquido embotellado para que el combustible diésel del motor pueda arder. La ventaja de este sistema de propulsión es que funciona mucho más silencioso que un motor diésel tradicional. Además, se estima que su alcance es de unos 9.800 kilómetros.

Aunque la clase no tiene tubos verticales de lanzamiento de misiles, pueden lanzar misiles anti-buque Harpoon suministrados por los EE.UU. a través de los seis tubos de torpedo en el casco del buque. El misil roza la superficie del mar para evadir el radar enemigo y tiene un prodigioso alcance de más de 170 millas (o unos 280 kilómetros). Además, los submarinos están armados con torpedos y pueden colocar minas antisubmarinas y antibuque.

Futura Exportación

Hasta hace muy poco, Japón se acogió a una restricción de exportación de armas autoimpuesta que impedía la venta de armas o sistemas de armas en el extranjero. Sin embargo, como ha demostrado recientemente el país insular con su flexibilidad en respuesta a una China cada vez más agresiva, las exportaciones podrían volver a estar en el menú del Japón.

Tanto la India como Australia han expresado su interés en adquirir la tecnología submarina japonesa, si es que no se trata de submarinos totalmente construidos. Aunque sería una ruptura con el pasado reciente, no sería del todo sorprendente que los submarinos japoneses se vieran en las armadas de otros países en el futuro.

Caleb Larson

7 thoughts on “El submarino clase Soryu muestra que la marina japonesa no es un tigre de papel.

  • el 10 septiembre, 2020 a las 12:01
    Permalink

    Nos llevan más de 20 años y tienen 12 nada menos, la cifra que necesita un país como España para proteger convenientemente su amplio litoral. Cualquiera en el mundo ya nos da cien vueltas.

    Respuesta
    • el 10 septiembre, 2020 a las 17:01
      Permalink

      Japon tiene 3,7 veces más PIB que España, porcentualmente gasta más o menos lo mismo que España en torno al 1%

      Respuesta
  • el 11 septiembre, 2020 a las 12:14
    Permalink

    No sólo Japón, que es una megapotencia económica, cualquiera de nuestro tamaño incluso países muy por debajo. Y no sólo me refiero a los submarinos, sino a todos los sistemas de defensa en general. Lo de España es un desprestigio, una vergüenza y una temeridad.

    Respuesta
    • el 11 septiembre, 2020 a las 12:42
      Permalink

      Si no te lo discuto, pero la tercera y cuarta potencias economicas a nivel mundial gastan una cifra porcentual muy similar a España que tendrian que pasar del 1-1,2% al 2,2-2,5% si y más si ese aumento es en producción propia pero es lo que hay

      Respuesta
  • el 11 septiembre, 2020 a las 20:41
    Permalink

    No olvidemos que para poder disponer de material de defensa de última tecnología y en número suficiente para asegurar la operatividad y la defensa de la nación , es necesario una economía que asegure el aprovisionamiento , mantenimiento del material y entrenamiento de los operativos involucrados.
    Con un gasto disparado, unos ingresos cuesta abajo y una clase política más pendiente de sus propios intereses que de los intereses generales…
    No salen las cuentas , ni para comprar más.. ni para mantener lo que hay.
    Lamentable

    Respuesta
  • el 12 septiembre, 2020 a las 02:45
    Permalink

    Este artículo es un poco viejo, pero acabo de releerlo y genera confusión en un punto. Daría la impresión que el autor sostiene que el aparato motor de la clase Soryū estaría compuesta por un motor AIP de ciclo Stirling y baterías de iones de litio, pero esto es inexacto. El sistema AIP es una ingeniosa forma de recarga de las baterías para un submarino convencional, ya que no necesita emerger (como un motor diesel) para funcionar. El AIP de ciclo Stirling funciona por variación de temperatura frío/calor de forma regenerativa, mientras exista comburente (oxígeno) para encender el combustible (diesel). Su funcionamiento es relativamente simple y seguro comparado con otros sistemas químicos, como los de celdas de combustible, pero no evita la necesidad de almacenar el combustible abordo. Los AIP aseguran una autonomía en inmersión de alrededor de dos a tres semanas, dependiendo de la velocidad (y por ende el consumo), pero actualmente no disponen de la potencia suficiente para generar la renvacion del aire y la carga de las baterías simultáneamente, lo que limita la autonomía.

    Respuesta
  • el 12 septiembre, 2020 a las 02:55
    Permalink

    Las baterías de iones de litio constituyen una alternativa al sistema AIP, ya que sus características permiten una autonomía similar a las que ofrecen los complejos, costosos y peligrosos AIP. De todas maneras las baterías de litio no son menos costosas (por el momento, ya que su uso no se ha generalizado), ni menos peligrosas, ya que el litio al contacto con el agua arde violentamente a una temperatura de 3000 gc y libera hidrógeno como subproducto. De todas maneras constituye una alternativa en experimentación por la Marina japonesa, ya que en el casco bastante voluminoso de la clase Soryū van a ocupar no sólo el lugar normalmente destinado a las mismas, sino el espacio del motor AIP y sus tanques de oxígeno. Los dos últimos buques de la clase, Oryū (S-511) y Toryū (S-512) serán equipados con estas baterías para establecer comparaciones de rendimiento con el resto, que conservarán los AIP.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com