El USS Ford no espera más y zarpará con sólo 2 de los 11 elevadores de armas.

Después de años de trabajo, el barco todavía no está totalmente al 100 por 100.

El USS Gerald R. Ford zarpará este mes desde el astillero donde fue construido hasta un astillero de la Marina, marcando un paso importante en su progresión hacia el servicio de la Armada de Estados Unidos. Una cosa que no estará lista en el barco, son nueve de los once elevadores electromagnéticos que transportan municiones desde el cargador del barco hasta el hangar. El Secretario de la Marina afirma que le dijo al presidente Trump que lo despidiera si los ascensores no estaban completamente operativos en el momento en que el barco fuera entregado al servicio marítimo.

El USS Ford es el primero de una nueva clase de portaaviones de propulsión nuclear. Una de las características nuevas a bordo del barco son sus once elevadores de armas avanzados, o AWE (Advanced Weapon Elevators). Los elevadores de armas levantan bombas, misiles y otras municiones desde la bodega del buque hasta los aviones que esperan en el hangar. Los ascensores más antiguos funcionan con energía hidráulica y pueden levantar 10.500 libras de municiones (4.762,7 kg) a 100 pies por minuto (30,48 m). Los AWE, en comparación, pueden levantar 20.000 libras de municiones (9071,8 kg) a una velocidad de 150 pies por minuto (45,72 m). Es un salto bastante significativo en capacidad.

Dos de los elevadores de armas avanzados que funcionan.

Los AWE utilizan propulsión electromagnética para elevar, similar en principio a las catapultas del Sistema de Lanzamiento de Aeronaves Electromagnéticas (EMALS) que lanzan aviones desde la cubierta de vuelo. El EMALS aparentemente está arreglado pero el AWE no.

Un oficial de asuntos públicos de la Marina citado por el US Naval Institute News parece indicar que los ascensores se construyeron por primera vez a bordo del portaaviones mientras se desarrollaba, un proceso de fabricación conocido como concurrencia.

“Debido a la naturaleza concurrente del desarrollo y la construcción, los AWE de a bordo han sido bancos de pruebas para identificar muchos de los problemas de desarrollo y producción restantes para este sistema de primera clase, incluyendo los problemas con la producción de las estrictas tolerancias requeridas para las puertas y escotillas”. La Marina continúa resolviendo el problema, sin esperar más tiempo, construyendo un “sitio de prueba en tierra” y un gemelo de software para solucionarlo.

En marzo, la Marina retrasó la entrega del Ford de julio a octubre para que los ascensores funcionaran. El Ford ya llevaba dos años de retraso y varios miles de millones por encima del presupuesto.

El fracaso para arreglar los ascensores es un problema para el buque, que está programado para realizar su primer crucero en 2021. También es un problema para el Secretario de la Marina, Richard Spencer, quien le prometió al presidente Trump que podría despedirlo si la Marina no podía arreglar los AWE antes de la entrega. 

En un nuevo comunicado, el Secretario de la Marina no hizo referencia al problema del ascensor ni a su oferta de ser despedido si no se pueden arreglar, afirmando que “la tripulación y el barco estában listos para zarpar”.

Kyle Mizokami

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com