El USS Ronald Reagan echa el ancla en Manila para enviar un mensaje a China.

El USS Ronald Reagan (CVN-76), el enorme portaaviones estadounidense, ha realizado una escala en la bahía de Manila esta semana con un mensaje para Pekín: el Mar del Sur de China debe ser libre y abierto.

Con un lema de “paz a través de la fuerza”, el buque de clase Nimitz, con unos 70 aviones de combate y una tripulación de unos 5.000 efectivos, es uno de los más grandes de la flota de la Marina de Estados Unidos. Su grupo de ataque de portaaviones incluye los cruceros de misiles guiados de clase Ticonderoga USS Antietam (CG-54) y USS Chancellorsville (CG-62).

Antes de fondear en Manila, el buque de guerra navegó por el disputado Mar del Sur de China. Las tensiones se están intensificando en la vital ruta marítima debido a la creciente firmeza de China en áreas de la zona reclamadas por países como Filipinas y Vietnam, lo que lo convierte en un punto de inflamación para un posible conflicto.

“La belleza de este portaaviones es que proporciona mucha seguridad y estabilidad en esta región”, dijo el contralmirante Karl Thomas, comandante de la Fuerza de Tarea 70, a los periodistas a bordo del barco. “Nos permite salir y establecer un entorno en el que estas disputas puedan resolverse de manera pacífica y ese es nuestro objetivo, que es permitir que nuestra gente navegue y opere donde lo permita el derecho internacional”.

Pero las disputas continúan. Vietnam dijo el jueves que un barco de reconocimiento chino había abandonado su Zona Económica Exclusiva (ZEE) tras un mes de conflicto con los buques vietnamitas. En junio, un barco chino más grande hundió un barco pesquero filipino en la zona de Reed Bank, que se encuentra dentro de la ZEE de Filipinas.

China reclama la mayor parte del Mar del Sur de China, incluidas las áreas que Manila y Hanoi dicen que son parte de sus ZEE respectivas. Pekín ha construido islas artificiales en los últimos años, algunas de ellas equipadas con misiles de crucero antibuque y misiles tierra-aire de largo alcance, según un informe del Pentágono en el mes de mayo.

Las visitas regulares de buques de la Armada de Estados Unidos, como el USS Ronald Reagan, ayudan a mantener bajo control las acciones de China, según Gregory Poling, director de la Iniciativa de Transparencia Marítima Asiática, que supervisa los acontecimientos en el Mar del Sur de China.

“También ofrecen oportunidades para que los activos de la Marina estadounidense operen regularmente en el Mar del Sur de China, lo que es útil para afirmar el incumplimiento de los esfuerzos de China por restringir la libertad de los mares allí”, explicó.

La escala del portaaviones en el puerto de Manila se produce cuando Pekín y Washington se encuentran en una contienda por el dominio regional en los frentes de comercio, tecnología y seguridad. La semana pasada, Estados Unidos calificó a China de “manipulador de divisas” y, hablando en Australia, el secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper, acusó a China de “desestabilizar” la región, diciendo que está “armando a los bienes comunes mundiales con economía depredadora”.

Aparte de las escalas en los puertos, Estados Unidos y sus aliados han llevado a cabo rutinariamente “Operaciones de Libertad de Navegación” en el Mar del Sur de China. Estos movimientos enfurecen regularmente a Pekín.

Al margen del reciente Foro Regional de la ASEAN en Bangkok, el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, señaló tácitamente a Estados Unidos, diciendo que las partes “no regionales” no deberían entrometerse en la disputa del Mar del Sur de China.

Preguntado sobre los comentarios de Wang, el comandante Thomas dijo: “Estados Unidos es una nación del Pacífico, como cualquier otra nación en esta parte de la región, tenemos muchos amigos, socios y aliados. Tenemos un interés personal y un interés nacional en que esos bienes comunes marítimos sean libres y abiertos”.

Oficiales de la Marina rehusaron decir cuánto tiempo permanecería el USS Ronald Reagan en la Bahía de Manila o hacia dónde se dirigía a continuación.

Filipinas busca que Washington le asegure que Estados Unidos saldrá en su defensa en el caso de un ataque armado en el agua en virtud de un Tratado de Defensa Mutua de 1951. Mientras el presidente Rodrigo Duterte está girando económicamente hacia China, su gobierno se ha quejado de que los barcos chinos “pululan” en partes controladas por Filipinas de las Islas Spratly.

Aaron Connelly, investigador y experto en el sudeste asiático en el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos, ve las acciones agresivas de China en el Mar del Sur de China como “un intento de incitar a Duterte y a sus partidarios a seguir cuestionando los criterios del Tratado de Defensa Mutua”.

“El objetivo final de una estrategia china de este tipo sería romper la alianza”, dijo Connelly.

Pero Sung Kim, embajador de Estados Unidos en Filipinas, señaló que la “visita del portaaviones es una gran representación de nuestra fuerte amistad, asociación y alianza con Filipinas, así como un testimonio de nuestro compromiso conjunto con una región Indo-Pacífico libre y abierta”.

 

En medio de las garantías de Washington, los principales asesores de seguridad de Duterte han emitido recientemente comentarios agresivos contra China. El secretario de Defensa, Delfin Lorenza, calificó la semana pasada la toma de Scarbrough Shoal –una cadena triangular de arrecifes y rocas con un perímetro de 46 km- por parte de China en 2012 como “intimidación” y el asesor de seguridad nacional Hermógenes Espeson dijo que la llegada de chinos a Filipinas era una “amenaza” para la seguridad.

De vuelta a bordo del portaaviones, los oficiales de la Marina de EE.UU. trataron de subrayar los lazos de mucho tiempo que unen Washington y Manila, también destacaron que el barco tiene más de 250 tripulantes de ascendencia filipina.

Flanqueado por más de una docena de marineros filipino-americanos, Thomas dijo: “Este es un barco magnífico con lo que puede hacer, pero lo que lo hace más magnífico son los marineros que operan este barco y se unen como un equipo y operan en todas las aguas alrededor de Filipinas”.

Nikkei Asian Review

5 comentarios en “El USS Ronald Reagan echa el ancla en Manila para enviar un mensaje a China.

  • el 11 agosto, 2019 a las 17:43
    Permalink

    Que manera complicada de mandar un mensaje. No hubiera alcanzado con un SMS?

    Respuesta
  • el 12 agosto, 2019 a las 02:18
    Permalink

    Al contrario por que a China le molesta que pasen barcos por el mar de China donde hay reclamaciones de islas de todos los países de la región y USA no envia un solo barco envía un portaavion y su grupo de ataque.

    Respuesta
  • el 12 agosto, 2019 a las 10:40
    Permalink

    “Si vis pacem, para bellum”
    La mejor manera de hacer frente a un posible y letal conflicto es mostrar músculo intimidando al canijo chuleta chino del barrio. Cuando ve fuerza se achica y aviene a pactar antes de que le partan la cara.

    Respuesta
  • el 12 agosto, 2019 a las 12:45
    Permalink

    La estrategia china me recuerda a la de los japoneses en la sgm un rosario de islas y atolones [con aerodromos en aquella epoca, con misiles en la actualidad] y la flota operando tras ellas y la costa. A los japoneses no les funciono.

    Respuesta
  • el 12 agosto, 2019 a las 17:40
    Permalink

    a los chinos, ahora que estan ganando la globalizacion, no les interesa la confrontacion, porque aun se estan fortaleciendo, tienen un ambicioso plan para hacerse con la hegemonia economica mundial para 2030, asi que se lo toman con calma, mientras le dan doble racion de libre mercado a los que lo inventaron, porvocandoles un empacho, tanto la guerra economica, como las recientes protestas de honkong no son mas que maniobras para presionarles y desestabilizarles, pero el winy de poo chino Yin Ping no busca la inmediatez, aguantaran las injerencias con el asunto de taiwan mientras se expanden economicamente por Africa, arrebatandoles con astucia los recursos que usurpaba occidente, tienen 5000 años de historia y una cultura e idiosincrasia totalmente desconocidas hasta ppr los expertos orientalistas, incapaces de ejercer desde el etnocentrismo cultural, ierran siempre en sus valoraciones, cuando esten preparados para la guerra, solo tendran que dejar de usar el dolar como divisa de intercambio y reserva para forzar a eeuu a iniciar las hostilidades, mientras tanto solo se intenta retrasar ese sorpasso, si algo tiene la filosofia china es la paciencia y las estrategias a medio y largo plazo, y no olvidan las humillaciones de las guerras coloniales y del opio, se la tienen jurada a los anglosajones

    Respuesta

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com