En tiempos de guerra, los cazas furtivos J-20 de China podrían cazar a los aviones de apoyo de EE.UU.

Nueve años después de que el J-20 Mighty Dragon (Poderoso Dragón), el primer caza de sigilo de China, volara por primera vez, por fin está quedando claro qué es exactamente lo que Pekín planea hacer con el pesado avión de guerra bimotor.

En tiempos de guerra, la Fuerza Aérea del Ejército Popular de Liberación probablemente haría que los J-20 volaran a través del desorden de las furiosas batallas aéreas a lo largo de la costa china, con la esperanza de que los Poderosos Dragones pudieran atravesar el espacio abierto del Océano Pacífico occidental.

Allí, los lejanos J-20 buscarían e intentarían destruir los aviones cisterna, los aviones de vigilancia y los puestos de mando aéreo con los que Estados Unidos y las fuerzas aliadas cuentan para tener alguna ventaja sobre las más numerosas fuerzas chinas.

Pero las vulnerabilidades del J-20 son obvias. No es muy sigiloso, por ejemplo. Y es caro, lo que significa que China no puede permitirse el lujo de construir muchos de ellos. En un combate directo, los J-20 podrían ser presa fácil de los cazas sigilosos F-22 Raptor de la Fuerza Aérea de Estados Unidos.

Justin Bronk, un analista del Instituto Real de Servicios Unidos con sede en Londres, describió el J-20 como “la pieza central del impulso de modernización del PLAAF”. El PLAAF opera alrededor de 50 J-20 y podría comprar más unidades mientras que también introduce mejoras en el modelo.

“El J-20 es el mayor diseño de caza [de baja observación] actualmente en producción o en pruebas conocidas, con una impresionante capacidad interna de combustible y la posibilidad de llevar hasta cuatro tanques de combustible externos en pilones bajo el ala que se pueden desechar”, escribió Bronk en un informe de octubre.

“Esto permitirá al J-20 actuar como interceptor de largo alcance, persiguiendo las órbitas de los cisterna y de los grandes aviones [inteligencia, vigilancia y reconocimiento] americanos lejos del continente, una tarea crítica si China quiere mantener el poderío aéreo táctico dependiente de los cisternas americanos a distancia en un conflicto”.

“La desventaja”, escribió Bronk, “es un avión más pesado, menos ágil que será más caro de construir y operar. Tampoco puede competir con el rendimiento o la agilidad extrema del F-22.”

Atados por su falta de experiencia y las limitaciones de la industria china, los diseñadores del J-20 en la Corporación Aeroespacial de Chengdu enfocaron las cualidades de sigilo del modelo alrededor de su morro. “El J-20A presenta canards delanteros que no son ideales desde una perspectiva [muy poco observable], y los lotes iniciales han sido impulsados por motores rusos de la serie AL-31 sin toberas dentadas [poco observables]”.

“Estos motores no sólo dejan el diseño algo falto de potencia y probablemente incapaz de hacer un supercrucero, sino que también aumentan la [sección transversal del radar] cuando se mira desde atrás, por encima o por debajo”, explicó Bronk.

Con el J-20, Pekín parece estar desplegando un caza con una misión específica. El J-20 “es un caza con un RCS lo suficientemente pequeño como para ser difícil de detectar dentro del desorden de fondo de cualquier choque relativamente cerca del propio espacio aéreo de China”, escribió Bronk.

“En tal escenario, habría cientos de aviones no L.O. y rastros de misiles en el área de operaciones, así como una intensa [guerra electrónica]. La amenaza de los J-20 con misiles PL-15 de largo alcance operando dentro del caos de fondo sería un gran dolor de cabeza para los planificadores estadounidenses que intentan proteger las órbitas críticas de los aviones cisterna y los ISR dentro del alcance útil de la zona de operaciones”.

“Dentro de un contexto principalmente regional, es un equilibrio sensato de coste, complejidad de diseño y características de L.O.”, escribió Bronk sobre el J-20. Y el peligro que el J-20 representa para los cisternas y aviones de reconocimiento y espionaje americanos podría obligar a los comandantes aliados a planificar operaciones especiales de defensa antiaérea.

Mientras la batalla aérea principal se libra a lo largo de la costa china, los F-22 u otros cazas de alto rendimiento podrían tener que patrullar entre las líneas del frente y las vías de los petroleros y los ISR. Los Raptors podrían detectar J-20 intrusos por el costado o la retaguardia, maniobrar detrás de ellos y eliminarlos.

Con sólo unos pocos disparos, la Fuerza Aérea de los EE.UU. podría destruir la pequeña fuerza J-20.

El problema para los planificadores de EE.UU. es que los F-22 carecen de alcance. Al despegar de bases estadounidenses lejanas en Japón o en países aliados, los F-22 dependerían de los aviones cisterna para mantenerse en la lucha. Esos mismos tanqueros son objetivos. Y si los J-20 logran derribar estos aviones, también matan a los F-22 que necesitan combustible extra para volver a la base.

David Axe

10 thoughts on “En tiempos de guerra, los cazas furtivos J-20 de China podrían cazar a los aviones de apoyo de EE.UU.

  • el 5 noviembre, 2020 a las 13:30
    Permalink

    ¿Y un ala embarcada de F35 no seria suficiente para proteger dichos aviones cisterna y de AWACS? en uso mixto con F22 y que estos no tengan que depender de su alcance?
    Aunque entiendo que en los primeros compases de un enfrentamiento, las bases de estos aviones serán atacados con Tomahawks y ataques con B2 o similar…no se…presupongo si tanto respeto les tienen.

    Respuesta
    • el 5 noviembre, 2020 a las 15:45
      Permalink

      El analista Justin Bronk, parece que detesta al F35. En el anterior articulo sobre el Su-57 que Justin Bronk analiza, solo tiene en cuenta la oposicion que podria hacer el F-22, el F-35 brilla por su ausencia, a pesar de sus excelentes resultados en los Red Flag de los ultimos años.

      Respuesta
    • el 5 noviembre, 2020 a las 16:34
      Permalink

      El artículo, al ignorar el F-35, parece venir a decir que no se le considera como avión de superioridad aérea para enfrentarse al J-20.

      Pero en cuanto al problema del alcance que comenta el artículo, según Wikipedia, el F-35 es peor que el F-22. El F-35 tiene 2.800 km de alcance, mientras que el F-22 tiene un poquito más, 3.000 km. En comparación, el J-20 chino tiene (sin tanques externos) 6.000 km de alcance. ¡Guau! Eso es el doble del F-22 (si uno se puede fiar de esos datos).

      Respuesta
    • el 5 noviembre, 2020 a las 16:37
      Permalink

      La verdad es que, al menos en el caso de China, un caza grande y sigiloso (si lo fuera realmente) tiene mucho sentido. No necesitaría ni ser ágil, pues la idea es dar caza a los grandes aviones (tanqueros, etc.). En este sentido, probablemente los “canards” sean un error, pues empeoran el sigilo y eso es lo que necesita para poder acercarse (aparte del radio de combate).

      El concepto, para China, me gusta. Otra cosa es la implementación real.

      Respuesta
      • el 5 noviembre, 2020 a las 21:41
        Permalink

        Otro bulo, no tienen motores, copias baratas de sus antecesores sovieticos, ni siquiera rusos, en fin, ni ellos se lo creen!

        Respuesta
  • el 5 noviembre, 2020 a las 22:59
    Permalink

    El principal problema del J 20 es el motor, que no tiene suficiente potencia. Utilizan un motor Ruso ya que China no ha sido capaz hasta el momento de fabricar uno propio de vanguardia.
    A Rusia le pasa parecido con el Su 57. El motor provisional que montan es una variante del que propulsa el Su 35.
    Llevan años desarrollando el definitivo de grandes prestaciones, pero no les alcanza la financiación.
    Muchas veces se dice que Rusia y China son aliados, pero la realidad debe ser muy distinta.
    Por qué no colaboran en ámbitos de vital importancia para la industria de defensa común?
    Con la experiencia Rusa y la tecnología y economía de China combinadas, fabricarían cazas, submarinos, barcos, bombarderos… de primer nivel mundial.
    Por qué no se unen si ambos están sufriendo la enorme presión de EEUU?

    Respuesta
    • el 6 noviembre, 2020 a las 07:52
      Permalink

      Porque a Rusia no le debe interesar que los chinos les roben su tecnología, ya que entonces ésta última pasaría a ser la segunda potencia militar. Serían mejores aliados si los chinos no robasen tanta información.

      Respuesta
  • el 6 noviembre, 2020 a las 08:22
    Permalink

    Pues porque China se comería a Rusia, y ,eso, pues se vé que no les hace mucha gracia. Por cierto, poner la tecnología china por delante de la rusa me parece una boutade. Al menos de momento.

    Respuesta
    • el 6 noviembre, 2020 a las 10:26
      Permalink

      Hombre, creo que está encima en un 1% de los casos como mucho, pero en algo tienen que ir mejor. Piensa que los chinos tienen más pasta, y con ello pueden probar más cosas. Por tanto, cabe la posibilidad de que tengan mejor equipamiento que los rusos. Pero ojo, como he dicho al principio, esa ligerísima ventaja se da en muy pocos casos.

      Respuesta
  • el 7 noviembre, 2020 a las 10:37
    Permalink

    Chatarra China, sin problemas. Además los useños no expondrán a sus aviones de apoyo al alcance de éste aborto, y si lo hacen, seguro que van escoltados. Será por cazas…y a sus B2 y B21 no creo ni que se les acerquen y en tal caso, sería digno de ver cómo los intentan derribar.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com