Es hora de repensar la venta de armas a Taiwán.

Aunque Joe Biden gane las elecciones, no se espera que Estados Unidos deje de vender armas a Taiwán en un futuro próximo. Por su parte, la administración Trump ha hecho todo lo posible para armar a la isla autónoma. El 26 de octubre, la administración Trump notificó al Congreso los planes para una venta de 2.370 millones de dólares de misiles Harpoon a Taiwán, que siguió a una venta en agosto de 66 aviones de combate F-16 y la aprobación de EE.UU. para continuar con la compra de misiles, artillería de cohetes y sensores de reconocimiento aéreo por un valor de unos 1.800 millones de dólares. Y estos son sólo los últimos de una tendencia más larga. Antes de este año, la administración Trump notificó previamente al Congreso de más de 12000 millones de dólares en acuerdos de armas que eventualmente llevarán esos F-16 más misiles Stinger y 108 tanques Abrams M1A2 a Taiwán.

En la apariencia, la venta de armas a Taiwán tiene sentido. Taipei ha sido un aliado americano durante muchas décadas y Estados Unidos ha prometido ayudar a la isla a defenderse de China. Los defensores del acuerdo más reciente sostienen que los misiles Harpoon mejorarán la capacidad de Taiwán para defenderse de un ataque chino sin la participación directa de Estados Unidos.

La realidad, sin embargo, es que no hay manera de que Taiwán se defienda de un ataque concertado de China sin la ayuda de Estados Unidos. Unos pocos misiles más o aviones de combate no moverán mucho la aguja. Dicho esto, las ventas de armas a Taiwán aumentan las tensiones con Pekín y generan un riesgo adicional sin aportar ningún beneficio significativo a Estados Unidos. Desafortunadamente, dadas las recientes declaraciones de Biden, hay pocas razones para esperar un cambio de rumbo aunque la Casa Blanca cambie de manos.

Pocas personas piensan que las armas harán una abolladura significativa en el equilibrio de poder existente. China tiene una enorme ventaja militar. China puede lanzar un primer ataque devastador contra Taiwán con misiles, aire y capacidades cibernéticas, y luego bloquear la nación isleña con su armada y armas anti acceso y de negación de área. Su fuerza aérea eventualmente debilitaría la resistencia de Taiwán, y su fuerza anfibia invadiría entonces. Taiwán podría ciertamente sangrar la nariz de China con armas americanas, pero no podría prevenir una invasión sin una intervención externa. Rellenar su inventario con unas pocas docenas más de aviones, tanques y misiles no cambiará las cosas.

Por otro lado, la observación de que la venta de armas a Taiwán aumenta las tensiones con China no debería ser controvertida. El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, dijo que estas ventas “dañan seriamente la soberanía y los intereses de seguridad de China, envían una señal seriamente equivocada a las fuerzas de independencia de Taiwán, y dañan gravemente las relaciones China-EE.UU. y la paz y la estabilidad en el Estrecho de Taiwán”. Zhao añadió que China hará una “legítima y necesaria respuesta” debido a las ventas.

Las razones de Pekín para estar preocupado no deberían ser una sorpresa. Los líderes de Taiwán no están comprando realmente misiles o aviones o tanques, están comprando señales del compromiso americano con la independencia de Taiwán. Para China, esto significa que otra gran potencia tiene influencia con un vecino cercano y rival. Tanto Pekín como Taipei saben que los misiles antitanques no cambiarán el equilibrio regional de poder. En su lugar, estas ventas son una señal de que EE.UU. quiere mantener su propia influencia en la región y negar a China la primacía regional.

La venta de armas a Taiwán también crea un riesgo moral que podría empeorar aún más las cosas. Al dar a los líderes de Taiwán una mayor confianza en el apoyo estadounidense, las ventas de armas pueden animarles a adoptar un comportamiento provocativo que agrave a China y, a su vez, anime a Pekín a actuar de forma más agresiva. Cuanto mayores sean las posibilidades de conflicto entre Taiwán y China, mayores serán las perspectivas de que Estados Unidos termine en una guerra a tiros con un adversario con armas nucleares.

La venta de armas a Taiwán tampoco promete mucho en cuanto a ganancias económicas, según afirman los defensores de lo contrario. Aunque a Trump le encanta alardear de hacer grandes negocios, cuando se trata de Taiwán, la venta de armas no está dando resultados. En respuesta a las continuas ventas de armas a Taiwán, China impuso sanciones a Boeing, Lockheed Martin y Raytheon. Ninguna de esas empresas vende armas a China, por supuesto, pero sí operan negocios allí. El anuncio hizo que el precio de las acciones de Boeing cayera un 4,4 por ciento; el de Raytheon, un 4,3 por ciento; y el de Lockheed Martin, un 3,2 por ciento. En términos más generales, la espiral de ventas y sanciones sólo extenderá la ya costosa guerra comercial entre EE.UU. y China. Las ganancias de la venta de armas palidecen en comparación con los 46.000 millones de dólares en aranceles y los 300.000 empleos perdidos que la guerra comercial le ha costado a la economía estadounidense.

Es poco probable que una victoria de Biden cambie la política de venta de armas de EE.UU. La administración Obama, después de todo, comenzó el pivote hacia Asia como parte de un enfoque más agresivo hacia una China en ascenso. Durante ocho años, la administración Obama notificó al Congreso de 14000 millones de dólares en potenciales ventas de armas a Taiwán. A lo largo de su campaña, Biden ha hablado duramente de China, ha hecho mucho ruido sobre la revitalización del liderazgo mundial de Estados Unidos y, en un reciente artículo de opinión, argumentó que sus planes incluirían “profundizar nuestros lazos con Taiwán”. Todo indica que Biden continuará suministrando a Taiwán armas avanzadas de Estados Unidos.

Washington ha visto durante mucho tiempo la venta de armas como una estrategia barata y de bajo riesgo para apoyar a los aliados y disuadir a los adversarios. Y cuando China era una nación mucho más débil, este argumento tenía mérito. En décadas pasadas, la inferioridad económica y militar de China era tal que las transferencias de armas americanas a Taiwán bien podrían haber aumentado la estabilidad regional. Sin embargo, a la luz del enorme crecimiento del poder económico y militar de China, esta lógica ya no se sostiene. Hoy en día, la venta de armas estadounidenses a Taiwán tiene un efecto desestabilizador y Estados Unidos no puede garantizar la independencia de Taiwán a un coste razonable en caso de que llegue la guerra. Las nuevas condiciones requieren una nueva estrategia de venta de armas para Taiwán.

Trevor Thrall y Jordan Cohen

15 thoughts on “Es hora de repensar la venta de armas a Taiwán.

  • el 2 noviembre, 2020 a las 14:47
    Permalink

    Taiwán haría algo más que sangrar la nariz a China quien, sin ninguna duda, tendría una respuesta inmediata por parte de EE UU y sus aliados en la zona sin que tenga capacidades convencionales para atender dos o más frentes. Pero es que la venta de armas es algo más que un simple rearme o una operación económica, es un mensaje político de apoyo para aquellos países de la zona que tienen disputas territoriales con el régimen chino.

    Respuesta
    • el 2 noviembre, 2020 a las 16:59
      Permalink

      Totalmente de acuerdo…
      Además, a que se refiere el articulista cuando sugiere que “hay que repensar las ventas de armas a Taiwán “??? En no realizarlas? De verdad creen que así apaciguarian a una China en abierta y agresiva expansión?? Yo no lo creo..

      Respuesta
  • el 2 noviembre, 2020 a las 16:19
    Permalink

    Taiwan es un paraiso de alta tecnologia y bienes inmobiliarios que la dirigencia China no querria destruir con un ataque masivo, que ademas, podria perjudicar a sus partidiarios en la isla. Pienso que intentaran un ataque quirurgico.

    Respuesta
  • el 2 noviembre, 2020 a las 17:24
    Permalink

    Pase lo que pase, siempre gana la industria de defensa americana.

    Respuesta
  • el 2 noviembre, 2020 a las 18:56
    Permalink

    Amigos, el negocio es el negocio, pero a veces es más de lo aye se ve.
    Según este editorial, si Estados Unidos rearma a la República de China (nombre oficial de Taiwán) contra la República Popular de China es para mostrarle su apoyo.
    ¿Entonces cómo deberíamos entender en España la venta a Marruecos de carros M1 Abrams, misiles Harpoon, aviones F-16 (última versión) y posiblemente F-35 y misiles Patriot?.
    ¿Cómo un apoyo de Estados Unidos a Marruecos contra España?.
    De ser ciertas las aseveraciones, entonces Estados Unidos ya habría tomado partido.

    Respuesta
    • el 2 noviembre, 2020 a las 20:41
      Permalink

      EEUU arma a Marruecos contra Argelia, que es cliente de Rusia.

      Respuesta
    • el 2 noviembre, 2020 a las 21:37
      Permalink

      Como un apoyo de USA a Marruecos frente (no contra) a Argelia.

      Otra cosa es que España debería tratar de abortar parte de esas ventas. Especialmente las del F-35 y los Patriot.

      O al menos, asegurarse un compromiso por parte de USA de que dicho material no podría ser usado por Marruecos en un hipotético contencioso contra España.

      Respuesta
      • el 3 noviembre, 2020 a las 09:54
        Permalink

        Eso si sería sensato, que Estados Unidos garantizara que ese material adquirido por Marruecos no podría ser usado contra España.

        Respuesta
    • el 3 noviembre, 2020 a las 03:15
      Permalink

      Apoyo de USA a Marruecos contra España?, de donde sale eso, ya balbuceas hasta cuando escribes.

      Respuesta
      • el 3 noviembre, 2020 a las 09:51
        Permalink

        ¿Por qué sigues insultando?. No eres digno de este portal.
        Para tu información mira los mapas de Marruecos observara que incluye Ceuta, Melilla, islotes y peñones españoles e incluso las Canarias.
        Si desea anexionarse todo ese territorio español, ¿lo haría con tirachinas?.
        Por supuesto Marruecos litigios con Argelia, pero todo ese armamento también podría emplearlo contra nosotros, nos guste o no.

        Respuesta
  • el 2 noviembre, 2020 a las 22:03
    Permalink

    Grande USA contra el expansionismo chino, que sigan vendiendole muchas mas armas

    Respuesta
  • el 3 noviembre, 2020 a las 05:30
    Permalink

    Al final todo acaba reduciéndose a la política. Derecha o Izquierda. Capitalismo o Comunismo.
    China y Taiwán son básicamente el mismo país y la misma gente. Sólo que con ideología política diferente. A ambas partes desean la reunificación, pero bajo su ideología y gestión.
    No olvidemos que la élite Taiwanesa proviene de la China continental y no renuncia a ella. Una situación parecida a las 2 Coreas.
    Ambos bandos tienen claro que el objetivo es la reunificación de forma pacífica. Pero en las condiciones actuales es imposible. Y nadie quiere un baño de sangre.
    Por eso bajo la filosofía oriental y con infinita paciencia, dejan correr el tiempo esperando condiciones favorables y que la balanza incline las cosas hacia uno u otro lado para unirse de nuevo en paz.
    Pero no podemos olvidarnos como siempre de los EEUU, que son parte del problema desde el inicio y ahí siguen desestabilizando e impidiendo buenas relaciones entre las partes.
    Sólo les preocupa sus intereses y que no se vea afectada su hegemonía.
    No se dan cuenta de que hay armas nucleares por el medio?

    Respuesta
    • el 3 noviembre, 2020 a las 11:51
      Permalink

      Lo que desestabilizan continuamente o son los rusos o son los chinos (o los turcos o los persas) Aqui USA juega un gran papel, de contrapeso contra los anhelos de China de anexionarse regiones completas. Que bien vistos son en la region del indo pacifico ahora mismo, incluso los vietnamitas, China desea tener control absolutos sobre islas que no les pertenecen,

      Respuesta
  • el 4 noviembre, 2020 a las 00:20
    Permalink

    Hasta donde conozco España un país de la OTAN tiene proteción de la alianza y marruecos en es OTAN. Por muy aliado que sea de EEUU de eso no se libra. Menos preocupaciones. Ahora tenemos armas europeas, no es como cuando el problema del Sahara.

    Respuesta
  • el 7 noviembre, 2020 a las 10:45
    Permalink

    Hicieron crecer a la bestia, les dieron fábricas, para mayor gloria de las multinacionales occidentales. NO hicieron nada contra un país, que si no ya comunista, si dictadura. Todos los embargos que han impuesto contra pobres repúblicas bananeras, jamas se atrevieron con China. China es una dictadura, no hay ningún respeto por los derechos humanos, al igual que en las petromonarquias arabes…..Pero les venia bien para la cuenta de resultados de sus multinacionales (ahora de accionariado chino muchas de ellas).
    ¿Y ahora que? Resulta que la deuda externa, las acciones de las empresas, el desarrollo del 5G, etc…..Están en manos de un país que se pasa los derechos humanos por ahí. Que masacra a las minorias (poco dicen los musulmanes del conflicto con los turcómanos chinos), un desastre medioambiental, no cree en el libre comercio, etc.
    ¿Quien le pone ahora el bozal a la bestia?. Nadie.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com