Es probable que el nuevo portaaviones ruso se desarrolle a partir del proyecto 11437.

Dos fuentes de la industria de la construcción naval rusa han informado recientemente de los crecientes rumores sobre la posible construcción de un nuevo portaaviones para la Armada rusa siguiendo el modelo de diseño del buque de guerra no terminado denominado proyecto 11437. Los planos del posible nuevo portaaviones ruso se encontrarían en la oficina de Nevskoe Design Bureau (NDB), la oficina de construcción naval militar más antigua de Rusia,

Los documentos normativos para la tarea técnica dicen que la I+D para desarrollar el Complejo de Transporte de Aeronaves Navales la realiza la Marina con la participación de su Instituto de Armamento y Construcción Naval, previo acuerdo con el contratista principal NPKB (NDB).

Según la fuente, la Marina continúa redactando la asignación que debe estar lista en 2020 y presentada al USC antes del plazo previsto en 2023. Los primeros informes sobre la asignación aparecieron en junio de 2019. Por lo tanto, su finalización a tiempo después de 18 meses es bastante realista.

La alta sofisticación y la novedad de los componentes (catapulta, aeronave AEW (Airbone Early Warning) y avión de combate Su-57 a bordo) pueden hacer que el diseño sea más difícil. Si el actual programa de armas proporciona asignaciones para la I+D (Investigación más Desarrollo), es probable que el proyecto técnico se complete a finales de 2027 y que el buque líder se coloque al comienzo del próximo programa de armas.

La utilización de las soluciones del proyecto 11437 simplificará y acelerará el desarrollo de un nuevo portaaviones. Naturalmente, es imposible construirlo completamente según los antiguos planos, ya que la electrónica, la radio, la ingeniería nuclear y otros campos de la ciencia y la tecnología han progresado mucho en 30 años. Sin embargo, las leyes de la hidrodinámica y la teoría de los buques de guerra, la resistencia de los materiales y la durabilidad no han cambiado. Las características de durabilidad del acero para la construcción naval y del material laminado tampoco han cambiado mucho.

Los datos disponibles indican que el nuevo portaaviones tendrá un desplazamiento de 65.000 a 70.000 toneladas. El desplazamiento estándar del buque de guerra del proyecto 11437 se ajusta al programa. Si el desplazamiento está cerca del proyecto 11437 y no es necesario un aumento de tamaño debido a los equipos modernos compactos, los planos teóricos y los cálculos de durabilidad, así como otras investigaciones, pueden permanecer sin cambios.

Sin embargo, los cálculos antiguos deben ser verificados y las pruebas de control tienen que realizarse en el Centro Científico de Krylov, pero difiere del diseño desde el principio.

Además de la superestructura, el diseño se centrará en los compartimentos internos, cambiar los mamparos longitudinales y transversales, colocar nuevos equipos en las instalaciones, tender tuberías y cables.

La Oficina de Diseño de Nevskoe fue la que más sufrió el colapso soviético. La flota continuó recibiendo submarinos nucleares y diesel-eléctricos, pero Rusia fue incapaz de construir grandes buques de guerra con un desplazamiento de más de 5.000 toneladas. La Oficina de Diseño de Nevskoe diseñó grandes buques de guerra y permaneció sin contratos, excepto para el apoyo a la revisión técnica del portaaviones del proyecto 11435 y las interminables mejoras de los buques de desembarco del proyecto 11711. Tuvo que sobrevivir al comercio de armas con países extranjeros. La fuerza laboral se redujo a 370 personas de las 780 que trabajaban en la Oficina de Diseño de Severnoe.

Navy Recognition

13 comentarios en “Es probable que el nuevo portaaviones ruso se desarrolle a partir del proyecto 11437.

  • el 2 febrero, 2020 a las 23:19
    Permalink

    Todos sabemos que este portaaviones no se construira jamas…., salvo la maqueta claro….

    Respuesta
  • el 3 febrero, 2020 a las 08:30
    Permalink

    Creo que Rusia tiene otras prioridades para su Marina de guerra.Por la inmensidad de su territorio es en sí un gigantesco portaaviones y sus intereses geoestratégicos no son de nivel global como los de Eeuu . Rusia se está volcando en el Ártico y hay no se necesitan portaaviones sino rompehielos y en este apartado no tiene rival.

    Respuesta
    • el 3 febrero, 2020 a las 23:38
      Permalink

      Joer te repites como el ajo eso de que es un inmerso portaavionen es de las mayores chorradas que he leido ultimamente, y lo que Rusia tiene otras prioridades para su marina se lo dices a ellos que son los que van publicitando portaaviones a diestro y siniestro, que no tendra ese portaaviones esta mas que claro pero no por prioridades sino por falta de money

      Respuesta
      • el 4 febrero, 2020 a las 22:06
        Permalink

        Existen rumores de que el territorio de ese “gigantesco portaaviones” se partirá en tres repúblicas independientes cuando muera Putin, porque la Rusia europea no tiene mucho control en esas regiones.

        Respuesta
  • el 5 febrero, 2020 a las 15:29
    Permalink

    Lo más curioso de esta nota periodística son las fotos, que muestra por un lado la hermosa maqueta del proyecto de portaaviones. Lo primero que salta a la vista es su tamaño considerablemente menor que el proyecto “Storm”, que contemplaba un portaaviones de 330 m de eslora y alrededor de 95000 t de desplazamiento, cuyo tamaño coincidía con el proyecto 1143.7 (Ulyanovsk), es decir 325 m de eslora y 80000 t. Pero éste pareciera ser algo menor, de un tamaño y desplazamiento similares al proyecto 1143.5 (Kusnetsov). No especifica la planta de poder, pero la del Shtorm se indicaba que sería convencional (diesel). En esto difería considerablemente de la clase Ulyanovsk, cuya planta de energía sería nuclear.

    Respuesta
  • el 5 febrero, 2020 a las 16:33
    Permalink

    Ya conocemos la historia de la armada rusa. En 1982 batieron el record: 85 aviones rusos (Siria) derribados en un dìa. Se enteraron de los bombardeos por el ruido de las explosiones. La “gran” flota nunca fuè probada en combate. La ùltima vez que hicieron algo fue en la guerra ruso-japonesa (1905). Navegaron desde el Bàltico al mar del Japòn y allì todavìa estàn, bajo el agua. Las victorias rusas siempre fueron en tierra y pìrricas: campos y ciudades quemadas, sangre sin medida de sus pobres soldados.!

    Respuesta
  • el 5 febrero, 2020 a las 18:45
    Permalink

    Se puede notar asimismo la insistencia rusa en continuar con la instalación del sky-Jump junto con catapultas. No hace falta demostrar la superioridad definitiva de la catapulta por sobre la rampa, por lo que desde el inicio se observa un diseño perimido. Es un poco como los Queen Elízabeth británicos si cabe la comparación: realizar semejantes buques (los más grandes de la historia de la Royal Navy) para instalarles rampas y equiparlos con un grupo reducido de F-35B STOVL, resulta un verdadero despropósito. En este proyecto ruso vale decir lo mismo aunque peor aún, pues si ya se contempla la instalación de dos catapultas, implica que se cuenta con la fuente de poder (del tipo que sea, a vapor o electronagnética) para hacerlas funcionar, lo que hace totalmente involutiva la instalación de una rampa en lugar de dos catapultas extras y desperdiciar un exuberante espacio proel para despegue, condicionando enormemente el diseño.

    Respuesta
  • el 5 febrero, 2020 a las 19:00
    Permalink

    Además, los aviones de la maqueta son anticuados Su-33 e insatisfactorios MiG-29K (tal como ha evidenciado su uso por la armada india a bordo del INS Vikramaditya), y aunque sólo se trate de un proyecto Rusia no dispone de algún otro avión de combate embarcado. Los portaaviones británicos embarcan F-35B, que si bien tiene las peores prestaciones de toda la familia JSF, representan la más moderna ingeniería aeronáutica, algo que no sucede con sus contrapartes rusas.

    Respuesta
  • el 5 febrero, 2020 a las 19:11
    Permalink

    Las fotos también muestran una escena que pareciera sacada de la historia y resulta cuando menos tragicómica. Es esa imagen del presidente Putin (de traje) observando con mirada distraída, casi bucólica la maqueta situada a su frente, mientras lo persigue un séquito de militares de alto rango enfundados en inmaculados y rígidos uniformes, recordando viejas escenas de jerarcas soviéticos. Es un detalle muy curioso que refleja que algunos aspectos de la Política de Rusia poco han cambiado con respecta a la de la vieja URSS.

    Respuesta
  • el 15 febrero, 2020 a las 19:14
    Permalink

    Coincidimos en algunas opiniones respecto a que Rusia no tiene intereses geoestratégicos que justifiquen la inversión en un portaaviones de éstas características. Curiosamente, a pesar de que Rusia posee el territorio más extenso del planeta (ocupa más de un octavo de la superficie habitada), sus mares adyacentes son cerrados en su gran mayoría (Caspio, Negro, Báltico) y en algunos casos como el mar de Okhotsk, constituye prácticamente un lago interior ruso. Las heladas aguas adyacentes al Océano Glacial Ártico (Barents, Kara, Laptev y Siberia Oriental) están muy lejos de cualquier amenaza foránea, por su lejanía y porque permanecen helados gran parte del año. Incluso el estrecho de Bering, a pesar de su extrema cercanía con Alaska es fácilmente defendible desde tierra, además que constituye una de las zonas de influencia rusa con mayor presencia naval, especialmente civil y comercial, apoyada fundamentalmente por una gran flota de rompehielos (algunos de propulsión nuclear), que son con mucha diferencia los mejores del mundo.

    Respuesta
  • el 15 febrero, 2020 a las 19:21
    Permalink

    Basados en esta realidad geopolítica no es infundada la opinión de que Rusia es un gigantesco portaaviones, y batiría sin demasiadas dificultades cualquier fuerza naval que se acercara a sus costas, a pesar de la extrema longitud que deben ser defendidas. Ahora bien, defender es una cosa y proyectar poder naval (para lo que sirve fundamentalmente un portaaviones en la actualidad) es otra bien distinta. Rusia no tiene intereses demasiado lejanos a sus propios territorios, ni dinero en abundancia para poseer buques superfluos, por lo que la presencia de un portaaviones como el proyecto “Shtorm” o la maqueta mostrada en este artículo, quizá nunca se vean concretados: Rusia no los necesita operativamente, sólo servirían como objeto de prestigio.

    Respuesta
  • el 15 febrero, 2020 a las 19:33
    Permalink

    Para Rusia sería más adecuado poseer buques conceptualmente cercanos a un LHD/LHA, capaces de desplegar fuerzas blindadas e infantes de marina apoyadas por una consistente aviación embarcada: una combinación de aviones de ala fija STOVL avanzados y helicópteros. Ahora bien, Rusia no posee ninguno de estos elementos: ni buques similares a los descritos, ni aviones STOVL con características furtivas, al estilo F-35B. Quizá no fuese desatinado estrechar lazos con China para desarrollar conjuntamente buques de este tipo, quizá basados en los LHD Tipo 075, y realizar el estudio de un avión STOVL para operar abordo. Podrían beneficiarse mutuamente distribuyendo los costos de I+D+i y desarrollo, y obtener para la próxima década una combinación aeronaval necesaria para ambos, y para abastecer un ávido mercado externo.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com