Es un error armar a Ucrania

Después de una larga revisión de la política y una cantidad de discusiones, la Casa Blanca decidió en diciembre revocar la posición de la administración anterior sobre la venta de armas estadounidenses a Ucrania. Washington aprobaría ahora los sistemas de armas defensivas a Kiev para mejorar la capacidad de Ucrania de defenderse contra los separatistas rusos que operan en el este del país. El Departamento de Estado anunció la primera venta significativa el 1 de marzo de 210 misiles antitanque Javelin y 37 lanzadores con un valor estimado de 47 millones de dólares.

Algunos líderes en Washington han defendido la venta de misiles para dañar o destruir tanques rusos en el este de Ucrania desde que Moscú intervino en los asuntos de su vecino. Estas armas, sin embargo, no tendrán ningún impacto en los combates más allá de la línea de frente que ha estado principalmente estática durante años.

Sin embargo, más allá del campo de batalla, esto envenenará aún más cualquier relación bilateral que Estados Unidos haya dejado con Rusia, y eso es malo para Estados Unidos.

Enviar armas a Ucrania es mucho más probable que agudice un conflicto cuyo resultado es vital para los intereses de seguridad nacional de Rusia y, en el mejor de los casos, periférico para Estados Unidos. Si bien el objetivo declarado puede ser disuadir a los ucranianos de recurrir a más violencia en el este de Ucrania, enviar armas avanzadas a una zona de conflicto está destinado a acabar mal para los ucranianos, que simplemente quieren que se ponga fin a la violencia, y para los Estados Unidos, un país que no debería caer en otro compromiso tangencial de política exterior.

En cada momento del conflicto, cuando el ejército de Kiev avanzaba sobre el terreno, el presidente ruso, Vladimir Putin, respondió enviando más equipamiento militar, dinero y personal militar ruso a Donbass en nombre de los separatistas. La razón por la que Moscú ha respondido de tal manera para evitar un colapso separatista total es la realpolitik, simple y llanamente: las lealtades políticas de Ucrania son inmensamente importantes para Rusia.

Soldados ucranianos observan el paso de un avión de combate MiG-29.

Es inconcebible para Putin permitir que un gran estado vecino -que históricamente ha sido un tejido conectivo con el antiguo imperio ruso y de la Unión Soviética- se acerque a Europa y actúe de manera antagónica hacia Moscú. Se trata de una vulnerabilidad estratégica para Rusia, en la que confía como un amortiguador de la supuesta invasión por parte de los internacionalistas liberales.

Muchos en occidente se burlan de la idea de que el deseo de Rusia de tener vecinos dóciles o una esfera de influencia estratégica, justifique su violación de la integridad territorial de Ucrania. Y de hecho, estas voces ciertamente tienen razón; si no fuera por el apoyo militar de Moscú en forma de cientos de tanques, sistemas de defensa aérea y activos de inteligencia, la guerra de Ucrania probablemente habría terminado y el ejército ucraniano estaría peinando el Donbass hoy en día y reafirmando el control de Kiev.

Los responsables políticos de Occidente desaprueban con razón las acciones rusas, y no deberíamos excusar la política de Moscú. Pero nuestra responsabilidad es entender por qué los rusos están haciendo lo que están haciendo para que podamos tomar decisiones estratégicas e informadas sobre cómo y dónde debemos presionar contra ellos: la respuesta no está en todas partes y siempre.

Moscú, al igual que Washington, quiere ser el poder dominante en la región. Los envíos de armas a Kiev, en opinión del Kremlin, son un acto hostil destinado a poner en peligro la seguridad nacional de Moscú y ejercer presión sobre Rusia. En la medida en la que esta opinión siga prevaleciendo, el Kremlin reaccionará enérgicamente y tomará represalias. Esta verdad fundamental debe tenerse en cuenta en la toma de decisiones de Washington.

En el fondo, la política internacional trata de la competencia estratégica entre estados. Se trata de un juego despiadado que obliga a todos los países, incluido los Estados Unidos, a tomar decisiones sabias e informadas sobre las batallas que interesan a todos los países y que quedan en manos de la propia región.

Elegir una pelea con un poder nuclear en declive sobre Ucrania es exactamente lo opuesto de lo sabio; Ucrania no es un aliado. Rusia tiene mucho más en juego en el resultado que Estados Unidos, por lo que el primero siempre estará más dispuesto a hacer los sacrificios necesarios para lograr el objetivo político deseado.

Un soldado se prepara para el lanzamiento de un misil antitanque Javelin.

En muchos aspectos, la decisión de la administración Trump de enviar misiles antitanque a Kiev es un ejemplo perfecto de la política exterior reaccionaria y no estratégica de Washington. A veces es apropiado que Estados Unidos respondan con dureza al comportamiento ruso, especialmente cuando el comportamiento dañino entra en conflicto con intereses vitales. Sin embargo, cuando no están en juego intereses vitales, es más apropiado colaborar con Moscú en un intento de resolver una disputa diplomáticamente. Y en otras áreas más, como el control estratégico de armas, por ejemplo, Estados Unidos y Rusia tienen la responsabilidad de trabajar juntos para promover el entendimiento mutuo entre las dos naciones.

El establecimiento bipartidista de política exterior en Washington debería adoptar una página del libro de texto realista: Intervenir en conflictos periféricos que están separados de los intereses de seguridad nacional básicos de Estados Unidos es un derroche de los limitados recursos de Estados Unidos y un paso peligroso hacia una confrontación innecesaria. Ya es hora de empezar a aceptar consejos de aquellos que recomiendan más moderación en la toma de decisiones de seguridad nacional.

Daniel DePetris.

Un comentario sobre “Es un error armar a Ucrania

  • el 23 octubre, 2018 a las 14:13
    Permalink

    La integridad territorial de Ucrania nos interesa a todos, especialmente a los europeos.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com