España cerrará este verano la principal base de sus tropas en Irak

Defensa planea retirar a finales de este año o principios del próximo sus últimos soldados de Afganistán.

España se retirará a finales de julio de la base Gran Capitán, en Besmayah, la más importante de las tropas españolas en Irak, donde antes de la pandemia estaban desplegados 350 de sus 530 efectivos. La razón de la retirada, según fuentes militares, es que ya se ha completado la tarea a la que se dedicaba el centro de la coalición internacional en Besmayah, bajo mando español: la instrucción de grandes unidades del Ejército y la Policía iraquí. Defensa prepara también la retirada de los últimos soldados españoles en Afganistán para finales de este año o principios de 2021, antes de que venza el plazo pactado por Washington con los talibanes.

Desde que se izó la bandera española en la base Gran Capitán, en febrero de 2015, se ha instruido a 17 brigadas del Ejército iraquí y 10 de la Policía Federal; en total, más de 50.000 efectivos de las fuerzas de seguridad del país asiático.

Durante la videoconferencia que mantuvo el sábado con el Rey, con motivo del Día de las Fuerzas Armadas, el jefe del contingente español en Irak, el coronel César García del Castillo, constató que la misión ha superado ya varias fases y que “las Fuerzas Armadas iraquíes van mejorando día a día su nivel de adiestramiento y acercándose a la derrota definitiva del Daesh”. Felipe VI, que visitó Besmayah, a 45 kilómetros al sureste de Bagdad, en enero del año pasado, le felicitó por el “éxito alcanzado” y subrayó que la operación está en plena “mutación hacia nuevos escenarios”.

La instrucción de las fuerzas iraquíes se interrumpió el pasado 3 de enero, tras el asesinato del general iraní Qasem Suleimani por un dron estadounidense. La base Gran Capitán, como otras de la coalición internacional en Irak, sufrió a mediados de marzo un ataque de represalia por parte de una milicia chií local aliada de Teherán, sin que ningún soldado español resultara alcanzado por los cohetes. La posterior extensión del coronavirus en Irak impidió reanudar la instrucción, por lo que España retiró temporalmente a unos 200 soldados.

Fuentes militares aseguran que la misión del centro BPC (Building Partner Capacity o Constructor de Capacidad del Asociado) de Besmayah se da por concluida y que el nuevo contingente español enviado a Irak se dedicará a recoger el material acumulado y preparar la devolución de las instalaciones a las autoridades iraquíes.

Tras el abandono de Besmayah, quedará en Irak la Task Force Toro, con 80 militares de las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra (Famet) que operan tres helicópteros Chinook y otros tres Cougar de transporte en la base de Taji, a unos 30 kilómetros de Bagdad; así como los equipos de operaciones especiales que, con el apoyo de la unidad de drones Orbiter, adiestran a sus homólogos iraquíes en Bagdad (40 militares) y Al Taqaddum (70) y les acompañan en sus operaciones contra el Daesh.

Sin embargo, el destacamento de helicópteros se reducirá sustancialmente, ya que los tres Chinook deben regresar a España para someterse a un proceso de modernización; por lo que el contingente español en Irak se quedará por debajo de los 200 efectivos, poco más de un tercio de los que había a principios de año.

España estaba dispuesta a trasvasar su contingente en Irak desde la Operación Inherent Resolve, que desarrolla una coalición internacional liderada por Estados Unidos; a la NATO MISSION IRAK (NM-I) de “apoyo y estabilización” al Gobierno de Bagdad por parte de la Alianza Atlántica. Pero la NM-I, que ya cuenta con un puñado de efectivos españoles, está demorando su despliegue sobre el terreno, por lo que España ha optado finalmente por retirar la mayor parte de sus tropas y dejar para más adelante un eventual aumento de su contribución a la operación aliada.

Irak no es el único escenario donde el Ministerio de Defensa prepara la retirada de sus tropas. También se planea la salida de todos los militares españoles destacados en la misión de la OTAN en Afganistán para finales de este año o principios del próximo. No se trata de una retirada unilateral, ya que España asume el principio de “juntos llegamos, juntos nos marcharemos”, acordado por los 39 participantes en la operación Resolute Support (apoyo decidido) de la OTAN.

Sin embargo, el pacto al que llegó Estados Unidos con los talibanes el pasado 29 de febrero implica, si se cumplen los plazos previstos, la salida de todas las tropas extranjeras de Afganistán en 14 meses: es decir, antes de mayo de 2021. “Lógicamente, no vamos a esperar al último momento”, alegan las fuentes consultadas.

Los primeros soldados españoles llegaron a Afganistán en enero de 2002, hace 18 años, y esta ha sido la misión con mayor número de bajas del Ejército español; incluidos los 62 fallecidos en el accidente del Yak-42. Debido al coronavirus, se interrumpieron hace ya varias semanas las labores de instrucción y asesoramiento del Ejército afgano, por lo que España retiró temporalmente a la mitad de sus 65 militares. Ahora se prepara la salida completa y definitiva.

Fuente: Miguel González

6 comentarios en “España cerrará este verano la principal base de sus tropas en Irak

  • el 2 junio, 2020 a las 10:38
    Permalink

    A ver si es verdad. A ver si dejamos de hacer el indio por el mundo y concentramos nuestros recursos en mejorar nuestras fuerzas armadas, que buena falta les hace.

    Respuesta
  • el 2 junio, 2020 a las 15:48
    Permalink

    España realiza una gran labor en cada misión internacional que realizan. Son unos grandes profesionales. Algunos opinan sin saber de la materia, como Zapatero, que entendía muy poco y dejó con el culo al aire a los militares españoles con la retirada de las tropas.

    Respuesta
  • el 3 junio, 2020 a las 11:26
    Permalink

    Pues precisamente las misiones internacionales han sido en muchas ocasiones la única razón de peso que podían esgrimir nuestras Fuerzas Armadas para que los políticos “aflojaran la mosca” y al menos no diéramos el cante comparadas con el resto de tropas OTAN o fueran mínimamente protegidas… por ejemplo para echar a andar la compra de helicópteros de ataque Tigre o el programa 8×8 dado que hasta entonces teníamos que pedir apoyo a otros aliados en cuestión de helos y en cosas con ruedas sufríamos los vetustos BMR (se tuvo que comprar de urgencia furgones blindados: Lince, Nyala, etc.)

    Respuesta
  • el 3 junio, 2020 a las 12:17
    Permalink

    Si hay profesionales de verdad , en el ejercito, pero muchos todavia creen que nuestro ejercito tiene algo que ver con el ejercito de hace 70 años, no hay mas que ver lo aplaudida que fue la mision en yugoslavia para ver lo profesional que pueden llegar a ser nuestras tropas

    Respuesta
  • el 5 junio, 2020 a las 19:40
    Permalink

    Oportunidad única, bien aprovechada por el ejército para desarrollar su labor en condiciones reales de lucha contra insurgencia, caballo de batalla del siglo 21. Destacando en la formación de fuerzas locales como pieza fundamental para la pacificacíon de las áreas asignadas. Verdaderos garantes de la justicia en unos países azotados por la anarquía y el terror ,representando no solo a su bandera sino a la más eleveda concepción del mundo plasmada en la declaración de los derechos humanos de 1948.

    Respuesta
  • el 6 junio, 2020 a las 04:17
    Permalink

    Se marchan para centrarse más en el Sahel, nuestro verdadero frente de interés. Hace años que España debería haber puesto unidades de combate como Regulares o la Legión ayudando a los franceses allí sobre el terreno y apoyados por Harrier de la Armada y los Tigre. Somos unos auténticos cretinos.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com