Estados Unidos acuerda proporcionar a Corea del Sur más armas y mejores defensas.

Corea del Sur comprará más armas estadounidenses, desarrollará misiles más avanzados y recibirá una presencia más consistente de armas nucleares militares estadounidenses para defenderse contra Corea del Norte, según los acuerdos alcanzados entre los principales líderes militares estadounidenses y surcoreanos que concluyeron el sábado en Seúl.

El Presidente del Estado Mayor Conjunto Joseph Dunford, y el Secretario de Defensa de Estados Unidos, Jim Mattis,  estuvieron en Corea durante la semana pasada para discutir las solicitudes en curso de Corea para mejorar sus capacidades de artillería y defensa antimisiles, y discutir cómo implementar el acuerdo del presidente Donald Trump con su homólogo coreano para expandir el despliegue de bombarderos, submarinos y portaaviones estadounidenses en la zona para disuadir al Norte.

Las reuniones regulares entre los jefes de defensa de ambos países se han producido desde la década de 1970, pero tanto Mattis como Dunford admitieron durante la semana que había poco que regular sobre el inestable telón de fondo de las capacidades nucleares de Corea del Norte en rápido desarrollo.

Dunford continuó su trabajo para contrarrestar a Corea del Norte reuniéndose con el general jefe de la Fuerza Aérea de Corea del Sur, y con jefe del Estado Mayor Conjunto de Japón, Katsutoshi Kawano.

Este enfoque trilateral es bastante raro debido a las continuas sensibilidades políticas entre Japón y Corea del Sur, para contrarrestar al Norte, se ha vuelto más factible debido a las pruebas agresivas del líder norcoreano Kim Jong-un, dijeron funcionarios de defensa y analistas.

Este comportamiento, explica Pat Cronin, director del programa de Asia para la seguridad estadounidense, que el primer ministro Abe (Japón) y el presidente Moon de Corea del Sur, hayan elevado la cooperación en materia de seguridad a lo más alto de sus agendas.

En Seúl, Mattis dijo que la amenaza a Estados Unidos y la región por el programa de Corea del Norte había aumentado significativamente, incluso desde su viaje anterior a Seúl a principios de este año.

“En los últimos meses, el Norte ha llevado a cabo dos pruebas [de misiles balísticos intercontinentales], ha lanzado dos misiles balísticos de alcance intermedio sobre Japón y realizado una sexta prueba nuclear” dijo Mattis sobre la presión que está sufriendo la región.

Con ese fin, Estados Unidos ha abierto la puerta a una serie de refuerzos militares que buscan disuadir a Corea del Norte. El más visible estará simbolizado por tres portaaviones en la región el próximo mes, posiblemente para coincidir con la visita del presidente Donald Trump allí.

Dunford dijo que cualquier demostración adicional de fuerza también se sopesaría contra el riesgo potencial de que la presencia adicional pudiera alentar a Kim Jong-Un a reaccionar militarmente.

Los portaaviones Nimitz, Reagan y Roosevelt entraron la semana pasada en la séptima zona de operaciones de la flota basada en Japón. Esta es la segunda vez este año que Estados Unidos tiene tres grupos de ataque en el Pacífico al mismo tiempo, dijo Dunford, pero el potencial para que los tres operen en estrecha colaboración, sería la primera vez que Estados Unidos utiliza su mayor símbolo de proyección de poder de esa manera desde 2007, dijo el Pentágono.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com