Estados Unidos aprueba una licencia de comercialización para apoyar el programa de submarinos de Taiwán.

Washington ha decidido autorizar que los contratistas de defensa  estadounidenses ayuden a Taiwan a construir sus propios submarinos, dijo Taipei, acogiendo con beneplácito este avance en las aspiraciones del gobierno de la isla de construir su propia flota de submarinos para contrarrestar la amenaza de China.

Taiwán lanzó el año pasado un plan para fabricar sus propios submarinos en medio del deterioro de las relaciones con China después de que sus esperanzas de comprarlos en los Estados Unidos se desvanecieran. En este programa colaboraban los astilleros CSBC (empresa taiwanesa de construcción de buques y submarinos), el Instituto Científico y Tecnológico Chung-Shan y la Armada taiwanesa.

El Departamento de Estado de los Estados Unidos ha aprobado la pasada semana la concesión de la licencia necesaria para vender a Taiwán la tecnología que precisa para su proyecto submarino. El gobierno de Taipei lleva décadas tratando de adquirir submarinos, pero ningún país se los ha vendido debido a la presión de China.

Esta aprobación ha sido un “gran avance”, en palabras del portavoz del Ministerio de Defensa de Taiwán, Chen Chung-chi, ayer domingo.

‘Es parte de un proceso. Lo haremos paso a paso “, dijo a la Agencia France Presse en Taipei, negándose a proporcionar más detalles.

Es probable que este acuerdo enfurezca a Pekín, que considera a la isla como parte de su territorio a pesar de que ambas partes han sido gobernadas por separado desde el final de la guerra civil china en 1949.

La aprobación de Washington se produce después de que el presidente Donald Trump firmara el mes pasado nuevas reglas que permiten a los funcionarios estadounidenses de alto nivel viajar a Taiwán.

Submarino clase Guppy fabricado por Estados Unidos en 1940

China ha protestado por la medida, diciendo que Estados Unidos debería detener los intercambios oficiales con Taiwán para evitar ‘dañar las relaciones entre China y EE.UU’.

Washington cambió el reconocimiento diplomático de Taiwán a China en 1979, pero mantiene relaciones comerciales con la isla y es su principal proveedor de armas.

Desde que llegó al poder en mayo de 2016, el presidente Tsai Ing-wen ha presionado para que Taiwan desarrolle y construya más armas a nivel nacional.

Su oficina expresó en un comunicado su agradecimiento a Washington por la aprobación de la licencia.

“La decisión del gobierno de EE. UU. no solo ayudará a Taiwán a aumentar sus capacidades de defensa, sino que también beneficiará en gran medida la seguridad y la estabilidad en la región”, dijo en un comunicado el pasado sábado.

Taipei ha luchado durante mucho tiempo para adquirir submarinos de los EE. UU. En abril de 2001, el entonces presidente George W. Bush aprobó la venta de ocho submarinos convencionales, pero no hubo avances en el acuerdo, debido a la falta de consenso interno sobre la compra, lo que motivó la decisión de Taipei de intentar construir el suyo propio.

Estados Unidos no ha construido submarinos convencionales (diesel-eléctrico) desde hace más de 40 años y según se informa Alemania y España se han negado a ofrecer sus diseños por temor a ofender a China.

La marina de Taiwán cuenta actualmente con una flota de cuatro submarinos, comprados en el extranjero, pero solo dos de ellos pueden desplegarse en caso de guerra los comprados a Holanda de la clase Zwaardvis Mk2. Los otros dos de la clase Guppy fueron construidos por los Estados Unidos en la década de 1940 y solo se utilizan en el entrenamiento ya que son demasiado viejos para el combate.

Se espera que el primer submarino construido en el país se despliegue en un plazo de 10 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com