Estados Unidos condena el golpe de estado en Sudán y suspende la ayuda financiera de 700 millones de dólares.

El gobierno de Biden suspendió ayer lunes la entrega de 700 millones de dólares en ayuda financiera a Sudán tras el golpe de estado en la nación africana que los funcionarios estadounidenses han condenado rotundamente.

El Departamento de Estado dijo que el importe total del paquete de ayuda se había puesto en “pausa” a la espera de una revisión de los acontecimientos en Jartum, que vieron cómo los militares derrocaron a una autoridad de transición dirigida por civiles y detuvieron a muchos de sus miembros. El portavoz Ned Price pidió la liberación inmediata de los detenidos, incluido el primer ministro Abdalla Hamdok, y la restauración de la autoridad civil.

“El gobierno de transición dirigido por civiles debe ser restaurado inmediatamente. Representa la voluntad del pueblo sudanés, como demuestran las importantes y pacíficas manifestaciones de apoyo”, dijo Price. “Reconocemos las quejas legítimas sobre el ritmo de la transición, pero (la) destitución de los funcionarios del gobierno y la disolución de las instituciones gubernamentales, ambas violan la declaración constitucional de Sudán y abandonan las aspiraciones democráticas del pueblo sudanés”.

“Los funcionarios militares deben liberar inmediatamente y garantizar la seguridad de todos los actores políticos detenidos, restablecer plenamente el gobierno de transición dirigido por civiles y abstenerse de cualquier tipo de violencia contra los manifestantes, incluido el uso de munición real”, afirmó Price. “Cualquier cambio en el gobierno de transición por la fuerza pone en riesgo la asistencia y nuestra relación bilateral en general”.

La ayuda suspendida es un apoyo financiero directo destinado a ayudar a la transición del país hacia un gobierno totalmente civil. Price dijo que la ayuda adicional de Estados Unidos al país también podría estar en peligro, junto con la relación más amplia. Los lazos entre Washington y Jartum se han ido estrechando desde que Sudán aceptó indemnizar a las víctimas de los atentados contra las embajadas de 1998 en la vecina Kenia y en la cercana Tanzania, planeados en suelo sudanés por la red de Al Qaeda de Osama bin Laden. Sudán había sido retirado de la lista de Estados patrocinadores del terrorismo a finales del año pasado.

No estaba claro de inmediato la cantidad de ayuda que Estados Unidos está proporcionando a Sudán, además de los 700 millones de dólares que se han suspendido. Muchas formas de asistencia estadounidense, incluida la ayuda militar, siguen estando prohibidas debido a la determinación, desde hace décadas, de que un golpe de Estado llevó al poder al líder autoritario de Sudán, Omar al-Bashir, en 1989.

Esa determinación no se ha anulado a pesar del reciente deshielo de las relaciones.

Price dijo que la administración estaba observando los acontecimientos “muy de cerca” y “no dudará” en hacer que los responsables del golpe rindan cuentas, incluso mediante el restablecimiento de las sanciones que se habían levantado o suavizado tras la retirada de Sudán de la lista de patrocinadores del terrorismo.

El golpe se produjo pocas horas después de que el enviado especial de Estados Unidos para el Cuerno de África, Jeffrey Feltman, abandonara Jartum, donde se había reunido con altos cargos militares y civiles sudaneses para tratar de instar a que se calmaran las tensiones y se produjera una reconciliación que mantuviera la transición en marcha.

Price dijo que Feltman advirtió al jefe militar, el general Abdel-Fattah Burhan, y a otros, que cualquier cambio inconstitucional en el gobierno tendría consecuencias. Funcionarios estadounidenses dijeron que Feltman había partido unas tres horas antes de que comenzaran las detenciones sin tener conocimiento de lo que estaba a punto de ocurrir.

“Para ser claros, no se nos dio ningún aviso sobre esto”, dijo Price. “Claramente una acción como ésta es algo a lo que Estados Unidos se opondría, y ahora lo hace, y lo condena en los términos más fuertes posibles”.

India Today

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.