Estados Unidos detiene el programa secreto de drones con Turquía por la incursión en Siria

Estados Unidos ha detenido un programa secreto de cooperación de inteligencia militar con Turquía que durante años ayudó a Ankara a atacar a militantes kurdos del PKK, han dicho funcionarios estadounidenses a Reuters.

La decisión de Estados Unidos de suspender indefinidamente el programa, del que no se había informado previamente, se ha tomado en respuesta a la incursión militar transfronteriza de Turquía en Siria en octubre causando daños a los lazos entre los aliados de la OTAN a partir del incidente.

Estados Unidos dejó de volar a finales del año pasado las misiones de recopilación de inteligencia que tenía como objetivo al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que tanto Estados Unidos como Turquía clasifican como terroristas.

El ejército estadounidense había llevado a cabo las misiones utilizando aviones no tripulados desarmados desde la base aérea turca de Incirlik, donde el ejército de Estados Unidos tiene una presencia significativa. La base también es un centro clave para las agencias de espionaje estadounidenses que operan en la región.

Los vuelos de aviones no tripulados que tuvieron lugar dentro del programa en funcionamiento desde 2007, se centraron en territorio montañoso del norte de Irak cerca de la frontera turca.

Desde 1997 Estados Unidos ha tenido calificado al PKK como una organización terrorista.

Una portavoz del Departamento de Estado dijo que el gobierno de Washington había apoyado a Turquía en su lucha contra el PKK de muchas maneras durante décadas. “Por cuestión de política, no proporcionamos detalles sobre asuntos operativos ni de inteligencia”, cuando se le preguntó sobre el cese de la asistencia.

Por su parte los funcionarios del ministerio de defensa turco tampoco respondieron a una solicitud de comentarios, aunque uno de ellos reconoció que el programa había sido detenido.

El cese de la asistencia estadounidense pondrá a prueba los límites de las capacidades militares y de inteligencia de Turquía en un momento en que sus fuerzas ya están desplegadas en múltiples frentes en el norte de Siria y reflexiona sobre un compromiso más profundo en Libia.

“Esto hace que la campaña contra el PKK sea más difícil y más costosa para Turquía”, dijo uno de los funcionarios estadounidenses.

También se añade a una larga lista de quejas entre Estados Unidos y Turquía, incluyendo la compra por parte de Ankara de las defensas aéreas rusas y las divisiones más amplias sobre la guerra en Siria, a pesar de lo que parece ser una fuerte relación entre el presidente Donald Trump y su homólogo turco Tayyip Erdogan.

SE DIVIDE SOBRE SIRIA

Trump, durante mucho tiempo un escéptico de la participación militar de Estados Unidos en Siria, ha sido culpado por los demócratas e incluso algunos republicanos por abandonar a los combatientes kurdos apoyados por Estados Unidos ante el ataque turco, y al hacerlo, desbaratar la política de acercamiento con los kurdos.

La ofensiva turca apuntó a la milicia kurda del YPG en Siria, quienes habían sido los principales aliados de Estados Unidos en la batalla contra el Estado Islámico.

Turquía considera al YPG como una organización terrorista, indistinguible del PKK. Pero la política estadounidense ha trazado desde hace tiempo una línea entre los dos grupos, ayudando a Turquía a combatir al PKK, incluso cuando las fuerzas militares estadounidenses se asociaron simultáneamente con la milicia YPG para combatir el Estado Islámico.

El PKK se alzó en armas contra el estado turco en 1984, librando una insurgencia por la autonomía en el sureste de Turquía, mayoritariamente kurdo. Desde entonces, más de 40.000 personas han muerto en el conflicto. Los kurdos, como grupo étnico, forman alrededor del 20 por ciento de la población de Turquía.

El ejército de Turquía a menudo ha atacado objetivos en la región kurda de Irak, cerca de la fortaleza del PKK en las montañas de Qandil y también ha llevado a cabo operaciones transfronterizas en el norte de Irak dirigidas contra el grupo militante.

Desde el inicio del secreto programa de cooperación  estadounidense, Ankara ha invertido cientos de millones de dólares para avanzar en sus propias capacidades de defensa y  reducir su dependencia de los drones estadounidenses e israelíes que ha utilizado frecuentemente desde finales de los años noventa.

Reuters

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com