Estados Unidos dice que China puede haber realizado explosiones de pruebas nucleares de bajo nivel.

China puede haber iniciado en secreto explosiones de pruebas nucleares subterráneas de bajo nivel a pesar de afirmar que cumple con el pacto internacional que prohíbe tales explosiones, dijo el Departamento de Estado de Estados Unidos en un informe el miércoles que podría alimentar las tensiones entre Estados Unidos y China.

El hallazgo, divulgado por primera vez por el diario Wall Street Journal, podría empeorar los lazos ya tensos por las acusaciones estadounidenses de que la pandemia global de COVID-19 fue el resultado del mal manejo por parte de Pekín de un brote de coronavirus en 2019 en la ciudad de Wuhan.

Las preocupaciones de Estados Unidos sobre las posibles violaciones de Pekín del estándar de “rendimiento cero” para las explosiones de prueba han sido provocadas por las actividades en el centro de pruebas nucleares de Lop Nur en China durante el año 2019, según el informe del Departamento de Estado.

El rendimiento cero se refiere a una prueba nuclear en la que no hay una reacción en cadena explosiva del tipo encendido por la detonación de una ojiva nuclear.

“La posible preparación de China para operar su centro de pruebas de Lop Nur durante todo el año, su uso de cámaras de contención de explosivos, las extensas actividades de excavación en Lop Nur y la falta de transparencia en sus actividades de pruebas nucleares… plantean preocupaciones con respecto a su adhesión al estándar de rendimiento cero”, dice el informe, sin proporcionar evidencias de una prueba de bajo rendimiento.

Una foto satelital tomada el 29 de marzo del sitio de pruebas nucleares en Lop Nur.

La falta de transparencia de Pekín incluyó el bloqueo de las transmisiones de datos desde los sensores vinculados a un centro de vigilancia operado por la agencia internacional que verifica el cumplimiento de un tratado que prohíbe las explosiones de pruebas nucleares.

El Tratado de Prohibición Completa de Pruebas (CTBT) de 1996 permite actividades diseñadas para garantizar la seguridad de las armas nucleares.

Una portavoz de la Organización del Tratado de Prohibición de Pruebas Integrales, que verifica el cumplimiento del pacto, dijo al Wall Street Journal que no había habido interrupciones en las transmisiones de datos desde las cinco estaciones de sensores de China desde finales de agosto de 2019, tras una interrupción que comenzó en 2018.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, dijo en una conferencia informativa en Pekín que China estaba comprometida con una moratoria en las pruebas nucleares y dijo que Estados Unidos estaba haciendo falsas acusaciones.

“China siempre ha adoptado una actitud responsable, cumpliendo con seriedad las obligaciones y promesas internacionales que ha asumido”, dijo.

‘Preocupación’

Un alto funcionario estadounidense dijo que las preocupaciones sobre las actividades de prueba de China, respaldan las peticiones del presidente Donald Trump para conseguir que China se una a Estados Unidos y Rusia en las conversaciones sobre un acuerdo de control de armas para reemplazar el nuevo tratado START 2010 entre Washington y Moscú que expiró en febrero.

El tratado START restringió a Estados Unidos y Rusia a desplegar no más de 1.550 ojivas nucleares, el nivel más bajo en décadas, y limitó los misiles terrestres, bombarderos y submarinos que los lanzan.

“El ritmo y la forma en que el gobierno chino está modernizando su arsenal es preocupante, desestabilizador e ilustra por qué China debería ser incorporada al marco mundial de control de armas”, dijo el alto funcionario estadounidense.

Reuters

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com