Estados Unidos dice que un barco de la Marina “destruye” un avión no tripulado iraní en el Estrecho de Ormuz.

El buque de asalto anfibio USS Boxer Wasp de la Armada de Estados Unidos derribó un avión teledirigido iraní en el estrecho de Ormuz el jueves en lo que el presidente Donald Trump ha descrito como una “acción defensiva”.

En declaraciones a los periodistas en la Casa Blanca, Trump dijo que el buque de guerra estadounidense “tomó medidas defensivas contra un avión no tripulado iraní, que se había acercado a una distancia muy cercana de aproximadamente 900 metros”.

Según la versión del líder estadounidense del incidente, el vehículo aéreo no tripulado iraní “ignoró varias llamadas para retirarse amenazando la seguridad del barco y su tripulación”.

“El dron fue inmediatamente destruido”, añadió Trump.

“Esta es la última de muchas acciones provocativas y hostiles de Irán contra los buques que operan en aguas internacionales. Estados Unidos se reserva el derecho de defender a nuestro personal, nuestras instalaciones e intereses”, agregó el presidente de Estados Unidos.

Asimismo, hizo un llamamiento a otras naciones para que condenen las acciones de Irán y defiendan sus barcos en la región conjuntamente con los Estados Unidos.

Al comentar las palabras de Trump, el ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif, dijo: “No tenemos información sobre la pérdida de un avión no tripulado hoy”.

Según una declaración atribuida al portavoz del Pentágono, Jonathan Hoffman, el incidente tuvo lugar a las 10:00 hora local del jueves, cuando el buque de asalto anfibio USS Boxer (LHD-4) estaba pasando por aguas internacionales.

“Un sistema aéreo no tripulado de ala fija (UAS) se acercó al Boxer dentro de un radio de amenaza”, se lee en el comunicado. “El barco tomó medidas defensivas contra el UAS para garantizar la seguridad del barco y su tripulación”.

Las tensiones alrededor de Irán se intensificaron tras las explosiones y los incendios registrados en dos petroleros tras un supuesto ataque en el Golfo de Omán. Estados Unidos, respaldado por el Reino Unido y Arabia Saudita, culpó a Irán del incidente. Teherán rechazó esas acusaciones.

El 20 de junio, las fuerzas armadas iraníes derribaron un avión espía RQ-4 Global Hawk de fabricación estadounidense. A raíz de este incidente, los Estados Unidos, según el presidente Donald Trump, habían emprendido una operación militar, que incluía ataques puntuales contra tres instalaciones en suelo iraní. Trump dijo que había suspendido la operación diez minutos antes de lo previsto, describiendo esto como una respuesta desproporcionada a las acciones de Teherán.

El aumento en el uso de aviones no tripulados por parte de Irán y sus aliados para la vigilancia y los ataques en todo el Medio Oriente está causando alarma en Washington.

Estados Unidos cree que las milicias vinculadas a Irán en Irak han aumentado recientemente su vigilancia de las tropas y bases estadounidenses en el país mediante el uso de drones disponibles comercialmente, según los funcionarios estadounidenses.

Reuters

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com