Estados Unidos le dice a Corea del Sur que pague mil millones de dólares o sus tropas serán retiradas.

Washington está presionando a Seúl para que pague al menos 1.000 millones de dólares anuales para mantener a las tropas estadounidenses en Corea del Sur, y amenaza con retirar las fuerzas estadounidenses si se niega hacerlo. 

Según una fuente local con conocimiento de las negociaciones en curso, que habló en exclusiva con el diario de Seúl JoongAng Ilbo, dijo que un funcionario del gobierno de Estados Unidos había transmitido la propuesta a Corea del Sur la semana pasada y añadió que Washington nunca permitirá que el pago de Seúl caiga por debajo de una cifra de 10 dígitos. 

Seúl pagó alrededor de 960.200 millones de won (852 millones de dólares) el año pasado, que se sabe que representa alrededor de la mitad de los gastos totales para el estacionamiento de las fuerzas estadounidenses. (En otras palabras, ambos países pagaron aproximadamente la misma cantidad).

La propuesta de Washington fue parte de las negociaciones para renovar el Acuerdo bilateral de medidas especiales (SMA, por sus siglas en inglés), un acuerdo multianual de reparto de costes en virtud del Acuerdo sobre el Estado de las Fuerzas, o SOFA, para mantener a los 28.500 soldados estadounidenses que conforman las Fuerzas de los EE.UU.en Corea. Los dos países han estado discutiendo la renovación desde marzo de 2018, ya que el acuerdo actual expiró a finales del año pasado. Incluso después de 10 rondas de conversaciones, las dos partes no han logrado reducir sus diferencias y han acordado continuar las negociaciones. 

Los dirigentes del gobierno de Seúl se han negado a pagar a los Estados Unidos más de 1 billón de won. La demanda de Washington de 1.000 millones de dólares es de aproximadamente 1.1 billones de wones.

Según la fuente local, el representante del gobierno de Estados Unidos, señaló que era la postura del presidente Donald Trump de que “O ellos [Corea del Sur] pagan o nosotros nos retiramos”. El funcionario estadounidense continuó diciendo que no habría espacio para la negociación sobre una oferta inferior a los 1.000 millones de dólares, dijo la fuente. 
No se sabe cómo ha respondido Seúl a este ultimátum. 

Trump ha presionado a los aliados de Estados Unidos en todo el mundo para que paguen más por los costes de defensa y ha dicho repetidamente que Washington renegociará los términos para que su país sea tratado “de manera justa”.

Después de su primera cumbre con el líder norcoreano Kim Jong-un el pasado mes de junio en Singapur, Trump citó el coste “tremendamente caro” de los ejercicios militares conjuntos con Corea del Sur cuando dijo que pondría fin a los “juegos de guerra” de ambos países durante una conferencia de prensa con periodistas internacionales. Corea del Sur, agregó, no estaba aportando el 100 por ciento de la “increíble” cantidad de dinero que se gastaba en ellos. 

Con respecto a las tropas estadounidenses en el sur, Trump dijo: “Quiero sacar a nuestros soldados. Quiero traer a nuestros soldados de vuelta a casa”, pero agregó en el mismo momento: “Eso no forma parte de la ecuación. En algún momento, espero que lo sea”.

Otra fuente en Corea del Sur temía que Trump tratara de sacar ese tema con Kim a finales de febrero cuando se reúnan para su segunda cumbre, a la luz del hecho de que Pyongyang ha estado presionando a Washington para que proporcione medidas recíprocas para compensar sus “gestos de buena voluntad” relacionados con la desnuclearización. 

Si el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, dio algún indicio de una posible retirada durante su conferencia de prensa de Año Nuevo el 10 de enero, fue que las tropas de Estados Unidos permanecerían, por el momento. 

“La cuestión de las tropas estadounidenses en Corea del Sur no está relacionado con el proceso de desnuclearización”, dijo Moon, y agregó que estaban aquí sobre la base de la alianza Seúl-Washington.

“Cuando las dos Coreas, Corea del Norte y los Estados Unidos, declaren el final formal de la Guerra de Corea y, además, firmen un tratado de paz, la cuestión recaerá enteramente en Corea del Sur y Estados Unidos para decidir si mantienen las fuerzas estadounidenses “en Corea del Sur”, dijo el jefe de la Casa Azul o Cheongwadae, la oficina ejecutiva y residencia oficial del Jefe de Estado de Corea del Sur.

Defensa y Armas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com