Estados Unidos pide a China que retire los sistemas de misiles en el Mar de China Meridional

Estados Unidos ha advertido a China que desmantele su escudo de sistemas de misiles desplegado en la disputada cadena de islas Spratly en el Mar de China Meridional.

La medida, que se cree es la primera vez que Washington ha abordado directamente el tema, se produjo en una declaración tras las conversaciones de alto nivel celebradas  la semana pasada en el segundo Diálogo diplomático y de seguridad entre Estados Unidos y China .

Se esperaba que las tensiones de la guerra comercial entre ambos países dominaran las reuniones en Washington.

Pero ha sido la acumulación militar en el Mar de China Meridional lo que ha  llamado la atención durante las conversaciones entre el Secretario de Estado de los EE. UU. Mike Pompeo, el Secretario de Defensa Jim Mattis, y sus homólogos, el destacado diplomático de Pekín, Yang Jiechi y el Ministro de Defensa, General Wei Fenghe.

En su declaración, Estados Unidos ha pedido a China que retire sus sistemas de misiles de los lugares en disputa en las Islas Spratly,  y reafirma que todos los países deberían evitar abordar las disputas mediante la coerción o la intimidación.

Las naciones del sudeste asiático y Washington están cada vez más preocupadas por el hecho de que China esté estableciendo lentamente una zona de defensa aérea alrededor de islas, arrecifes y atolones previamente deshabitados en una de las rutas marítimas más importantes del mundo.

Estados Unidos y aliados

Las bases militares se han construido porque Pekín viola el derecho internacional, alegando que las islas son parte integrante de China.

El gobierno del presidente Xi Jinping ha dicho a Estados Unidos y a sus aliados, que dejen de enviar barcos y aviones cerca de lo que la segunda economía más grande del mundo considera territorio soberano.

En respuesta, Mattis ha dejado claro que Estados Unidos “volará, navegará y operará donde el derecho internacional lo permita”.

Durante el último año, Estados Unidos y sus aliados han llevado a cabo maniobras en el Mar del Sur de China, que es vital para el comercio mundial de bienes y productos por un valor de entre 3 y 5 billones de dólares a través de rutas marítimas vitales.

“La parte china ha dejado claro a Estados Unidos que debe dejar de enviar sus barcos y aeronaves militares cerca de las islas y arrecifes chinos y detener las acciones que socavan la autoridad y los intereses de seguridad de China”, ha dicho el asesor principal de política exterior, Yang Jiechi.

En junio, en la cumbre del Diálogo Shangri-La en Singapur, Mattis expresó a los ministros de defensa de 28 países de Asia y el Pacífico la amenaza de la “militarización” en antiguas islas y arrecifes.

Resumió los problemas que enfrenta la presencia naval y de los misiles de China en su propio patio trasero, y planteó la cuestión de la “intimidación y coerción continuada”.

“La militarización de las características artificiales de las islas incluye el despliegue de misiles antiaéreos, misiles tierra-aire, inhibidores electrónicos y, más recientemente, el aterrizaje de aviones bombarderos en Woody Island”, añadió Mattis en la reunión.

“A pesar de las afirmaciones de China de lo contrario, la colocación de estos sistemas de armas está directamente ligada al uso militar con fines de intimidación y coerción”, agregó.

Estrategias de apertura

Sin embargo, esta es solo la táctica inicial, según Patrick G Buchan,   especialista en seguridad en el Indo-Pacífico del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales .

Buchan destaca que China tiene una estrategia a largo plazo y busca convertirse en la “potencia suprema” de la región.

“China habla de un gran juego y entiende el valor de perpetrar una mitología de su inevitable dominio. Es un mensaje atractivo y razonablemente plausible. Pero en este contexto, es importante entender el fin del juego de China, que es el poder político, militar y económico más importante del Indo-Pacífico “, dijo Buchan.

“Esencialmente, China busca facilitar la salida de Estados Unidos por la puerta, cerrarla con cerrojo y asegurarse de que no vuelva”. Con este fin, China está utilizando todas las herramientas de la caja de herramientas del arte de gobernar”, continuó.

“Despliega sistemas de misiles tierra-aire y antiaéreos en sus islas artificiales, acosa a Estados Unidos y a barcos aliados en alta mar, derrocha dinero barato y dicta a las aerolíneas extranjeras cómo deben referirse a Taiwán”, dijo. “En gran parte del Indo-Pacífico, China actualmente marca el tono del juego. De manera crítica,  Estados Unidos no lo hace”, agregó Buchan.

Asia Times

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com