Estados Unidos planea utilizar el espacio aéreo de Pakistán para operaciones militares en Afganistán.

El gobierno de Biden ha comunicado a los legisladores que Estados Unidos está cerca de formalizar un acuerdo con Pakistán para el uso de su espacio aéreo para llevar a cabo operaciones militares y de inteligencia en Afganistán, según fuentes familiarizadas con los detalles de una reunión informativa clasificada con miembros del Congreso que tuvo lugar el viernes por la mañana.

Pakistán ha expresado su deseo de firmar un Memorando de Entendimiento (MOU) a cambio de asistencia en sus propios esfuerzos antiterroristas y ayuda en la gestión de la relación con la India, dijo la fuente. Pero las negociaciones están en curso y los términos del acuerdo, que no ha sido finalizado, aún podrían cambiar.

La reunión informativa se produce en un momento en que la Casa Blanca sigue intentando asegurarse de que puede llevar a cabo operaciones antiterroristas contra el ISIS-K y otros adversarios en Afganistán ahora que ya no hay presencia estadounidense sobre el terreno por primera vez en dos décadas tras la retirada de la OTAN del país.

En la actualidad, el ejército estadounidense utiliza el espacio aéreo de Pakistán para llegar a Afganistán como parte de sus esfuerzos de recopilación de información, pero no existe ningún acuerdo formal que garantice la continuidad del acceso a una parte fundamental del espacio aéreo necesaria para que Estados Unidos llegue a Afganistán. El corredor aéreo a través de Pakistán hacia Afganistán puede ser aún más crítico si EE.UU. reanuda los vuelos a Kabul para sacar a los ciudadanos estadounidenses y otros que permanecen en el país. La fuente dijo que se discutió un acuerdo cuando los funcionarios estadounidenses visitaron Pakistán, pero aún no está claro qué quiere Pakistán o cuánto estaría dispuesto a dar Estados Unidos a cambio.

Al no existir un acuerdo formal, Estados Unidos corre el riesgo de que Pakistán rechace la entrada de aviones militares y drones estadounidenses en ruta hacia Afganistán.

Un portavoz del Pentágono dijo que el Departamento de Defensa no comenta las reuniones informativas a puerta cerrada debido a las clasificaciones de seguridad. La CNN se ha puesto en contacto con el Consejo de Seguridad Nacional, el Departamento de Estado y la embajada de Pakistán en Washington para obtener comentarios.

Al mismo tiempo, Uzbekistán y Tayikistán se perfilan como las principales opciones para establecer una presencia militar estadounidense que lleve a cabo las denominadas operaciones en el horizonte en Afganistán, pero ambas se encontrarían con una fuerte oposición del presidente ruso Vladimir Putin y de algunos políticos locales. “Ambas son posibilidades muy lejanas”, dijo la fuente, calificándolas de “probables quimeras debido a que necesitan la bendición de Putin”.

La vicesecretaria de Estado, Wendy Sherman, visitó Uzbekistán a principios de este mes, donde discutió “el camino a seguir en Afganistán” con el presidente Shavkat Mirziyoyev, según un informe de la reunión.

En la actualidad, Estados Unidos realiza sus operaciones sobre el horizonte desde bases en Oriente Medio, lo que obliga a los drones a volar desde bases lejanas, como las de Qatar y Emiratos Árabes Unidos, alrededor de Irán y a través del espacio aéreo pakistaní antes de llegar a Afganistán. El largo vuelo limita el tiempo que los drones pueden merodear sobre Afganistán recopilando información, y el gobierno de Biden ha estado buscando opciones más cercanas y eficaces.

El comandante del Mando Central de EE.UU., el general Frank McKenzie, dijo a los legisladores el mes pasado que todavía tiene “la capacidad de mirar en Afganistán”, pero es “limitada”. McKenzie también dijo que no confiaba en la capacidad de EE.UU. para evitar que el ISIS y Al Qaeda utilicen Afganistán como plataforma de lanzamiento de actividades terroristas en el futuro.

“Estados Unidos mantiene las capacidades de ISR (inteligencia, vigilancia y reconocimiento) en curso según sea necesario para apoyar los requisitos de la misión sobre el horizonte y la lucha contra el terrorismo”, dijo un funcionario de defensa a la CNN. Eso incluye no sólo los drones, sino también la inteligencia de señales y las capacidades cibernéticas para vigilar la situación en Afganistán.

El presidente Joe Biden dijo en julio, semanas antes de la evacuación de Afganistán y de la caída de Kabul en manos de los talibanes, que Estados Unidos mantendría su capacidad de operar en el país, aunque las tropas estadounidenses ya no estuvieran sobre el terreno.

“Estamos desarrollando una capacidad antiterrorista en el horizonte que nos permitirá mantener nuestros ojos firmemente fijos en cualquier amenaza directa a Estados Unidos en la región, y actuar rápida y decisivamente si es necesario”, dijo el 8 de julio.

Pero los legisladores han cuestionado la capacidad de la Casa Blanca para cumplir esa promesa. El Pentágono ha dicho en repetidas ocasiones que Estados Unidos puede seguir luchando contra el terrorismo en la región a través de las capacidades over-the-horizon, pero el Departamento de Defensa no ha dicho dónde se ubicarán esas capacidades en la región.

El jueves, el senador Jim Inhofe (republicano de Oklahoma), miembro principal de la Comisión de Servicios Armados del Senado, dijo que Estados Unidos está “en un lugar peor para entender y seguir las amenazas terroristas procedentes de Afganistán”, tras una reunión informativa clasificada sobre Afganistán.

Inhofe dijo en un comunicado que la sesión informativa “confirmó” que Estados Unidos “está ahora menos seguro que antes de la desastrosa decisión de Biden de retirarse incondicional y totalmente de Afganistán”.

CNN

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.