Estados Unidos presenta una queja contra China por la “intimidación”de la base aérea de Djibouti.

Apenas ocho meses después de establecer su primera base militar en Djibouti, al lado del Campamento Lemonnier de Estados Unidos, Washington dice que China ha comenzado a jugar sucio, apuntando con láseres de grado militar a las cabinas de los aviones estadounidenses en aterrizajes y despegues, resultando con “lesiones menores en los ojos” dos pilotos estadounidenses

Estados Unidos dice que ha presentado una queja diplomática por este “acoso” que supuestamente se ha intensificado en las últimas semanas, poniendo en peligro la seguridad de las tripulaciones aéreas en Djibouti.

Los láseres presentan un serio problema para los pilotos, cuando se dirigen a sus aeronaves, ya que pueden herirlos o cegarlos temporalmente, lo que supone un grave riesgo para la seguridad aérea, especialmente durante el despegue y aterrizaje.

“Estos son incidentes muy graves. Hemos pedido formalmente al gobierno chino, que investigue estos incidentes “, dijo Dana White, portavoz principal del Pentágono, y agregó que estaban seguros de que eran los chinos los que estaban haciendo eso.

Esta es la primera vez en África que las dos potencias mundiales tienen una “pelea de acoso” militar y será interesante cómo Pekín responderá a esta acusación de intimidación.

En 2016, el Pentágono se opuso a la proximidad de la base militar china a la suya, pero Djibouti hizo caso omiso de ello.

Fuente de preocupación

En julio de 2017, China se convirtió en el último país en establecer una base en Djibouti, lo que consolida la creciente influencia de Pekín de ser una superpotencia económica y diplomática en África.

Estados Unidos dice que hasta ahora ha registrado 10 incidentes desde julio y esto se estaba convirtiendo en una fuente de preocupación, dado que los dos países militares han tenido buenas relaciones en Djibouti desde que China estableció la base. Estados Unidos está operando su base al lado del aeropuerto internacional de Djibouti desde 2002.

“El gobierno de Djibouti es libre de trabajar con quien quiera. Sin embargo, nuestra preocupación es la seguridad de nuestros miembros del servicio, por lo que planteamos el problema a China, y esperamos que China lo investigue a fondo “, dijo la Sra. White.

Uno de los aviones atacados fue un transporte militar estadounidense Lockheed C130 Hércules.

“Los informes que recibimos de nuestros pilotos indican que en tres ocasiones los láseres eran de grado militar y provenían de la base china cercana”, dijo el teniente coronel de marina Chris Logan.

En 2016, un congresista estadounidense protestó ante el ex secretario de Estado John Kerry por la posibilidad de que los intereses estratégicos de Estados Unidos en Djibouti y la región podrían verse socavados ante la presencia de China.

Se entiende que la base china eclipsaría al Campamento Lemonnier, la base permanente de los Estados Unidos en Djibouti, que alberga al menos a 4.000 efectivos militares.

Djibouti recibe 63 millones de dólares anuales en concepto de alquiler por su base. Se especula que China le pagará una renta mensual de 100 millones de dólares por sus instalaciones, que se encuentra cerca del campamento estadounidense Lemonnier.

Posicionamiento militar

En julio del año pasado, China envió dos buques de guerra, que transportaban personal militar para la base en el exterior de Djibouti, inclinando la balanza del posicionamiento militar mundial, con la mirada puesta en África.

Uno de los barcos era un transporte anfibio, que puede cargar más helicópteros y tropas especiales capaces de manejar ataques marítimos y terroristas.

En el momento de su establecimiento, Pekín dijo que la base garantizaría la realización de misiones por parte de China, como escoltas, mantenimiento de la paz y ayuda humanitaria en África y el oeste de Asia.

“La base también será propicia para tareas en el extranjero, incluida la cooperación militar, ejercicios conjuntos, evacuación y protección de chinos en el extranjero y el rescate de emergencia, así como el mantenimiento conjunto de la seguridad de las rutas marítimas estratégicas internacionales”, dijo el comandante de la marina China, Shen Jinlong.

Ejército Popular de Liberación

China comenzó la construcción de la base logística en Djibouti en 2016, y dijo que la usaría como punto de reabastecimiento para los barcos de su  armada que participan en misiones humanitarias y mantenimiento de la paz frente a las costas de Yemen y Somalia.

El periódico militar de Beijing, Global Times, en su editorial, puso al descubierto lo que sería esta instalación, confirmlando el hecho de que sería propiamente una base militar.

“Ciertamente esta es la primera base del Ejército Popular de Liberación en el extranjero y habrá tropas allí. No es un punto de reabastecimiento comercial “, aclaró el periódico.

La actualización de la base militar, junto con su interés económico, la coloca ahora firmemente en el centro del crecimiento y la seguridad de los continentes.

La base también está siendo vista como un frente para mejorar su creciente carrera armamentista, a través de entrenamientos y ejercicios conjuntos, que ha visto a todos los ejércitos regionales usar armas fabricadas en China.

Además de China y los Estados Unidos, Djibouti y Somalia también albergan bases militares de Francia, Alemania, Italia, Turquía y Qatar, que tienen presencia militar en la región.

Un comentario sobre “Estados Unidos presenta una queja contra China por la “intimidación”de la base aérea de Djibouti.

  • el 8 mayo, 2018 a las 15:21
    Permalink

    Estados Unidos: 800 bases y 300.000 soldados en el mundo.
    China: 1 Base en Djbouti y 4.000 soldados.
    Quien intimida a quien?

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com