Estados Unidos rechaza las reclamaciones de China sobre el estrecho de Taiwán.

Funcionarios de la administración Biden han decidido rechazar una nueva y vaga afirmación de China de que el Estrecho de Taiwán no es “aguas internacionales” y están cada vez más preocupados de que la postura pueda dar lugar a desafíos más frecuentes en el mar para la isla gobernada democráticamente, según personas familiarizadas con el asunto.

Funcionarios chinos han hecho este tipo de comentarios en repetidas ocasiones en reuniones con sus homólogos estadounidenses en los últimos meses, según informó Bloomberg la semana pasada. Esto hace pensar que China podría estar preparando un nuevo desafío a la influencia regional y al poder militar de Estados Unidos en un área clave de discordia entre ambos países.

China lleva mucho tiempo afirmando que el estrecho de Taiwán forma parte de su zona económica exclusiva, y considera que hay límites a las actividades de los buques militares extranjeros en esas aguas. Aunque China protesta regularmente por los movimientos militares de EE.UU. en el estrecho de Taiwán, el estatus legal de las aguas no era antes un tema de conversación habitual en las reuniones con funcionarios estadounidenses.

El momento de la afirmación está causando alarma dentro de la administración, dado que el entorno de seguridad global ya es tenso tras la invasión rusa de Ucrania. En febrero, China y Rusia sugirieron en una declaración conjunta que podrían apoyarse mutuamente en sus reivindicaciones territoriales, de una forma que, según un funcionario, se asemeja a un intento de repartirse esferas de influencia.

El presidente Joe Biden ha sido informado sobre el asunto y su equipo de seguridad nacional está examinando la reclamación china para entender exactamente lo que implica, dijeron las personas. El equipo está estudiando el lenguaje que China ha utilizado para describir el estrecho en décadas anteriores y está trabajando con los aliados de EE.UU. para evaluar sus interpretaciones del lenguaje.

Los funcionarios estadounidenses están cada vez más preocupados por la posibilidad de que la reclamación sea un esfuerzo deliberado para enturbiar la interpretación legal del mar que rodea a Taiwán de manera que pueda sugerir que China lo considera una vía de agua interna. La administración ya ha transmitido su posición a Pekín.

Un buque de guerra estadounidense cruza el estrecho de Taiwán

No está claro lo que China entiende por “aguas internacionales”, pero el lenguaje puede tener la intención de disuadir a EE.UU. de navegar a través del estrecho, una práctica que Pekín ha criticado por perjudicar la estabilidad y enviar una señal equivocada a las “fuerzas independentistas de Taiwán”.

También se dijo que aún no estaba claro si China tomaría medidas prácticas para hacer valer su posición. Algunas reivindicaciones chinas anteriores, como su proclamación de una zona de identificación de defensa aérea en 2013, solo se han hecho cumplir esporádicamente. Mientras que los militares chinos han sondeado regularmente las defensas de Taiwán con vuelos en la propia zona de identificación de defensa aérea de la isla en los últimos años, sus desafíos marítimos han sido más limitados.

Es poco probable que EE.UU. se deje frenar por el lenguaje más asertivo de China, cuyas reivindicaciones sobre Taiwán han adquirido un nuevo enfoque después de que Rusia invadiera Ucrania en febrero. Algunos funcionarios estadounidenses creen que China está midiendo la respuesta de Washington a la crisis ucraniana como una aproximación a la forma en que Estados Unidos trataría una acción más agresiva de Pekín contra Taiwán.

Los buques de guerra estadounidenses transitan por el estrecho de Taiwán varias veces al año en su ruta entre los mares de China Oriental y Meridional, con una media de un viaje al mes desde 2020. La Armada estadounidense ha realizado al menos cinco tránsitos este año, según datos recopilados por Bloomberg, y probablemente seguirá haciéndolo, para ver si Pekín respalda sus palabras con acciones.

“El estrecho de Taiwán es una vía fluvial internacional” en la que la libertad de navegación y sobrevuelo “está garantizada por el derecho internacional”, ha dicho el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, en un correo electrónico. “Estados Unidos seguirá volando, navegando y operando donde el derecho internacional lo permita, y eso incluye el tránsito por el Estrecho de Taiwán”.

Según la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, que China ha ratificado, pero Estados Unidos no, las naciones tienen derecho a aguas territoriales que se extienden a 12 millas náuticas de su costa. También pueden reclamar una zona económica exclusiva de otras 200 millas náuticas. Más allá están las aguas de alta mar. En su parte más ancha, el estrecho de Taiwán abarca unas 220 millas náuticas.

Incluso si China utilizara los mismos términos legales que otros países, no interpreta los derechos asociados de la misma manera que Estados Unidos y sus aliados. China pretende restringir lo que los militares pueden hacer en el área reclamada como su zona económica exclusiva, mientras que EE.UU. y sus aliados tienen una interpretación mucho más libre.

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Wang Wenbin, dijo en una rueda de prensa en Pekín la semana pasada que China reclama la “soberanía” sobre el estrecho de Taiwán.

“En el derecho marítimo internacional no existen las aguas internacionales”, dijo Wang. “Los países pertinentes afirman que el estrecho de Taiwán está en aguas internacionales con el objetivo de manipular la cuestión de Taiwán y amenazar la soberanía de China”.

Las relaciones entre Estados Unidos y China se encuentran probablemente en el peor estado desde el histórico viaje del ex presidente Richard Nixon en 1972, que contribuyó a restablecer los lazos diplomáticos entre Washington y Pekín, según declaró este mes Nicholas Burns, embajador de Estados Unidos en China.

El Asesor de Seguridad Nacional de EE.UU., Jake Sullivan, y el máximo diplomático chino, Yang Jiechi, se reunieron el lunes en Luxemburgo durante más de cuatro horas, en una señal de que los líderes están tratando de mantener abiertas las comunicaciones de alto nivel entre ambas partes, incluso cuando las tensiones aumentan. Biden dijo a los periodistas el sábado que hablará con su homólogo chino Xi Jinping “pronto”, sin especificar una fecha.

Peter Martin

5 thoughts on “Estados Unidos rechaza las reclamaciones de China sobre el estrecho de Taiwán.

  • el 20 junio, 2022 a las 11:30
    Permalink

    El siguiente sarao que se quiere meter USA. Vas a ver como acabamos enviando el S81 con tomahawks para alli y no los tenemos para la defensa nacional.

    Respuesta
    • el 20 junio, 2022 a las 18:18
      Permalink

      Que sea el siguiente sarao a mi no me cabe ni la menor duda . Pero que el S-81 esté listo para entonces pues la verdad es que tengo muchas dudas . Lo digo porque para este sarao queda el canto de 1 peseta .

      Respuesta
  • el 20 junio, 2022 a las 23:58
    Permalink

    Los useños como siempre repartiendo paz y amor por el mundo, de paso haber si pueden meter a los unitiles de la U.E. en otra guerra para defender la democracia que los chinos estan poniendo en peligro. Venderan aun mas gas, petroleo, armas, etc. y a ganar pasta que es lo que quiere el imperio useño.

    Respuesta
  • el 21 junio, 2022 a las 04:12
    Permalink

    No mas vacilaciones para los chinos genocidas.

    Respuesta
  • el 21 junio, 2022 a las 16:41
    Permalink

    Juan, capaces somos de “acelerar las pruebas del S81” y enviarlo a Taiwan porque esta maduro el diseño y las circunstancias excepcionales lo exigen quedándonos sin el único submarino decente que tenemos para la defensa nacional y poniendo en riesgo a la tripulación debido al chequeo express.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.