Estados Unidos vigila la posible concentración militar rusa cerca de Ucrania en medio de las tensiones entre Moscú y la OTAN.

El Pentágono ha dicho que está vigilando de cerca la región de Ucrania en medio de informes sobre una nueva acumulación de tropas rusas en la frontera del país.

Según The Washington Post, los funcionarios estadounidenses estaban preocupados por los movimientos inexplicables de las unidades militares rusas en la zona.

Los vídeos publicados en las redes sociales también muestran trenes militares y convoyes de camiones trasladando tanques y misiles en el suroeste de Rusia, cerca de Ucrania.

Las imágenes comerciales por satélite tomadas por las tecnologías Maxar el 1 de noviembre parecen mostrar una acumulación de unidades blindadas y tropas rusas cerca de la ciudad rusa de Yelnya, cerca de la frontera con Bielorrusia y a unos 300 km al norte de la frontera con Ucrania.

Un funcionario estadounidense confirmó, que había habido algún movimiento, aunque no tan grande como el aumento de las fuerzas de Moscú a principios de este año.

“Somos conscientes de los informes públicos sobre la inusual actividad militar rusa cerca de Ucrania”, dijo el lunes el portavoz del Pentágono, John Kirby.

“Vamos a seguir consultando con los aliados y socios sobre este asunto como hemos dicho antes, cualquier acción de escalada o agresiva sería de gran preocupación para Estados Unidos”.

Esta imagen satelital de Maxar Technologies y tomada el 1 de noviembre de 2021 muestra la presencia de fuerzas terrestres en el extremo norte de la ciudad de Yelnya, Rusia.

Sin embargo, el Ministerio de Defensa ucraniano desmintió el informe sobre la concentración militar rusa cerca de su frontera.

“A partir del 1 de noviembre, no se ha registrado ningún traslado adicional de unidades, armas y equipos militares rusos a la frontera estatal de Ucrania”, afirmó el Ministerio de Defensa ucraniano en un comunicado.

El aumento de las tropas rusas se produce justo después de que el secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, realizara una gira por la región del Mar Negro, con paradas en Ucrania y Georgia, estados asociados a la OTAN, y en Rumanía, miembro de pleno derecho de la alianza, para expresar su solidaridad y conseguir más apoyo para enfrentarse a Rusia en la zona.

Moscú ha expresado repetidamente su preocupación por el despliegue de las fuerzas de la OTAN cerca de las fronteras rusas, calificándolo de amenaza para su seguridad. Rusia y la alianza también se han acusado continuamente de maniobras peligrosas y provocativas en el mar y en el aire.

Las tensiones entre Moscú y Occidente se han hundido hasta alcanzar los niveles más bajos de la posguerra fría tras la anexión de la península ucraniana de Crimea por parte de Rusia en 2014, su apoyo a una insurgencia separatista en el este de Ucrania y otras irritaciones.

El mes pasado, Rusia suspendió su misión en la OTAN y ordenó el cierre de la oficina de la alianza en Moscú después de que la OTAN retirara la acreditación de ocho funcionarios rusos en su sede de Bruselas, por considerar que habían estado trabajando secretamente para la inteligencia rusa.

El presidente ruso, Vladimir Putin, subrayó el lunes la necesidad de reforzar las defensas aéreas del país en medio de las actividades militares de la OTAN cerca de las fronteras rusas.

En una reunión con oficiales militares y fabricantes de armas en la ciudad de Sochi, al sur de Rusia, Putin se refirió específicamente al despliegue de los componentes de defensa antimisiles de la OTAN, liderados por Estados Unidos, en Europa del Este y a las misiones cada vez más frecuentes de los buques de la OTAN cerca de las aguas rusas en los mares Báltico y Negro.

“Incluso ahora, un buque de guerra estadounidense ha entrado en el Mar Negro, y podemos verlo en los prismáticos o en el punto de mira de nuestros sistemas de defensa”, dijo en una aparente referencia al despliegue del destructor estadounidense USS Porter, que entró en el Mar Negro el fin de semana y al que se unirá esta semana el USS Mount Whitney, el buque insignia de la VI Flota estadounidense.

En junio, Rusia dijo que uno de sus buques de guerra hizo disparos de advertencia y un avión de guerra lanzó bombas al paso del destructor británico Defender para alejarlo de las aguas del Mar Negro cerca de la ciudad de Sebastopol, en Crimea. Gran Bretaña negó esa versión, insistió en que su barco no había sido disparado y dijo que estaba navegando en aguas ucranianas.

Agence France-Presse

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.