Estados Unidos y China sacan provecho de la crisis del comercio mundial de armas.

La fiabilidad y la conveniencia de las armas rusas están ahora en entredicho, lo que abre el camino a los fabricantes estadounidenses y chinos para hacerse con el mercado.

La guerra de Rusia en Ucrania está trastornando la industria armamentística mundial.

Mientras Estados Unidos y sus aliados invierten importantes sumas de dinero en armar a Ucrania y Rusia desangra sus tanques y su personal, los países de todo el mundo se están replanteando sus presupuestos de defensa, sus necesidades de material y sus relaciones militares.

Países que históricamente han tenido bajos niveles de gasto en defensa, como Japón y Alemania, están aumentando su presupuesto, mientras que las naciones que compran la mayoría de sus armas a Rusia están cuestionando su fiabilidad y su futuro suministro.

Las investigaciones en este campo sugieren que, independientemente de cómo acabe esta guerra, las repercusiones para la industria mundial de la defensa, y para los países cuyas empresas dominan este sector, serán enormes. He aquí cuatro conclusiones.

  1. Rusia será el mayor perdedor

El argumento de venta general de Rusia para sus armas ha sido que son “más baratas y fáciles de mantener que las alternativas occidentales”. Por eso, Rusia representó el 19% de las exportaciones de armas del mundo entre 2017 y 2021, solo por detrás de Estados Unidos, que tenía el 39% del mercado.

Sin embargo, este argumento puede dejar de ser efectivo para muchos países que han visto las pérdidas y los fallos de los equipos rusos en Ucrania.

Hasta la fecha, EE.UU. estima que Rusia ha perdido casi mil tanques, al menos 50 helicópteros, 36 cazabombarderos y 350 piezas de artillería, según Business Insider. Miles de soldados rusos han muerto, con estimaciones que van desde unos 15.000 hasta 30.000, y Rusia sigue sin poder controlar el espacio aéreo de Ucrania.

La situación se ha vuelto tan grave que hay informes de que los comandantes están tratando de preservar los vehículos de guerra prohibiendo a las tropas que los utilicen para evacuar a los soldados heridos o para apoyar a las unidades que han avanzado demasiado.

Las armas ofensivas de Rusia también han resultado decepcionantes. Su tasa de fallos de misiles -la proporción de los que no se lanzan, funcionan mal en pleno vuelo o no alcanzan su objetivo- puede llegar a ser de entre el 50% y el 60% debido a defectos de diseño y a equipos anticuados o de calidad inferior.

Estos problemas, junto con la lentitud de los militares rusos para alcanzar cualquiera de los objetivos declarados por el presidente Vladimir Putin, han suscitado serias dudas entre los clientes tradicionales del país para la exportación de armas. Rusia vende casi el 90% de sus armas a sólo 10 países, entre ellos India, Egipto y China.

Además, la capacidad de Rusia para reemplazar estas pérdidas de equipos se ha visto obstaculizada por las sanciones económicas, que prohíben el uso de componentes extranjeros clave, como las placas de circuitos. Y es casi seguro que Rusia tendrá que sustituir su propio material militar antes de exportar nada al extranjero.

Eso significa que incluso los países que quieran seguir comprando tanques y aviones de combate rusos tendrán que esperar en la cola o recurrir a otros lugares para satisfacer sus necesidades de defensa.

  1. La pérdida de Rusia es la ganancia de China

El país que probablemente verá los mayores beneficios del desplazamiento de Rusia como principal proveedor de armas es China.

En los últimos años, el país se ha hecho con una cuota del 4,6% del comercio mundial de armas, situándose en cuarto lugar, por detrás del 11% de Francia. Al mismo tiempo, siete de las 20 principales empresas de defensa del mundo en términos de ingresos obtenidos por las ventas de defensa son chinas, lo que indica las grandes ambiciones del sector.

En la actualidad, el gobierno chino compra la mayoría de sus armas y vehículos a estos fabricantes de armas nacionales, pero China tiene capacidad para exportar más productos militares al extranjero.

Por ejemplo, China ya es el mayor constructor naval del mundo, por lo que exportar más buques de guerra es el siguiente paso natural. El país está ampliando su papel de nicho en la tecnología de aviones no tripulados y tratando de aprovechar la modernización de su fuerza aérea con aviones construidos en el país para aumentar las exportaciones.

Por el momento, sólo tres de los 40 mayores importadores de armas del mundo -Pakistán, Bangladesh y Myanmar- compran la mayoría de sus armas a China. Esto podría cambiar si China aprovecha la debilidad rusa para posicionarse como un socio fiable en materia de seguridad nacional, económica y política, un argumento central de su Iniciativa del Cinturón y la Ruta.

China no es capaz de suplantar a las armas estadounidenses y europeas, que se consideran “de primera línea” por su alta calidad y precio. Pero China puede ocupar el nicho de mercado que dominaban los fabricantes de armas rusos, aumentando así el papel de Pekín como gran exportador de armas, y obteniendo los beneficios políticos y económicos que ello conlleva.

Uno de los mayores retos de China será demostrar que sus armas funcionan bien en situaciones de combate real.

Estados Unidos le ha dado a Ucrania los misiles antitanque Javelin.
  1. Los fabricantes de armas estadounidenses también serán grandes ganadores

Los fabricantes de armas estadounidenses dominan la industria armamentística mundial. La guerra de Ucrania probablemente garantizará que esto siga siendo así durante algún tiempo.

Las cinco mayores empresas armamentísticas del mundo son todas estadounidenses: Lockheed Martin, Raytheon, Boeing, Northrop Grumman y General Dynamics. De hecho, la mitad de los 100 principales productores de armas tienen su sede en Estados Unidos. Veinte son europeos. Sólo dos son rusos, a pesar de que este país es la segunda fuente mundial de armas.

Las enormes cantidades de armas que se están transfiriendo desde Estados Unidos a Ucrania mantendrán ocupados a los fabricantes de armas estadounidenses durante algún tiempo. Por ejemplo, Estados Unidos ha transferido a Ucrania alrededor de un tercio de sus existencias de misiles antitanque Javelin, y la empresa conjunta Raytheon-Lockheed Martin tardará entre tres y cuatro años en reemplazarlos.

El paquete de ayuda de 40.000 millones de dólares firmado recientemente por el presidente Joe Biden incluye 8.700 millones de dólares para reponer las existencias de armas estadounidenses.

La subida de los precios de las acciones de las empresas es una señal de que los inversores creen que se avecinan días rentables. El precio de las acciones de Lockheed Martin ha subido más de un 12% desde que comenzó la invasión, y la mayoría de las ganancias se produjeron inmediatamente después. Northrop Grumman ha subido un 20%. Al mismo tiempo, el mercado de valores en general, medido por el S&P 500, ha caído un 4%.

  1. Más países se convertirán en fabricantes de armas

La otra cara de la moneda es que algunos países que dependían de otros para sus necesidades de defensa pueden intentar ser más autosuficientes.

India, que dependía de Rusia para casi la mitad de sus importaciones de armas en los últimos años, se está dando cuenta de que Rusia necesitará la mayor parte o la totalidad de su capacidad de producción para reemplazar tanques, misiles, aviones y otras armas utilizadas o perdidas en Ucrania, y que le quedará menos para exportar.

Esto significa que la India tendrá que abastecerse de piezas de repuesto para vehículos y armas de otros antiguos clientes de armas de Rusia, como Bulgaria, Georgia y Polonia, o construir su propia industria de defensa.

En abril, India anunció que aumentaría la producción de helicópteros, motores de tanques, misiles y sistemas de alerta aérea temprana para compensar cualquier posible reducción de las exportaciones rusas.

La preocupación por la fiabilidad rusa también va en aumento. En mayo, India canceló un acuerdo de 520 millones de dólares en helicópteros con Rusia. Aunque hay informes de que la presión de Estados Unidos influyó, también parece ser parte de la estrategia del gobierno en los últimos años para construir su propia base industrial de defensa.

Brasil, Turquía y otros países con mercados emergentes también han desarrollado sus propias industrias de defensa en las últimas dos décadas para reducir su dependencia de las importaciones de armas. La guerra de Ucrania acelerará este proceso.

Es probable que Putin no esperara sacudir el mercado mundial de armas con su esfuerzo por anexionarse Ucrania, ni provocar el declive del sector armamentístico de su país. Pero es una forma más de que su guerra esté provocando un terremoto geopolítico.

Terrence Guay

10 thoughts on “Estados Unidos y China sacan provecho de la crisis del comercio mundial de armas.

  • el 8 junio, 2022 a las 14:52
    Permalink

    Sustituir las armas rusas por las chinas es ir de Guatemal a Guatepeor. De que sirve que sean muy baratas si a la hora de la verdad no funcionan

    Respuesta
  • el 8 junio, 2022 a las 17:08
    Permalink

    Dejar de mentir e involucrar a los enemigo bajo la premisa de ser como el jefe de la OTAN. Nadie en el mundo comercia con la armas, instrumentos para matar y para robar como USA.
    Está mas de demostrado de USA orquestó y mantiene la guerra de Ucrania contra Rusia, además nos ayudan los mismos congresista de USA a demostrar lo dicho, hasta la premisa de que la guerra de Ucrania durará lo que dure vivo el último Ucraniano. En twitter 11.05.2022 Daniel Reed Crenshaw político estadounidense y ex oficial SEAL de la Marina de los Estados Unidos “Yeah, because investing in the destruction of our adversary´s military, without losing a single American troop, strikes me as a good idea. You should feel the same .”
    Ahora cantar y repetir como loros que se esta defendiendo a Ucrania.

    Respuesta
    • el 8 junio, 2022 a las 22:32
      Permalink

      Ya es hora que los rusos se dejen de hacerlas las víctimas…. Pobrecitos, ahora la OTAN está contra ellos….

      Esta crisis la iniciaron los rusos, con su meta de invadir espacio vital de un país soberano.

      En 2014, comenzaron con Crimea, utilizando el engaño, con soldados encubiertos e infiltrados…. para apoderarse de territorio soberano de Ucrania.

      La actual guerra ha servido para dos cosas principales:
      1. Que occidente venda más armas.
      2. Que el mundo entero, evidencie la mala calidad de las armas rusas.

      Putin tiene la solución…. retirarse las fuerzas de invasión y ocupación de territorio soberano ucraniano.

      Respuesta
      • el 9 junio, 2022 a las 20:06
        Permalink

        y porque no son las victimas, si los de la otan le estan proporcionando una inmensa cantidad de armas a ucrania y china no puede hacer lo mismo con rusia.

        Respuesta
    • el 9 junio, 2022 a las 10:59
      Permalink

      Sr. Asdruval, que los Estados Unidos sea el gran beneficiado de esta guerra en la venta de armas es culpa de Rusia y solo Rusia, que no hubiera invadido un país soberano como Ucrania cuando repetían una y mil veces que no lo iban a invadir y deja ya de escribir sandeces

      Respuesta
    • el 9 junio, 2022 a las 13:46
      Permalink

      El único culpable de la situación actual es tu querido Putin. El solito ha conseguido que las empresas de armamento se forren vendiendo productos; Que Europa y la OTAN estén mas unidas que nunca; Que mas paises quieran formar parte de la Misma OTAN , a pesar de las amenazas de tu amigo Putin.
      En fin, que nada le ha salido a tu amigo de lo que el quería; Ni ha conquistado ucrania en dos días. Europa se ha unido frente a su invasión como una piña, y su economía va a pagar durante largo tiempo su invasión. Un regalito de amigo es lo que tu tienes

      Respuesta
  • el 8 junio, 2022 a las 18:47
    Permalink

    En esto asdruval tiene toda la razon.

    Respuesta
  • el 9 junio, 2022 a las 09:59
    Permalink

    Hola.

    A estas alturas de la película, pocos son los que no reconocen que la situación de Rusia en este follón (dejando a un lado las causas iniciales y con ellas sus certezas y naturalezas diversas) es imposible de justificar apelando al apoyo de Occidente y lo que yo denominó el ‘relato correcto de los hechos’. Rusia desde 2014 no ha sabido hacer los deberes. Sus servicios de inteligencia sólo han sabido poner venenos en los sitios más insospechados. Y luego está el arsenal militar y la forma de emplearlo por sus generales y estrategas militares. La endeblez de los tanques rusos era conocida desde el T-72 si no antes. Tener la munición en el fondo del casco para el sistema de alimentación automático, no era inteligente aunque permitía una torre más pequeña y así un perfil más bajo. Y ese concepto ha continuado hasta que apareció el nuevo T-14, (nuevo en todos los conceptos de diseño e ingeniería) que probablemente nunca alcanzará a ser el MBT del ejército ruso. Las consecuencias sobrevenidas de la evolución de la operación especial de seguridad, no deben extrañar a nadie.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.