Estos son los 5 mejores aviones de combate lanzados desde portaaviones de la historia.

Para que esta lista sea de interés, el avión de combate en cuestión no sólo debe haber sido eficaz, sino que también debe haber tenido un impacto operacional significativo.

Diseñar un avión que pueda volar a altas velocidades cargando armas pesadas, y aún así despegar y aterrizar en una cubierta de vuelo de unos pocos cientos de metros de largo, siempre ha supuesto un formidable reto de ingeniería. Los cazas con base en el mar suelen tener alas plegables para facilitar su estiba, un tren de aterrizaje y un equipo de detención robustos, y una mayor solidez para soportar el desgaste de las operaciones en el mar. Todo esto pesa literalmente contra la exquisita ingeniería que exhiben los cazas terrestres.

Sin embargo, desde la Segunda Guerra Mundial, los excepcionales cazas con base ​​en portaaviones se han enfrentado repetidamente a adversarios terrestres.

Para que esta lista sea válida, el caza con base en un portaaviones no solo debe haber sido efectivo, sino que también debe haber tenido un impacto operacional significativo. Esto excluye a los excelentes aviones de combate con base en portaaviones como el Super Hornet o el Rafale-M que no han tenido un empleo intensivo en el combate.

El avión también debe ser un ‘caza’ diseñado para aviones con capacidad aire-aire. Esto deja fuera excelentes aviones como el bombardero en picado SBD Dauntless, el A-1 Skyraider y el A-4 Skyhawk, que fueron aviones de ataque en primer lugar, aunque tuvieron sus ocasionales éxitos aire-aire.

Mitsubishi A6M Zero

El A6M Zero era un elegante caza diseñado para la Armada Imperial Japonesa por el ingeniero Jiro Horikoshi. Pesando menos de 1.814 kg. El motor radial de 840 caballos de fuerza del Zero le permitía recorrer 2.575 km con combustible interno, superando a muchos cazas terrestres contemporáneos con una velocidad máxima de 557 km 346 por hora, y aún así girar en muy poco espacio.

Cuando Japón desató su ataque sorpresa en Pearl Harbor y en territorios de Asia y el Pacífico occidental, los Zero volados por veteranos pilotos japoneses demostraron ser el terror de los cazas aliados como el Hawker Hurricane y el F4F Wildcat, que los Zero superaron en velocidad y maniobrabilidad. Los pilotos aliados pasaron el primer año de la Guerra del Pacífico desarrollando tácticas para hacer frente a las capacidades del Zero.

Sin embargo, a diferencia de otros exitosos cazas basados ​​en portaaviones, el Zero no pudo evolucionar al mismo ritmo que sus adversarios. Su notable rendimiento se había logrado eliminando casi toda la protección de armamento, un compromiso de diseño que se volvió cada vez más fatal a medida que los cazas aliados más rápidos y mejor armados entraban en servicio con armamento más pesado.

Vought F4U Corsair

En 1943, el Grumman F6F Hellcat puso fin al dominio de los Zero, derribando cientos de aviones japoneses en batallas aéreas como el Great Marianas Turkey Shoot.

Sin embargo, el Hellcat fue superado por el Corsair F4U de mayor rendimiento. El Corsair era notable por su diseño único de alas de gaviota, pero las dificultades para aterrizar los “Hogs” hicieron que la Marina retrasara su introducción en el servicio, por lo que los Marines lo retuvieron como un buen caza en su apoyo. El Corsair rápidamente demostró ser tan exitoso que tanto los Estados Unidos como las Royal Navies lo adoptaron en servicio.

El potente motor Double Wasp del Corsair lo hizo rápido y mortal, logrando una proporción de muertes de 11:1 frente a los pilotos de combate japoneses, que lo apodaron la “Muerte silbante”. Desempeñó un papel vital en la interceptación de los ataques kamikazes y en el apoyo terrestre a los infantes de marina en Iwo Jima y Okinawa mediante el uso de cañones de napalm y cohetes de alta velocidad.

Sorprendentemente, la carrera del Corsair sólo estaba comenzando. En la década de 1950, los corsarios volvieron a la acción en Corea y el Vietnam ocupado por Francia, utilizado principalmente en roles de ataque terrestre. Sin embargo, los cazas nocturnos Corsair equipados con radar derribaron a los intrusos nocturnos norcoreanos. El piloto de Corsair Guy Bordelon fue sólo el as de la Marina de la Guerra de Corea, y un Corsair incluso derribó un avión MiG-15.

La carrera de combate del Corsair concluyó violentamente en julio de 1969, cuando El Salvador invadió Honduras por un partido de fútbol perdido. Ambas partes operaron los corsarios, y un piloto hondureño de F4U derribó dos corsarios salvadoreños y un P-51 antes de que concluyera la guerra de cuatro días.

Grumman F9F Panther

El Panther fue el primer avión integrado con éxito en las alas aéreas de la Marina de los Estados Unidos para un servicio a largo plazo. El ingenioso avión, pintado de un azul marino oscuro y con cuatro cañones de veinte milímetros, voló en cientos de incursiones durante la Guerra de Corea, un papel peligroso inmortalizado en la película Los Puentes de Toko-Ri. Es muy probable que consiguiera la primera muerte aérea de un reactor en la historia al derribar un MiG-15 el 9 de noviembre de 1950.

Aunque ambos propulsados ​​por turborreactores similares basados ​​en el Rolls Royce Nene, el F9F de ala recta solo podía alcanzar 620 millas por hora, en comparación con las 670 mph del MiG-15 de ala barrida. Sin embargo, eso no impidió que un piloto solitario de F9F derribara cuatro MiG-15 soviéticos en una batalla aérea sobre el Mar de Japón en 1952. Al igual que los mejores cazas navales, el F9F también evolucionó con gracia con el tiempo, convirtiéndose en un modelo de ala ancha de mayor rendimiento llamado “Cougar”.

El Harrier (en sus muchas versiones)

Ha habido muchas variantes del Harrier construidas por diversos fabricantes, pero su atractivo básico siempre fue el mismo: sus turbofans de empuje vectorial les permitieron despegar y aterrizar verticalmente como un helicóptero desde la cubierta de un pequeño portaaviones o una base adelantada remota que carecía de pistas tradicionales.

Sin embargo, esta capacidad tuvo un precio. A pesar de contar con capacidad aire-aire, los Harriers eran aviones firmemente subsónicos que estarían en una grave desventaja en duelo con los aviones de combate supersónicos contemporáneos. Además, el truco de sus motores VTOL ha provocado que los Harriers sufra tasas de accidentes extremadamente altas.

Sin embargo, el Harrier está en la lista porque sus capacidades afectaron decisivamente el resultado de la guerra de las Islas Malvinas. Además de los 28 BAe Sea Harriers con base en portaaviones, el Reino Unido se apresuró a convertir los buques portacontenedores para transportar 14 Hawker Harriers con base en tierra. Juntos, estos escoltaban a los buques de la Royal Navy y atacaron objetivos terrestres argentinos.

Argentina arrojó bastantes aviones de ataque a la flota británica, que se encontraba en el extremo de su alcance operativo. Aunque podían haber sido igualados en comparación con el Harrier, los pilotos argentinos siguieron las órdenes de presionar solo el ataque contra los barcos británicos, posiblemente un error. Los Harrier lograron derribar unos veinte cazas argentinos usando misiles AIM-L Sidewinder de alta precisión. Los pilotos argentinos sufrieron grandes pérdidas pero lograron hundir aún varios barcos. Sin la disuasión proporcionada por los Harriers, el daño para los británicos probablemente habría sido mucho mayor.

Los Harriers AV-8 fabricados por McDonnell Douglas también se desempeñaron bien en el combate sobre Afganistán e Irak y permanece en servicio con los marines estadounidenses y las marinas de España e Italia. Serán reemplazados por aviones F-35B, que a pesar de los importantes problemas de costes, prometen una tremenda mejora gracias a la capacidad de vuelo supersónico, las características de sigilo y la aviónica avanzada.

McDonnell-Douglas F-4 Phantom

El F-4 Phantom era un gran avión de combate impulsado por dos enormes turborreactores J79 que podían propulsarlo al doble de la velocidad del sonido. Un raro ejemplo de un diseño utilizado con éxito por las tres ramas del ejército de los EE. UU., el Phantom de dos asientos podía detectar adversarios y atacarlos con misiles de largo alcance usando su radar montado en la nariz, y también transportar una carga de bombas más pesada que un bombardero B-17 de la II Guerra Mundial II.

El Phantom a menudo recibe una mala reputación por las dificultades que tuvo para combatir los MiG sobre Vietnam relacionados con su menor maniobrabilidad y la ineficacia de sus primeros misiles aire-aire. La Marina respondió a estos problemas instituyendo la escuela “Top Gun” que enseñó a los aviadores la teoría de las maniobras de combate aéreo. Los pilotos de la Marina reclamaron cuarenta MiG derribados por solo siete Phantoms perdidos en combate aire-aire. Más tarde, los modelos F-4J y F-4S operados por la Marina incorporaron listones de ala que mejoraron en gran medida la maniobrabilidad y el rendimiento de aterrizaje, aunque a un ligero coste de velocidad.

A pesar de sus defectos, el Phantom demostró que se podía combinar velocidad, carga pesada, sensores avanzados y (eventualmente) una agilidad decente en un gran avión, un principio que inspira a los modernos aviones de cuarta generación, como el FA-18E/F Super Hornet, que actualmente está en servicio.

Sébastien Roblin

15 thoughts on “Estos son los 5 mejores aviones de combate lanzados desde portaaviones de la historia.

  • el 7 junio, 2020 a las 18:40
    Permalink

    F-14 Tomcat señores. F-14 Tomcat. Como dicen los pilotos de la Navy, el Tomcat por elección, el Hornet por obligación.

    Respuesta
  • el 7 junio, 2020 a las 21:22
    Permalink

    Cierto….me sorprende que el magnifico F14 no este…..

    Respuesta
  • el 8 junio, 2020 a las 05:52
    Permalink

    Porfavaaaar y mi amado Douglas A-4 Skyhawk? posiblemente uno de los aviones más versátiles de todos los tiempos.

    Respuesta
    • el 8 junio, 2020 a las 11:34
      Permalink

      El skyhawk por dios, este si que era 1 “gran avion” para lanzarlo desde alli.

      Y el F-18 que lleva cumpliendo todo lo que le van poniendo por delante tambien lo echo en falta en esta lista.

      Respuesta
  • el 8 junio, 2020 a las 13:45
    Permalink

    El Harrier ni el F4 Phantom no deberían de estar!!!
    El F4 es considerado uno de los peores cazas de la historia,solo hay que ver la cantidad que perdió USA en Vietnam entre otras cosas.
    El Harrier lo único bueno que tiene es que puede aterrizar como un helicóptero y no hace falta superportaaviones para usar este avión!

    Respuesta
    • el 8 junio, 2020 a las 19:20
      Permalink

      Considerado por quien? por ti? Esta página te queda muy grande y tu falta de conocimientos militares es patética. El F-14 nunca participó en combates en Vietnam, su primera operación de combate fue en Sirte.

      Respuesta
  • el 9 junio, 2020 a las 00:09
    Permalink

    Quién a hablado del F14????
    Mira por el hecho de que no sabes leer no voy a perder ni un minuto contigo!!

    Respuesta
  • el 12 junio, 2020 a las 04:17
    Permalink

    Como argentino tengo especial afecto por el A-4, definitivamente uno de los mejores aviones navales de todos los tiempos, pero no juega, no es un caza! El Zero japonés claro que debe estar en el podio. Fue uno de los pocos aviones navales de su época con prestaciones similares y en algunos casos similares a las de sus oponentes terrestres. Fue un gran avión de combate y en el momento de su entrada en servicio y en los primeros años de la guerra causó un gran impacto operativo… Debe estar.

    Respuesta
  • el 12 junio, 2020 a las 04:26
    Permalink

    Obviamente muchas cuestiones acerca de la elección de un modelo por sobre otro incluye cuestiones de perspectivas. Pero ateniéndonos a los preceptos que el mismo escritor del artículo ha hecho, el F4U tuvo un impacto operacional y obtuvo un palmarés de combate inferior al del F6F. El Hellcat fue un máquina de picar cazas japoneses, y tuvo una relación victorias/pérdidas cercanas a 19/1, una cifra realmente imposible de alcanzar por otro avión naval. Por lo tanto debería figurar en el podio en lugar del Corsair, a pesar de su longeva carrera (el último fue retirado del servicio en 1979 en la FA Hondureña) respecto del Hellcat.

    Respuesta
  • el 12 junio, 2020 a las 05:20
    Permalink

    El F9F nunca fue un buen caza. Su diseño de alas rectas fueron un hándicap demasiado grande a pesar de utilizar los mejores motores a reacción de su época, que lo hacían definitivamente subsónico. Aún así, en la guerra de Corea derribó siete aviones (cinco de ellos MiG-15) por sólo una pérdida. En una época signada por los grandes avances tecnológicos, en el que un avión podía quedar obsoleto incluso antes de su entrada en servicio, el Panther supo evolucionar en el Cougar de alas en flecha (35 grados) y tuvo una larga vida operacional. Definitivamente es una buena elección para el podio.

    Respuesta
  • el 13 junio, 2020 a las 13:59
    Permalink

    El Harrier no fue diseñado como avión naval. Desde el inicio de su carrera operacional se supuso que podría operar desde portaaviones hasta pequeñas plataformas improvisadas en cualquier buque, dadas sus características V/STOL. Su adaptación al medio marino la inició la amada española, equipando al portaaviones Dédalo (R-01) a partir de 1973 y luego por el USMC desde sus buques de guerra anfibia, pero se trataba de versiones en todo similares a las terrestres. El primer Harrier naval (BAe Sea Harrier) entró en servicio en 1980 con la RN y dieron excelente resultado en la guerra de las Malvinas (1982). Obtuvieron un palmarés realmente impresionante de 20 victorias aéreas frente a ninguna propia (aunque se perdieron 6 por distintas causas). De todas maneras no pudieron obtener la superioridad aérea total y numerosos buques británicos fueron hundidos por los aviones argentinos. La gran mayoría de los derribos se dieron por las epeciales condiciones tácticas en que se enfrentaron los aviones argentinos y británicos y fundamentalmente por el uso del misil AIM-9L todo aspecto, que no necesitaba seguir la cola del avión enemigo para enganchar el blanco.

    Respuesta
  • el 13 junio, 2020 a las 16:41
    Permalink

    El apodo “La Muerte Negra” atribuido a los pilotos argentinos para referirse al SH es una fábula construida por BAe para ayudar en las ventas del avión al exterior, que en la práctica sólo se dio en la Marina India, aunque Italia lo tuvo en consideración y finalmente eligió la versión estadounidense AV-8B. Este último, denominado Harrier II en su etapa de desarrollo en EEUU (por Mc Connell Douglas) tenía varias mejoras estructurales, nuevas alas, nueva electrónica de combate que permitía el uso de armas “inteligentes” y algunos sistemas modernizados que fueron muy bienvenidos, como los de transición de vuelo nivelado a estacionario y transición tanto de despegue como de aterrizaje, que pasaron de ser mecánicos a electrónicos, otorgando mayor seguridad en una de las operaciones de vuelo más complejas y que habían causado numerosos accidentes. Este “nuevo” Harrier estuvo operativo con las fuerzas británicas (incluso reemplazando al Sea Harier abordo de sus portaaeronaves), y aún se encuentra operativo en el USMC y las Armadas española e italiana (en la que pronto será dado de baja por el F-35B).

    Respuesta
  • el 13 junio, 2020 a las 16:50
    Permalink

    Consideramos que este avión bien puede estar en el podio, pero no por sus características sobresalientes o por su palmarés de combate, que aunque impecable no resiste un estudio serio acerca de la manera en que se dieron los combates en las Malvinas y los derribos de aviones argentinos, sino porque realmente demostró operativamente su capacidad para realizar operaciones V/STOL abordo de los buques y por ello creó una nueva categoría de buques portaaviones, los portaaeronaves STOVL, hoy en auge en muchas marinas; y por ser el “abuelo” del F-35B, hoy por hoy, el mejor exponente de ese concepto de aeronave, capaz de convertir buques con capacidad de embarque de aviones STOVL en verdaderos mini portaaviones eventuales, dotando a numerosas marinas de presencia aeronaval en las flotas sin necesidad de poseer los enormes y caros portaaviones convencionales.

    Respuesta
  • el 13 junio, 2020 a las 17:42
    Permalink

    El F-4 Phantom II debe estar en el podio, pues no sólo se trata de uno de los mejores aviones navales de la historia, sino que estableció un parámetro con el cual podían compararse el resto de los cazas y definir sus propias capacidades. El F-4 era un monstruo para su época y terminó siendo adquirido también por la USAF y el USMC. Fue diseñado bajo conceptos quizá equivocados o demasiado optimistas a nuestros ojos, como querer pretender que los misiles aire-aire podrían acabar por si solos con cualquier enemigo que se presentase. La realidad de los combates demostró que era un concepto equivocado, aunque quizá la mayor debilidad de los aviones diseñados bajo estos parámetros acusaran falencias tecnológicas más que respecto a los aviones en si mismos. Como sea, el Phantom II pudo superar la mayoría de sus falencias y consiguió adaptarse a los tiempos que corrían.

    Respuesta
  • el 13 junio, 2020 a las 17:59
    Permalink

    El Phantom II era un avión de prestaciones impresionantes, uno de los más veloces, con una enorme carga militar (armas y combustible), un gran radio de acción y toda la tecnología de su momento incorporada (a cambio de un importante costo unitario, operativo, de mantenimiento y de entrenamiento). Cumplió perfectamente el cometido para el que fue diseñado (defensa aérea de la flota de gran radio de acción) y luego se convirtió en uno de los mejores cazabombarderos de la historia. Poco más se puede pedir a semejante animal volante. Tendrá sus detractores, pero definitivamente tiene que estar en el podio. El F-14 Tomcat, en realidad es conceptualmente un F-4 modernizado, con mucha mejor tecnología (disparo hacia abajo y control de fuego simultáneo), armas (misiles BVR) y capacidades de combate cerrado desde el diseño, pero no incorporó innovaciones que hayan contribuido a cambiar los esquemas de la guerra aeronaval, como sí lo fue el F-4; en todo caso, son las mismas pero potenciadas a gran nivel.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com