Filipinas recibe gratuitamente 3 aviones de patrulla marítima TC-90 de Japón.

La disputa territorial con Pekín sobre el Mar del Sur de China sigue siendo un desafío de seguridad a pesar de la mejora en las relaciones bilaterales entre ambos países, dijo el ministro de Defensa de Filipinas al aceptar los tres aviones de vigilancia marítima donados por Japón.

Delfin Lorenzana, en un discurso pronunciado en una base naval al sur de la capital, Manila, dijo que los tres aviones japoneses TC-90 de segunda mano obsequiados por las Fuerzas de Defensa de Japón, sin duda, aumentarán la capacidad de la armada filipina para reunir información en el disputado Mar del Sur de China.

“Debemos admitir que aún queda mucho por hacer para impulsar nuestro equipo de capacidad militar con el fin de cumplir con una serie de persistentes desafíos de seguridad marítima que tenemos muy próximos”, dijo Lorenzana, identificando las disputas territoriales con China y otros países vecinos sobre las zonas ricas en recursos en el Mar del Sur de China.

China reclama casi todo el Mar del Sur de China, por donde pasan cada año alrededor de 5 billones de dólares en mercancías transportadas por vía marítima. Brunei, Malasia, Filipinas, Taiwán y Vietnam también tienen reivindicaciones en esta estratégica vía acuática.

Las tensiones entre Filipinas y China por el mar en disputa han disminuido desde que el presidente Rodrigo Duterte llegó al poder en julio de 2016 y mejoró las relaciones con Pekín a través del comercio y las inversiones chinas.

Lorenzana dijo que Filipinas también estaba preocupada por la piratería y el movimiento de bandas armadas en el Mar de Sulu y otros crímenes transnacionales, incluyendo el contrabando de drogas ilegales y la caza furtiva en ricas zonas de pesca de las aguas territoriales.

Japón tenía previsto alquilar cinco aviones de vigilancia, pero el año pasado decidió transferirlos sin costo alguno después de que se realizaran cambios en la ley de las fuerzas de autodefensa de Tokio que permitía la donación de equipos militares y de defensa excedentes a los países aliados.

El viceministro de Defensa de Japón, Tatsuo Fukuda, dijo que Tokio estaba dispuesto a ayudar a sus aliados a mejorar sus capacidades para garantizar la seguridad de las rutas marítimas internacionales y beneficiar no solo a Filipinas sino a toda la región.

Durante la ceremonia de entrega, Lorenzana y Fukuda vieron aterrizar los aviones en la base naval que vigila la desembocadura de la bahía de Manila, a cientos de kilómetros al sudeste del disputado Scarborough Shoal, una cadena de arrecifes y rocas con una extensión de 46 kilómetros, ahora patrullado por los guardacostas chinos.

La Armada dijo que los aviones de vigilancia tienen un alcance de 300 kilómetros, el doble de la capacidad de sus aviones existentes y que podrían patrullar las siete islas artificiales de China en los Spratlies, que Beijing ha convertido en bases militares.

La Marina dijo que tiene un presupuesto de casi 115 millones de dólares para adquirir dos nuevos aviones de patrulla marítima de largo alcance para mejorar su capacidad de inteligencia, vigilancia y reconocimiento (ISR).

El Beechcraft King Air TC-90 es una familia de aviones de dppñoble turbohélice diseñados y producidos por el fabricante aeronáutico estadounidense Beechcraft.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com