Foto filtrada: General Atomics ofrece la posibilidad de convertir un destructor de helicópteros japonés en portaaviones.

Japón tiene grandes ambiciones de convertir uno de sus buques de guerra más grandes en portaaviones de pleno derecho.

En las redes sociales han aparecido imágenes de una posible conversión del destructor de helicópteros japonés JS Izumo en un portaaviones completo.

Japón tiene grandes ambiciones de actualizar uno de sus buques de guerra más grandes, el denominado destructor de helicópteros JS Izumo, para convertirlo en un portaaviones completo capaz de lanzar los aviones de combate F-35C y el avión de alerta temprana E-2 en todas las condiciones meteorológicas.

La clase Izumo, el combatiente de superficie más grande de Japón, se puso en servicio con la Fuerza de Autodefensa Marítima Japonesa (JMSDF) en marzo de 2015. Los buques destructores de clase Izumo sustituyen a los destructores de la clase Hyuga, que fueron puestos en servicio en marzo de 2008.

Los buques pueden usarse para múltiples propósitos, incluyendo la guerra antisubmarina, las operaciones de mando y control, la ayuda humanitaria y las operaciones de socorro en caso de desastre, así como para proteger los territorios japoneses en el Mar Oriental de China.

Según una diapositiva filtrada de PowerPoint, la compañía estadounidense de defensa y tecnologías diversificadas General Atomics ofrece el concepto de conversión del destructor de helicópteros JS Izumo de la Fuerza de Autodefensa Marítima de Japón (JMSDF), en un portaaviones con la capacidad de lanzar y recuperar todo el espectro de aviones con capacidad de portaaviones.

General Atomics es una corporación estadounidense de energía y defensa con sede en San Diego, California, especializada en investigación y desarrollo tecnológico. Esto incluye la investigación física en apoyo de la fisión nuclear y la energía de fusión nuclear. La compañía también proporciona servicios de investigación y fabricación para portaaviones de la Marina de Estados Unidos.

El buque de guerra más costoso de la Marina, el Gerald R. Ford de 13.000 millones de dólares, también está equipado con el Sistema de Lanzamiento de Aviones Electromagnéticos de General Atomics (EMALS). El sistema (EMALS) instalado en el portaaviones clase Gerald R. Ford es más eficiente, más pequeño, más ligero, más potente y más fácil de controlar que las catapultas a vapor. Un mayor control significa que el EMALS podrá lanzar aviones más pesados ​​y ligeros que la catapulta de vapor. Además, el uso de una fuerza controlada reducirá la tensión en los fuselajes, lo que resultará en menos mantenimiento y una vida útil más larga para la aeronave.

El USS Ronald Reagan (CVN-76), a la izquierda, opera con el destructor de helicópteros JS Izumo (DDH 183) de la Fuerza de Autodefensa Marítima de Japón.

Para el destructor de helicópteros JS Izumo también se ofrecen nuevas catapultas electromagnéticas que proporcionan la gama de capacidades necesarias para lanzar y recuperar el espectro completo de aeronaves con capacidad de portaaviones, incluyendo el F-35C, el único caza de ataque sigiloso de largo alcance de quinta generación del mundo diseñado y construido explícitamente para operaciones de portaaviones.

El F-35C combina esta capacidad única de operar desde una cubierta de portaaviones con las inigualables capacidades de la 5ª Generación de sigilo, sensores fusionados y confiabilidad, lo que convierte al F-35C en el futuro caza de ataque de la Armada en el primer día de guerra.

La variante F-35C tiene alas más grandes y un tren de aterrizaje más robusto que las otras variantes, por lo que la hace adecuada para lanzamientos de catapultas y arrestos aéreos a bordo de portaaviones navales. Las puntas de sus alas también se pliegan para permitir más espacio en la cubierta del portaaviones mientras se encuentra desplegado.

El F-35C también tiene la mayor capacidad interna de combustible de las tres variantes del F-35. El F-35C lleva casi 9.000 litros de combustible interno para un mayor alcance y una mejor resistencia que cualquier otro caza en una configuración de combate. Y, al igual que el F-35B, el F-35C usa una sonda para reabastecimiento de combustible. Esto permite a la Marina operar sus portaaviones a una distancia segura de la amenaza mientras sus cazas alcanzan objetivos remotos.

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com