Francia inicia las deliberaciones para un nuevo portaaviones que sustituya al “Charles de Gaulle”.

Francia tomará una decisión sobre la sustitución de su portaaviones insignia, el Charles de Gaulle (R-91), a principios de 2020, declaró ayer martes la ministra de las fuerzas armadas francesas durante el acto de inauguración de la feria Euronaval.

El portaaviones ha estado en servicio desde 2001, pero París está buscando construir un buque que tenga en cuenta los avances tecnológicos esperados después de 2030 y sea capaz de transportar el futuro nuevo avión de combate franco-alemán.

“El Charles de Gaulle necesitará un sucesor”, dijo a la prensa la ministra de Defensa las Florence Parly en la exposición de la industria Euronaval en Le Bourget, al norte de París.

El primer paso, que comienza hoy, es la fase de estudio para determinar qué y cómo queremos que sea nuestro futuro portaaviones. Para ello, nos hemos dado un plazo de 18 meses”, dijo Parly. El presupuesto para el período de estudio será de 40 millones de euros (46 millones de dólares).

Desde que el Charles de Gaulle realizó su primer despliegue en el año 2001, tres han sido los nuevos portaaviones occidentales que se han construido. El estadounidense Gerald R. Ford, de la Armada de los EE.UU., y el Reina Isabel y el Príncipe de Gales de la Real Armada británica, que costó cada uno  alrededor de 3.100 millones de libras (4.030 millones de dólares).

El portaaviones francés “Charles de Gaulle” R-91 entrando al puerto.

Parly dijo que el estudio evaluará los requisitos de tamaño, las opciones de propulsión, tanto convencionales como nucleares, y las capacidades de lanzamiento de aeronaves.

Varias empresas de defensa francesas, desde el fabricante de aviones de combate Rafale Dassault hasta el contratista de sistemas Thales, se encuentran entre las empresas que participan en la fase de estudio.

La armada francesa completó recientemente una actualización del Charles de Gaulle que duró 18 meses en su puerto base de Toulon, en el sur de Francia. Su actividad más reciente fue como parte de las operaciones de apoyo contra los militantes del Estado Islámico en la región del Oriente Medio y su grupo de combate tiene previsto un nuevo despliegue al Océano Indico en el primer trimestre de 2019.

Reuters

4 comentarios sobre “Francia inicia las deliberaciones para un nuevo portaaviones que sustituya al “Charles de Gaulle”.

  • el 24 octubre, 2018 a las 13:28
    Permalink

    Los franceses serán más listos que los British y harán un portaaviones con lanzamiento magnético y propulsión nuclear. Menos que eso sería un fiasco, como los dos portaaviones británicos que serán linaje quieras, pero estarán siempre desaprovechados y en cierta medida hasta obsoletos. Estos solo pueden lanzar al F35 vstol, que es un F35 descafeinado y sin todo su poder ya que debe despegar por una rampa. Los franceses tienen ahora su rafale despegando como los yanquis, a tope. Yo veo más poderoso al De Gaulle que a los mamotretos de los nuevos buques británicos. Es por ello que pienso que los franceses harán un portaaviones como el de ahora, pero más grande.

    Respuesta
    • el 25 octubre, 2018 a las 15:48
      Permalink

      ? Crack el F35 es el caza más avanzado del mundo y tu querido rafale es una mierda que nadie lo quiere.

      El portaaviones del reino unido estará equipado con cazas F35 así que eso es un monstruo ? furtivo.

      Además cuando los franceses tengan que retirar a su portaaviones se gastarán miles de millones como los estadounidenses con el USS Nimitz.

      Así que económicamente sale ganando el HMS QUEEN ELIZABETH!

      Respuesta
  • el 30 mayo, 2019 a las 05:00
    Permalink

    Existen controversias acerca del tipo de portaaviones más adecuado para cada armada, pero eso depende de muchos factores. En el caso de Francia, han quedado claras dos cosas: en primer lugar, que un portaaviones propulsado por energía nuclear es extremadamente oneroso de adquirir y operar. A cambio, ofrece la ventaja estratégica de una autonomía prácticamente ilimitada durante 15 o más años (condicionado únicamente por el recambio del material fisible una única vez en su vida operativa), y solamente necesita recambios periódicos de tripulaciones y reavituallamiento, y los mantenimientos programados. Lo segundo es que un solo portaaviones de tamaño medio como el “Charles de Gaulle” es insuficiente para cubrir las necesidades estratégicas de Francia, ya que tiene intereses en lugares extremadamente alejados uno de otros, como el mar Mediterráneo, el océano Atlántico, el mar Caribe, el océano Pacífico, además de las aguas europeas. Teniendo en consideración éstas cuestiones, Francia deberá pensar claramente antes de tomar su decisión. Es un hecho que su actual portaaviones es un poco pequeño a pesar de ser nuclear, con un grupo aéreo bastante restringido para resultar del todo eficiente. Si la decisión recae en reemplazarlo por otro portaaviones nuclear, éste deberá ser de mayores dimensiones para superar sus actuales limitaciones, con lo que los costos actuales, ya muy elevados, se incrementarán. La armada francesa es acérrima defensora del sistema CATOBAR, que implica catapultas. Si la elección recae sobre un buque de energía nuclear, podrá seguir utilizando catapultas a vapor, ya que los reactores nucleares producen todo el vapor necesario para accionar las catapultas, que necesitan vapor en abundancia y en forma continua cuando se realizan operaciones de despegue asistido. La otra alternativa es la catapulta electromagnética, de prestaciones muy superiores a las anteriores, pero en la actualidad sólo EE.UU posee estos artilugios en servicio, en el CVN-79 “Gerald R. Ford”, el primero de una nueva clase, mientras que China está realizando pruebas para instalarlas en sus futuros portaaviones (a partir del tipo 004). Éste tipo de catapultas requieren mucha electricidad, y un reactor nuclear lo puede proporcionar. Así que desde muchos puntos de vista de las capacidades operativas, un buque nuclear sería la mejor opción para la marina francesa. Pero es la opción más cara, y por ello Francia debería contentarse con reemplazar el actual portaaviones nuclear por otro similar, aunque quizá de mayores dimensiones. Ahora bien, habíamos determinado que estratégicamente, para
    Francia esu importante poseer dos portaaviones; pero en este caso, la opción nuclear resultaría muy onerosa (de todas maneras sel trata de una simple y humilde opinión). Una opción más económica sería realizar un par de portaaviones convencionales, de alrededor de 45.000 t de desplazamiento, con un grupo de vuelo de alrededor de 48 aeronaves, equipados con un grupo propulsor similar al elegido para los buques de la clase “QE” británica. Es decir, un sistema EFIP turboeléctrico, para asegurar una velocidad de alrededor de 28-30 nudos y una autonomía de alrededor de 10.000 millas náuticas o aún más. Este sistema propulsivo no sólo sería altamente flexible y silencioso, sino mucho más económico de operar, y proporcionaría la energía suficiente para alimentar las catapultas EMALS y los sistemas de detección electronagnéticos, que seguramente serán los elegidos para equipar a un/unos buque/s que se espera entre/n en servicio en la década del 2030. Esta configuración resultaría óptima para operar las aeronaves de ala fija, rotatoria, drones y cualquier otra que la armada francesa disponga para esas fechas.

    Respuesta
  • el 30 mayo, 2019 a las 14:21
    Permalink

    En el caso particular del “Charles de Gaulle”, debido al tipo de reactor utilizado y a la clase de combustible nuclear que utilizan, el recambio del material fisible de sus dos reactores debía realizarse cada 5 años, aunque en la práctica se han producido cada 6-7 años promedio y para ello debe permanecer entre 12 y 15 meses en el astillero, pues estas paradas obligadas son aprovechadas para realizar otras reparaciones y modificaciones en sus sistemas y armamentos, por ejemplo. Es durante éstos períodos que la marina francesa se queda sin ningún portaaviones, de allí la necesidad de contar con al menos dos buques. Saludos.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com