Francia preparada para botar su nueva clase de submarinos nucleares.

Francia presentará su último submarino de ataque nuclear y barco líder de la nueva clase Suffren o Barracuda, durante una ceremonia oficial que tendrá lugar mañana 12 de julio en Cherbourg, Normandía, en presencia del presidente Emmanuel Macron, ministros del gobierno y altos mandos militares. 

Sin embargo, será flotado más tarde en una fecha no especificada a finales de julio, según han informado dirigentes del Groupo Naval, su constructor y la Agencia de Adquisiciones de la Dirección General de Armamentos durante una conferencia de prensa celebrada el pasado martes. 

Los seis barcos de la clase Suffren, como se conoce ahora a la clase Barracuda, reemplazarán a la anterior clase Rubis, el primero de los cuales, el FS Saphir (Zafiro), se retiró la semana pasada al final de su último crucero. Estos buques fueron construidos en los años 80 y 90. 

Con un desplazamiento de 5.300 toneladas sumergidas, la clase Suffren es exactamente el doble de grande que sus predecesores de la clase Rubis, lleva una tripulación de tamaño similar (65 en comparación con 68) y también puede alojar una docena de comandos que pueden entrar y salir nadando  por la escotilla de acceso del barco u operar un mini-submarino PSM-3G que utiliza la misma escotilla para engancharse en el barco. 

Además de los torpedos pesados ​​F21 y los misiles antibuque SM-39 Exocet, los barcos de la clase Suffren también son los primeros submarinos franceses capaces de lanzar el misil de crucero Missile de Croisière Naval (MdCN) desarrollado por MBDA para ataques de larga distancia contra objetivos terrestres. 

Los nuevos barcos también están diseñados para una mayor disponibilidad operacional, y necesitarán cambiar su núcleo nuclear una vez cada diez años, así como un período de mantenimiento de diez semanas cada año, mientras que los barcos de la clase Rubis necesitaban dos. La clase Suffren está obligada contractualmente a estar disponible durante 270 días en el mar cada año. 

Durante el diseño y el desarrollo se hizo un esfuerzo especial para mantener la firma acústica del barco lo más baja posible; esto se logró reduciendo el número de piezas móviles, especialmente en el reactor nuclear, y mediante la propulsión por bombeo y chorro de agua combinada con un mayor aislamiento. El constructor ha dicho que será uno de los submarinos más silenciosos del mundo, y esto, combinado con su sonda de vanguardia y sensores pasivos de última generación, dará a los barcos de la clase Suffren una “superioridad acústica reforzada”. 

Tarde, pero dentro del presupuesto 

En su lanzamiento, el buque tendrá un retraso de unos tres años en comparación con el calendario inicial establecido en 2006, cuando se adjudicó el contrato de desarrollo a gran escala al Grupo Naval. Vincent Martinot-Lagarde, gerente del programa Suffren de la compañía, dice que el retraso se debió a la complejidad del diseño y al hecho de que el desarrollo se estaba completando incluso cuando comenzó la construcción. Añade que, con más de 800.000 piezas, la construcción y el ensamblaje resultaron ser más largos de lo que se había previsto originalmente. 

Sin embargo, este retraso no ha dado lugar a un sobrecoste, como ocurre a menudo cuando los programas militares se retrasan. “El presupuesto del programa sigue siendo de 9.100 millones de euros, e incluye el desarrollo, la construcción de los seis barcos, las piezas de repuestos iniciales y un pequeño número de componentes importantes cuyos largos plazos de entrega requieren que se adquieran con antelación”, dijo la gerente de programa de la DGA, Emmanuelle MT.

Ese presupuesto sigue siendo válido, dijo, pero no incluye el coste de las infraestructuras que se están construyendo para albergar a los nuevos submarinos en sus dos futuras bases, en Brest y Toulon. 

Esto significa que cada barco costará alrededor de 1.300 millones de euros, con una cantidad similar para los costes de desarrollo, lo que hace que los barcos de la clase Suffren sean los más pequeños y menos costosos con diferencia de los submarinos de ataque nuclear occidentales. 

Según la Oficina Nacional de Auditoría, la Royal Navy está pagando alrededor de 1.650 millones de libras esterlinas (1.830 millones de euros) por su séptimo y último barco de la clase Astute, que con 7.500 toneladas desplaza la mitad de lo que cuesta el nuevo barco de la clase Suffren. 

La Armada de Estados Unidos calcula que el coste combinado de adquisición de los tres submarinos de la clase Virginia solicitados para su adquisición en el año fiscal 2020 ascienden a 9.274,4 millones de dólares, según el servicio de Investigación del Congreso, es decir, unos 3.100 millones de dólares (2.770 millones de euros) cada uno, aproximadamente el doble del coste de los Suffrens. Al igual que los Astutes, los barcos de la clase Virginia son 1,5 veces más grandes que los Suffren. 

Puesta en marcha para 2021

Una vez que esté a flote a finales del mes de julio, el Suffren será equipado con su núcleo nuclear en el mes de septiembre, lo que llevará a la puesta en marcha de su reactor en diciembre, según Pascal Lucas, director de propulsión nuclear de la Comisión Francesa de Energía Atómica (CEA). 

Más tarde se someterá a pruebas en tierra, pruebas de construcción en el mar durante la primavera, seguidas de pruebas de sistema de armas y pruebas de lanzamiento de armas antes de ser entregado a la Marina francesa a mediados de 2020 lo que llevará a su puesta en servicio entre principios y mediados de 2021 si todo procede normalmente. 

Los planes actuales contemplan la entrega de un barco cada dos años, los cuatro primeros deberán entregarse en 2025, lo que implica que el quinto seguirá en 2027 y el sexto y último en 2029. Los siguientes cinco barcos serán nombrados Duguay-Trouin, Tourville, De Grasse, Casabianca y Rubis. 

Estos barcos están diseñados para un ciclo de vida operativa de unos 30 a 40 años; los planes actuales prevén el desmantelamiento del sexto y último barco durante la década de 2060. 

Características 

Los seis barcos de la clase Suffren llevarán unas 20 armas pesadas (torpedos pesados ​​F21, misiles SM-39 Exocet y misiles MdCN), frente a los 14 de la clase Rubis. También son capaces de colocar minas y de operar vehículos submarinos no tripulados bajo el agua. 

– Longitud (eslora): 99 metros 
– Diámetro: 8/8 metros 
– Reactor de agua a presión; Superficies de control en forma de X traseras y alerones delanteros plegables 
– Profundidad de buceo:> 300 metros (algunas fuentes dicen> 350 metros) 
– Velocidad: 27 nudos sumergido. 
– Resistencia: 70 días 
– Tripulación: 65 + una docena de comandos 
– Capaz de transportar un mini submarino PSM-3G instalado en la cubierta trasera así como los drones. 

Defense Aerospace.com

3 comentarios en “Francia preparada para botar su nueva clase de submarinos nucleares.

  • el 11 julio, 2019 a las 17:51
    Permalink

    Un país digno de admirar tiene la suficiente capacidad tecnológica para no depender de nadie y producir su propio armamento.

    Respuesta
    • el 12 julio, 2019 a las 21:00
      Permalink

      Siempre y cuando Francia se mantenga aliado de Estados Unidos la paz se mantendra solida entrre las naciones, . Lo mismo con Gran Bretaña,Alemania, España. Olanda exetera….!

      Respuesta
      • el 13 julio, 2019 a las 14:06
        Permalink

        Excelente maquina, misiles de crucero propios, impresionante trabajo en cuanto a la firma acústica, y unas contramedidas hard-kill bien chulas, ojalá algún día consoliden esa idea de un ejército europeo continental autonomo como le gustaría también a Alemania, pero difícil de materializar mientras el sionismo siga tan arraigado y presente en el estado profundo francés.

        Respuesta

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com