Gran Bretaña comprará aviones E-7 Wedgetail en un acuerdo de casi 2.000 millones de dólares.

La Royal Air Force de Gran Bretaña operará una flota de cinco aviones de alerta temprana y control Wedgetail en un acuerdo de casi 2.000 millones de dólares con Boeing.

El Ministerio de Defensa británico anunció ayer que el secretario de Defensa, Gavin Williamson, había firmado el acuerdo con Boeing para reemplazar a la actual flota de aviones E-3 Sentry.

Las cinco aeronaves, basadas ​​en el avión comercial Boeing 737 NG, serán modificadas al estándar E-7 AEW por la compañía británica local Marshall Aerospace and Defence Group con sede en Cambridge, al este de Inglaterra.

La compañía es más conocida por modificar y dar asistencia a los clientes del Hércules C-130 de Lockheed Martin en Gran Bretaña y en otros lugares, aunque también ha comenzado a trabajar recientemente en modificaciones especiales de funciones en otras plataformas.

Se espera que el acuerdo mantenga unos 200 puestos de trabajo en Marshall, y que abra la puerta a futuros trabajos de apoyo.

El anuncio no hace referencia a los plazos del programa, pero fuentes del Ministerio de Defensa señalaron que el trabajo comenzará de inmediato con la entrega de la primera aeronave programada para 2023, un poco más tarde de lo que se esperaba originalmente.

Las aeronaves se necesitan con urgencia para reemplazar la capacidad de deterioro en las antiguas plataformas E-3D Sentry de la RAF, que han sufrido altas tasas de indisponibilidad en los últimos años.

Doug Barrie, analista aéreo del grupo de expertos del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos en Londres, afirmó que la mejora de las capacidades de la RAF en el control de alerta aerotransportada era una prioridad absoluta.

Es el cuarto éxito de exportación del Wedgetail tras su compra por parte de Australia, Corea del Sur y Turquía. Curiosamente la aeronave no es operada por el ejército estadounidense.

Un E-7 Wedgetail australiano recibe combustible en vuelo.

La compra británica se basará en la versión australiana del avión. La compra abrirá importantes oportunidades de exportación para los proveedores australianos que ya tienen la tecnología instalada en los aviones Wedgetail.

El acuerdo es una señal más del fortalecimiento de la cooperación industrial y militar de Gran Bretaña. El año pasado, Australia acordó comprar una flota de fragatas tipo 26 de BAE Systems similares a los buques de guerra antisubmarinos ya encargados por la Royal Navy.

Los vínculos más estrechos con Australia fueron uno de los puntos recogidos por Williamson en el comunicado emitido por el Ministerio de Defensa.

“Este acuerdo refuerza nuestra vital asociación militar con Australia. “Operaremos los mismos cazas F-35 de última generación y los buques de guerra de clase mundial tipo 26, y este anuncio nos ayudará a trabajar aún más estrechamente”, agregó.

Las tripulaciones británicas han estado entrenando en el Wedgetail en Australia desde el año pasado.

Williamson anunció que el Ministerio de Defensa había iniciado conversaciones con Boeing y la Royal Australian Air Force sobre una posible compra. Los británicos optaron por la compra de un solo proveedor sin dar oportunidad a la competencia, una decisión que ha enojado al Comité de Defensa Parlamentario y a los proveedores de la industria rival, en particular a Airbus y Saab , que se asociaron para ofrecer el radar Erieye de Saab compatible con el fuselaje del Airbus A330.

La firmeza del acuerdo para la compra del Wedgetail se adelanta a la primera entrega prevista de otra plataforma basada en el Boeing 737: el avión de patrulla marítima P-8 Poseidón.

Un centinela de los mares P- 8 Poseidón de la Royal Australian Air Force.

El primero de los nueve P-8 está programado para ser entregado a la RAF en la base de Lossiemouth, Escocia, en la primavera de 2020.

Andrew Chuter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.