Guerra psicológica: el portaaviones estadounidense USS Carl Vinson nunca viajó hacia las costas norcoreanas.

Pese a las declaraciones amenazadoras de EEUU sobre el grupo aeronaval encabezado por el USS Carl Vinson, que supuestamente se dirigía hacia las costas de la península de Corea, el portaaviones se encontraba en realidad a miles de millas, en las tranquilas aguas del océano Índico.

Mientras que en la península de Corea aumentaban las tensiones relacionadas con las declaraciones del almirante estadounidense Harry Harris, el secretario de Defensa, James Mattis, y el propio presidente de EEUU, Donald Trump, acerca de “una armada muy potente” que se encaminaba a las costas de la península coreana, el grupo aeronaval, en realidad, iba a participar en unos ejercicios programados con Australia, según informó Defense News.

Además, en la fotografía, publicada por la Armada de EEUU, se observa que, el 15 de abril, el portaaviones y otros tres buques de escolta,  estaban navegando en las aguas del estrecho de la Sonda, entre las islas indonesias de Sumatra y Java a más de 5.600 kilómetros del lugar en el que la Casa Blanca dijo que estaban. Otras fotografías posteriores de la Marina de EEUU demuestran que más tarde del mismo día, los buques seguían en el Índico.

La presencia del grupo aeronaval de EEUU y la amenaza del ataque militar contra Corea del Norte alteraron seriamente las opiniones de los chinos y la retórica de los medios locales. El canciller chino, Wang Yi, advirtió que llegaban “nubes de tormenta” y aumentaba el riesgo de conflicto.

Lo que no queda claro es si se trató de un engaño deliberado, diseñado para asustar al líder norcoreano Kim Jong-Un, un cambio de planes de última hora o simplemente un fallo en las comunicaciones.

A juicio de los analistas del gigante asiático creen que se trató de una guerra psicológica o un farol como parte de un juego bien pensado. Uno de los que sostiene esta teoría es Cai Jian, experto del Centro de Estudios Coreanos de la Universidad de Fudan en Shanghái, citado por The Washington Post.

​Otro especialista —Ross Babbage, científico del Centro para Evaluaciones Estratégicas  con sede en Washington, citado por el mismo medio— defendió la maniobra afirmando que “es posible que esta medida represente una señal militar” de EEUU.

“Es más que un ‘bluff’. Un farol significa ausencia de intención seria. Y la actual Administración estadounidense no gasta bromas y actúa muy en serio. Los intentos de hacer a Corea del Norte abandonar la idea de la creación de armas nucleares duran ya cuatro décadas”.

Según Babbage, es posible que antes de enviar el grupo aeronaval rumbo a las costas coreanas,  la Administración Trump haya decidido “darle un poco de tiempo a China” para que presione a Corea del Norte.

Citando a fuentes de Corea del Sur, el medio Korea Herald informó que “el grupo aeronaval de combate se uniría a la Marina de Guerra de Corea del Sur para llevar a cabo ejercicios navales a gran escala, cuyo objetivo es contrarrestar las provocaciones de Pyongyang”.

Según el medio surcoreano Yonhap, el 25 de abril el portaviones nuclear USS Carl Vinson entrará en el mar de Japón, donde además estarán los portaviones USS Ronald Reagan y USS Nimitz.

No obstante, tras la revelación actual, quedará por ver si los grupos navales estadounidenses realmente se dirigen a las costas coreanas o si se trata de otro farol.

Por su parte el viceministro de Relaciones Exteriores norcoreano, Han Song-Ryol, informó a la BBC que Corea “continuará realizando pruebas con misiles cada semana, cada mes, cada año”. “Si Estados Unidos invade nuestra soberanía, provocará una reacción inmediata y responderemos con un ataque nuclear preventivo a nuestro estilo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *