¿Ha sido el MiG-29 el peor avión de combate de Rusia?

El Mikoyan MiG-29 es uno de los aviones de combate más popular y conocido del mundo. Actualmente presta servicio en las fuerzas aéreas de la CEI (Comunidad de Estados Independientes) la organización supranacional compuesta por diez de las quince exrepúblicas soviéticas, y en algunos países como Argelia, Bangladés, Corea del Norte, Perú, etc, junto con algunos países de la OTAN. Es el quinto avión de combate más común del mundo.

A pesar de su popularidad, desde hace tiempo se ha considerado que el diseño tiene algunos defectos significativos y en consecuencia ha visto perder numerosos combates cuando se ha enfrentado a los diseños occidentales. A medida que la United Aircraft Corporation de Rusia intenta modernizar y poner a la venta el caza de cuarta generación MiG-29, bajo el nuevo nombre de “MiG-35”, se plantea la pregunta: ¿Se puede salvar el MiG-29?

Cuando el MiG-29 entró en escena por primera vez en la década de 1980, fue concibió como un avión de combate de superioridad aérea de “gama baja” que podía adquirirse en mayor número a un coste menor, a diferencia del Su-27, que se consideró la solución de gama alta.

Un Su-27 de la Fuerza Aérea rusa.

Mientras que el Su-27 Flanker no tuvo ninguna exportación hasta los últimos años de la Unión Soviética, el MiG-29 ya estaba destinado a la exportación cuando todavía estaba en desarrollo. Como tal, el MiG 29 (MiG-29 Fulcrum, en denominación OTAN), carecía de muchos sistemas avanzados que se encontraban en el Sukhoi Su-27 como su capacidad de radar, radio de combate, limitaciones en electrónica, controles analógicos tipo reloj, etc

Mientras que el Su-27 presentaba un avanzado sistema computarizado fly-by-wire que permitía una estructura aerodinámica estable, el MiG-29 a pesar de un diseño similar del motor y de las alas, no lo tenía, sino que dependía de un sistema tradicional de superficies de control hidráulico. El MiG-29 también contenía un radar menos potente y tenía mucho menos combustible interno en relación con el Sukhoi.

Sin embargo, los dos aviones fueron similares en muchos aspectos. Ambos se centraron en armamento de búsqueda de calor, con sensores bulbosos de Búsqueda y Seguimiento Infrarrojo (IRST) en la nariz de ambos aviones. Estos se integraron con el avanzado misil R-73 de empuje vectorial, que podía acoplarse a una mira montada en el casco que permitía al piloto fijarse en un objetivo simplemente mirándolo.

A pesar de estas similitudes, la naturaleza de gama baja del diseño limitó las capacidades del MiG-29 para llevar a cabo el combate a un alcance visual superior (BVR). El radar de menor potencia limitaba la capacidad del avión para buscar y fijar objetivos a cierta distancia, y el avión solo presentaba seis puntos externos de armamento. Esta versión inicial del MiG-29 puede ser llamada la versión 9.12 y fue exportada a los países del Pacto de Varsovia.

Las versiones posteriores del MiG-29 resolvieron algunos de estos problemas. El MiG-29S (9.13), construido para uso doméstico, presentaba un radar mejorado que podía disparar el misil aire-aire de localización de radares activos R-77 y aumentar el número de puntos de armas externos a ocho.

Casi al mismo tiempo que se completaban estas actualizaciones, la reputación del MiG-29 estaba a punto de recibir una derrota. Aunque los números exactos son inciertos, a los MiG-29 iraquíes (9.12s) no les fue bien contra el poder aéreo de la coalición durante la Operación Tormenta del Desierto. Ocho años más tarde, los MiG-29 yugoslavos (también 9.12) sufrieron pérdidas significativas al enfrentarse a la potencia aérea de la OTAN sobre los Balcanes.

Mientras que Rusia obtuvo una segunda ola de exportaciones a países africanos y asiáticos en la década de 1990, la mayoría del tipo MiG-29SE, -un MiG-29S degradado para la exportación-, su futuro parece estar en peligro.

La mayoría de los antiguos MiG-29 del Pacto de Varsovia están ahora en manos de los países de la OTAN, por lo que, naturalmente, no tienen futuro en el servicio. Polonia ha mantenido sus MiGs en servicio en gran medida mediante el desarrollo de su propia industria artesanal, que realiza revisiones y reparaciones. Pero incluso ahora, Polonia está tratando de retirar el MiG del servicio y probablemente lo reemplazará con el F-16.

Un MiG-29 desmontado de la Fuerza Aérea polaca en revisión.

Para otros clientes de exportación, los mayores rivales del MiG son las variantes del Su-27. Mientras que los llamados MiG-29 de “segunda generación” como el MiG-29M y MiG-29SMT (tecnología MiG-29M aplicada a fuselajes 9,13) elevaron el nivel de aviónica hasta al de las variantes contemporáneas del Su-27, estas actualizaciones no han resultado baratas. Además, las actualizaciones de SMT tienen revisiones mixtas de calidad. En particular, la Fuerza Aérea Argelina que canceló su pedido de MiG-29SMT a favor de más Su-30MKA.

Ahí radica el problema para el MiG-29. Si bien puede alcanzar el mismo nivel de características que el Su-27, el coste de actualizarlos a ese nivel hace que el coste unitario se aproxime al de las variantes mejoradas del Su-27.

El coste de un Su-30MK2 se estimó entre 35 y 37 millones de dólares en 2013, y el coste de un MiG-35 es de unos 46 millones de dólares. Mientras que las variantes recientes del Su-27 (como el Su-35) tienen precios de alrededor de 80 millones de dólares, estas variantes tienen radares AESA y motores vectoriales de empuje avanzados, características que se eliminan del MiG-35 por razones de coste.

Un MiG-29 de la Fuerza Aérea de Perú.

En combate, el Su-27 ha superado constantemente al MiG-29, ganando un 5 a 0 contra el rival durante la guerra entre Eritrea y Etiopía. Con costes unitarios aproximadamente iguales y capacidades similares, es una decisión bastante simple ir con el avión que fue diseñado desde el principio para ser mejor que el otro, y lo ha demostrado en los combates.

Mientras que el MiG-35 ha conseguido un gran pedido con Egipto, y otro más pequeño con Irak, estas cifras son muy inferiores al número de ventas de Sukhoi que se han producido en el mismo período de tiempo. Es probable que esta tendencia continúe en el futuro.

Charlie Gao

Un comentario sobre “¿Ha sido el MiG-29 el peor avión de combate de Rusia?

  • el 23 octubre, 2018 a las 18:10
    Permalink

    Buen comentario, solo que no tiene presente algunas pequeñas cosas como que las guerras en las que ha participado con derrotas, fueron de total supremacía aérea para el enemigo y aviones que tenían tecnologías un paso por delante. En la invasión a IRAQ, algunos derribos se anotaron los MIG 29, con misiles de poca monta como es el R60, las fuerzas agresoras contaban con numero impresionantes de aviación dirigida por AWACS. En el caso de la agresión de la OTAN a Yugoeslavia sucedió lo mismo, más que los F15 y F16 que combatían, ya contaban con misiles activos como el AIM120 y los pocos Mig 29 de Yugoeslavia tenían solo el R27 semi activo.

    Al revés paso en el incidente de Kargil en la India, pues los F16 paquistanies, con sus AIM9 y sus AIM7, no salieron a contrarrestar a la aviación de la India, que atacó con MIG 21, 27 y Mirage, dado que la función CAS la estaban garantizando MIG 29 patrullando con sus R27 ET y R73. Por ende, en igualdad de oponentes no son tan malos los FULCRUM.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com