Historia: dos submarinos armados con misiles nucleares chocaron en 2009.

El 3 de febrero de 2009, a última hora de la noche, la tripulación del submarino nuclear francés Triomphant sufrió una especie de conmoción. El submarino de 138 metros de eslora, el barco principal de los cuatro que sirven hoy en día como parte clave de la fuerza de ataque nuclear de Francia, regresaba a puerto sumergido bajo los pesados mares del Atlántico oriental cuando algo impactó violentamente contra su proa y su vela.

El 6 de febrero el Ministerio de Defensa francés informó que el submarino había sufrido una colisión con un “objeto sumergido (probablemente un contenedor)”. Ese mismo día el Triomphant regresó a su base en Ile Longue, Brest, escoltado por una fragata.

Curiosamente, el HMS Vanguard, un submarino nuclear de la Royal Navy británica de clase Vigilant, también sufrió una colisión esa noche. El primero de su clase, el Vanguard mide 150 metros de eslora y desplaza 16.900 toneladas cuando está sumergido.

En algún momento, las dos armadas compararon notas. El 16 de febrero anunciaron que los dos submarinos “entraron brevemente en contacto a muy baja velocidad mientras estaban sumergidos”. Afortunadamente, ningún miembro de la tripulación resultó herido en el accidente, aunque se calcula que las reparaciones costarían un mínimo de 50 millones de libras.

Cuando el Vanguard regresó a su base de Faslane (Escocia), estaba visiblemente destrozado en su compartimento de misiles y en su costado de estribor.

“El submarino francés había arrancado un trozo enorme de la parte delantera del HMS Vanguard y había rozado el costado del barco”, afirmó posteriormente William McNeilly, un denunciante que sirvió en el programa de submarinos nucleares del Reino Unido. “Los grupos de botellas de aire de alta presión (HPA) colgaban y golpeaban contra el casco de presión. Tenían que volver a puerto base lentamente, porque si uno de los grupos de botellas HPA hubiera explotado habría creado una reacción en cadena y enviado el submarino en picado al fondo”.

En el lado francés, las declaraciones oficiales indicaron que los daños del Triomphant se limitaron a su cúpula de sonar activo Thales en la punta de la proa de estribor. Sin embargo, un periódico regional informó más tarde de que tanto la torre de mando como el plano de la vela de estribor estaban deformados, lo que implicaba múltiples impactos.

Por supuesto, lo más alarmante fue que ambos buques estaban diseñados para llevar misiles nucleares: dieciséis misiles balísticos M45 en el Triomphant y el mismo número de misiles Trident II a bordo del Vanguard, cada uno con 4 y 6 cabezas nucleares respectivamente. Perder semejante potencia de fuego apocalíptica en el fondo del océano habría sido una catástrofe. Sin embargo, las cabezas nucleares no son susceptibles de “estallar” como resultado de una colisión.

No se puede decir lo mismo de los reactores nucleares que alimentan a los dos barcos. Una colisión lo suficientemente grave podría haber roto la contención de los reactores, irradiando a la tripulación y la extensión de aguas oceánicas circundantes. Afortunadamente, el Ministerio de Defensa británico aseguró que “no se comprometió la seguridad nuclear”.

Entonces, ¿quién tuvo la culpa de este roce potencialmente catastrófico de acero frío y acuoso? En cierto modo, lo más alarmante puede ser que la tripulación no cometiera ningún error y que el error pueda residir realmente en la estrategia secreta de los submarinos de misiles balísticos, que puede ser difícil de cambiar.

Mientras que un submarino de ataque está siempre al acecho de otros barcos y submarinos y a menudo trata de hacer sombra a los de naciones extranjeras, un submarino de misiles balísticos quiere estar solo y no ser detectado bajo el océano. Estos submarinos sirven como garantía sigilosa de que cualquier ataque mortal contra su país de origen podría ser correspondido con un ataque nuclear desde un misil balístico lanzado desde un submarino (SLBM). Mientras que un hipotético agresor podría esperar eliminar las fuerzas nucleares terrestres y aéreas de una nación con un ataque preventivo, los submarinos ocultos en las profundidades del planeta serían imposibles de localizar y destruir de forma fiable, al menos no todos, y sólo mientras no transmitan su presencia.

Sin embargo, se podría pensar que dos submarinos que pasen lo suficientemente cerca como para rascarse la espalda deberían ser capaces de detectar la presencia del otro. No obstante, los submarinos modernos se han vuelto muy silenciosos, gracias a los cascos en forma de lágrima, las hélices superiores y las baldosas anecoicas que absorben el sonido, entre otras tecnologías. Como dijo con humildad el ministro de Defensa francés, Hervé Morin: “Nos enfrentamos a un problema tecnológico extremadamente sencillo, y es que estos submarinos no son detectables”.

Un submarino sumergido puede utilizar un sonar activo o pasivo para detectar otros submarinos. El sonar pasivo consiste básicamente en utilizar audífonos para escuchar el agua circundante, pero eso podría no ser adecuado para detectar un submarino moderno que se mueve lentamente. Un submarino podría emplear su sonar activo para crear ondas sonoras que se reflejen en otros objetos submarinos, mejorando su poder de detección. Sin embargo, esto también transmitiría la posición del submarino a cualquier otra persona que esté escuchando. Dado que la principal prioridad de un submarino de misiles es evitar ser detectado, tanto el Triomphant como el Vanguard se basaban exclusivamente en el sonar pasivo, y ninguno de los dos submarinos detectó al otro con él.

Las colisiones entre submarinos no son desconocidas. Por lo general, se trata de un submarino que sigue a otro demasiado de cerca, como ocurrió en la colisión del K-407 ruso y el USS Grayling en 1993. Esto ha llevado a especular que el Triomphant estaba persiguiendo al Vanguard. Sin embargo, este tipo de juegos del gato y el ratón son propios de los submarinos de ataque, no de los de misiles.

Puede parecer enormemente improbable que dos submarinos chocaran al azar en el vasto volumen del océano. Sin embargo, la explicación puede ser que los submarinos tienden a operar en ciertas regiones submarinas comunes, lo que aumenta significativamente la todavía remota posibilidad de colisión. “Ambas armadas quieren zonas tranquilas, profundas, más o menos a la misma distancia de sus puertos de origen”, señaló el ingeniero nuclear John Strong en una entrevista con la BBC. “Así que en estas zonas de estaciones hay bastantes submarinos, no sólo de la Armada francesa y la Real, sino también de Rusia y Estados Unidos”.

La solución para evitar más colisiones sería coordinar las patrullas de submarinos entre las naciones para evitar operar en el mismo lugar al mismo tiempo, pero eso va en contra de la lógica paranoica que subyace a las patrullas de misiles balísticos. Después de todo, incluso la información compartida entre aliados podría teóricamente ser obtenida por una nación hostil para ayudar a localizar los submarinos con misiles y llevarlos a destruir. Aunque se criticó a Francia por no compartir sus rutas de patrulla con la OTAN, en realidad incluso la información sobre la gestión del espacio acuático compartida entre el Reino Unido y Estados Unidos no incluía los submarinos con misiles balísticos, según el New York Times.

La colisión entre el Triomphant y el Vanguard sugiere que lo que parecía un acontecimiento extraordinariamente improbable -una colisión entre submarinos nucleares en medio del océano haciendo todo lo posible por permanecer discretos- podría no serlo en realidad. Compartir más datos entre los aliados para mitigar los riesgos de futuras colisiones probablemente mejoraría, y no debilitaría, la seguridad tanto de esos submarinos como de las naciones que defienden.

Sébastien Roblin

4 thoughts on “Historia: dos submarinos armados con misiles nucleares chocaron en 2009.

  • el 15 marzo, 2021 a las 01:29
    Permalink

    Que se abran dicho despues los britanicos y franceses y quien pago al final.

    Respuesta
  • el 15 marzo, 2021 a las 12:09
    Permalink

    Ya es mala suerte, y aunque estén patrullando en una zona de interés común, el océano es enorme. Debe de ser más fácil que te toque el Euromillones a que colisionen dos submarinos que no se iban marcando uno a otro (o eso dicen).

    Respuesta
  • el 15 marzo, 2021 a las 15:14
    Permalink

    Si dos submarinos modernos no son capaces de escucharse con el sonar pasivo… Eso quiere decir que son prácticamente inmunes e indetectables entre ellos. Los submarinos de ataque sólo son útiles contra buques de superficie entonces. Que algún experto en la materia me aclare porque no entiendo cómo es posible esto.

    Respuesta
    • el 15 marzo, 2021 a las 16:52
      Permalink

      Para eso está el sonar activo, para detectar lo que el pasivo no detecta. Y para eso los submarinos de ataque pueden llevar un sonar remolcado.

      Y por eso es tan necesario disponer de fragatas de lucha antisubmarina, con sus helicópteros y aviones de vigilancia marítima ASW, porque estos sí que utilizan sonar activo a tutiplén.

      De todas las formas, poner en jaque los buques de superficie no es poco.

      Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.