Holanda comprará nueve F-35 más por 1.100 millones de dólares.

El gobierno holandés anunció ayer martes sus planes para comprar nueve aviones F-35 más de Lockheed Martin, en una medida que elevaría el inventario del país hasta 46 aeronaves.

La adquisición prevista de mil millones de euros “sentará las bases” para un tercer escuadrón F-35 de la fuerza aérea holandesa, un plan que los funcionarios del gobierno presentaron por primera vez a finales de 2018, según un comunicado publicado en la web del ministerio de defensa.

Se espera que los aviones adicionales contribuyan al objetivo de la fuerza aérea de tener cuatro aviones disponibles para las misiones de la OTAN, al mismo tiempo que realizan operaciones de defensa del territorio nacional  y tienen en cuenta las necesidades de entrenamiento y el tiempo de inactividad en el mantenimiento.

Para completar un tercer escuadrón se necesitarían 15 aviones adicionales, sin embargo, los funcionarios de la alianza ya se lo han dicho a los holandeses, lo que provocó que el año pasado se hablase en los Países Bajos de un número potencialmente más alto con el tiempo.

Los holandeses quieren que los F-35 reemplacen a su flota de F-16. La vecina Bélgica seleccionó el avión de quinta generación en el otoño de 2018, anunciando una compra prevista de 34 unidades.

Un F-35A de la Real Fuerza Aérea de los Países Bajos.

Dick Zandee, analista de defensa en el grupo de expertos Clingendael en La Haya, declaró a Defense News que la adquisición anunciada de nueve F-35 más goza de un “amplio apoyo” en el parlamento holandés. Añadiendo que los líderes del gobierno ya habían incluido el gasto en nuevas aeronaves en su informe anual a la OTAN para mostrar el impulso en el avance del país hacia el gasto del 2 por ciento del producto interior bruto en las fuerzas armadas.

Funcionarios del gobierno le han dicho al parlamento que quieren dar a la oficina del programa estadounidense un aviso formal para comprar los aviones adicionales antes de fin de año. Los holandeses quieren los F-35 de la configuración más nueva, lo que significa que cualquier cambio en el calendario de entregas internacional causado por la reciente expulsión turca del programa F-35 probablemente no tendría importancia.

La administración Trump ha expulsado a Turquía del programa por la compra por parte del país del sistema de defensa aérea ruso S-400. Los funcionarios estadounidenses temen que la ubicación conjunta de los dos sistemas permita a Rusia obtener información valiosa sobre los aviones simplemente sometiéndolos a los sensores del S-400.

Sebastian Sprenger

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com