Indra afirma liderar el desarrollo de un sistema de protección electrónica de la UE para los futuros aviones.

El especialista español en electrónica militar Indra ha tomado la iniciativa en un programa destinado a equipar a los futuros aviones militares europeos con nuevas capacidades de guerra electrónica, según un anuncio de la compañía.

El proyecto, denominado Airborne Electronic Attack, se enmarca dentro de la última serie de iniciativas de la Unión Europea denominadas PESCO, cuyo objetivo es fomentar la colaboración entre los países miembros en áreas militares clave. Además de España como país líder, Indra señala que también participan Francia y Suecia, al igual que Alemania e Italia, aunque estos países siguen ausentes de una lista publicada por la Agencia Europea de Defensa.

Según fuentes de la industria, la agencia podría entregar un contrato para comenzar a trabajar en el proyecto en el primer trimestre de 2020. Se espera que los países socios posicionen a sus respectivos proveedores en el mercado, como, Thales, Saab, Hensoldt y Leonardo

El proyecto de ataque electrónico aerotransportado de la UE podría asumir parte del trabajo de apoyo para un caza tripulado bajo el programa Future Combat Air System (FCAS), un arma aérea de nueva generación desarrollada por Francia, Alemania y España. Ese futuro avión necesitará sofisticadas capacidades de interferencia, y el formato PESCO podría ofrecer a Indra una vía de acceso para compartir el trabajo del programa principal en un momento en que los detalles de la participación de España aún no se han resuelto por completo.

Indra es también el líder de la industria nacional española en FCAS, mientras que Airbus y Dassault desempeñan estos papeles en Alemania y Francia, respectivamente. Las compañías de defensa españolas esperan que un tercio del negocio fluya del programa, señaló un portavoz de Indra.

Según la compañía, el nuevo proyecto PESCO tiene como objetivo desarrollar un arma de guerra electrónica que pueda ser instalada dentro de aviones de combate o transportada a través de pods externos. En su declaración, Indra pone en relieve el carácter defensivo de este sistema, al afirmar que se espera que este requisito aumente en importancia a medida que los avances en las armas antiaéreas amenacen con hacer de la aviación militar una misión arriesgada en las próximas décadas.

“Las unidades aéreas de combate tripuladas y no tripuladas europeas dependerán de esta capacidad para llevar a cabo sus misiones de forma segura en territorio hostil y alcanzarán la superioridad en el espectro electromagnético”, asegura la compañía.

“El propósito de este sistema es preparar una plataforma aérea para llevar a cabo misiones como la supresión de las defensas aéreas enemigas, la escolta de otras plataformas, la realización de ataques no convencionales y proporcionar apoyo a los ataques”.

Mientras tanto, otras compañías europeas han comenzado a reclamar porciones de esos nuevos proyectos de PESCO que incluyen ángulos directos de desarrollo de productos. El fabricante de misiles MBDA, por ejemplo, ha anunciado su intención de desempeñar un papel destacado en el desarrollo de un nuevo misil interceptor bajo el proyecto TWISTER, que significa Timely Warning and Interception with Space-theatre Surveillance.

Francia es el país que lidera este proyecto y Finlandia, Italia, los Países Bajos y España figuran en la lista de participantes.

Sebastian Sprenger

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com