Japón decide asociarse con EE.UU. para un nuevo caza y abandona el Tempest británico.

Japón ha dicho que trabajará con Estados Unidos en lugar de hacerlo con Gran Bretaña en el desarrollo de un nuevo avión de combate, según los medios locales.

The Sankei News informó que Japón había decidido crear un grupo de trabajo de empresas aeroespaciales locales y estadounidenses para desarrollar el sucesor del actual caza F-2 japonés, lo que significa que Japón no participará en el proyecto del caza británico Tempest.

El informe añade que Gran Bretaña ha perdido la carrera para el programa de desarrollo conjunto porque “quiere liderar su proyecto y Japón no está dispuesto a participar en el desarrollo conjunto con otros países asociados del programa Tempest”.

El gobierno japonés está considerando declarar oficialmente a Estados Unidos como su socio preferido en el desarrollo conjunto del avión, después de las conversaciones que mantienen en curso que se prolongarán a lo largo de este año.

El programa de desarrollo de Defensa a Medio Plazo (MTDP), creado en 2018, establece que Japón comenzará el desarrollo muy pronto y buscará la cooperación internacional de su próximo avión llamado provisionalmente F-3 o F-X.

Mitsubishi F-2 de Japón.

Japón quiere liderar el proyecto para mantener una base sólida en el desarrollo de aviones de combate dentro del mercado interno, después de recibir diseños y prototipos de Northrop Grumman, Lockheed Martin y BAE Systems.

Una pregunta clave en las negociaciones con Estados Unidos será si Japón puede mantener su deseado papel de liderazgo en el proyecto.

Según funcionarios del gobierno, alrededor de 10 empresas japonesas, incluidas Mitsubishi Heavy Industries, IHI Corporation y Toshiba, participarán en la conferencia.

Japón pedirá a tres compañías estadounidenses, incluyendo Lockheed Martin y Boeing, que asistan a la conferencia.

Se espera que las conversaciones cubran los puntos en los que pueden cooperar en cada campo, como el código fuente del software del avión y las habilidades de sigilo que les permitirían evitar la detección del radar enemigo.

Supuesto concepto del futuro caza sigiloso de Japón.

En términos de especificaciones, el F-3 será un caza bimotor capaz de montar seis armas internas. El avión complementará a los F-35 más ligeros. El desarrollo del F-3 espera salvar la brecha entre China y Rusia que han desarrollado y desplegado aviones avanzados en la región.

Desde la Segunda Guerra Mundial, Japón ha producido sólo dos aviones de combate, el ahora retirado F1 de 1975 y el F-2 de 2006. Este último se eliminará progresivamente para 2030 o cuando se complete el F-3.

Japón satisface la mayor parte de sus necesidades de aviones de combate comprándolos a Estados Unidos, el F-3 permitirá a Tokio mantener su capacidad de diseño aeroespacial nacional y al mismo tiempo enviar un claro mensaje a los enemigos de la región sobre su capacidad tecnológica.

Con China fuertemente apostando por la inversión en nuevas tecnologías y  aumentando los gastos militares, los japoneses han elegido no quedarse parados y dejar de depender únicamente de los aliados occidentales para su defensa.

Fernando Valduga

6 thoughts on “Japón decide asociarse con EE.UU. para un nuevo caza y abandona el Tempest británico.

  • el 22 abril, 2020 a las 03:39
    Permalink

    Pero que locura que tiene Japon, va siguiendo un bucle sin salida de las mismas decisiones: que va solo, que va con los ingleses, que va con los yanquis, que va solo..

    Respuesta
  • el 22 abril, 2020 a las 04:36
    Permalink

    Jugada maestra de los nipones y palo gordísimo para los “Fish & chips”, se hablaba que Japón quiere una especie de mix entre el F-22 y el F-35.

    Respuesta
    • el 2 mayo, 2020 a las 14:41
      Permalink

      A ver si lo que quieren es resucitar el F22 versión Japón. Sería un win-win.

      Respuesta
  • el 22 abril, 2020 a las 17:22
    Permalink

    La mejor decision de los japs!

    Respuesta
  • el 23 abril, 2020 a las 03:58
    Permalink

    Coincidimos plenamente con Gustavo. Por un montón de razones que hemos expuesto en otros artículos referidos al tema, resulta beneficioso la asociación de Japón con empresas estadounidenses. Es la mejor opción. Por una parte, la capacidad estadounidense en tecnologías de sigilo no tiene parangón con ninguna otra en el mundo. Por otra parte, la posibilidad de Japón de liderar el proyecto implica una enorme inversión que el país del sol naciente deberá afrontar; pero por otra parte todas las tecnologías conjuntas que se produzcan, teóricamente, no estarán sujetas a los intereses de los congresistas estadounidenses (o sea su política proteccionista) y podrán disponerlas libremente. Por consiguiente, el desarrollo de sistemas y armas del futuro F-3? no se verá restringido. Con respecto a la pregunta si Japón podrá mantener el liderazgo del proyecto, creemos que si, tanto financieramente como tecnológicamente.

    Respuesta
  • el 29 mayo, 2020 a las 18:42
    Permalink

    Japón debe asociarse con Corea del sur e Indonesia y en suma hacer el proyecto Kai kfx o f3 para Japón, al fin y al cabo su enemigo es China.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com