Japón elige el radar de Lockheed para las baterías de Aegis Ashore

Japón ha confirmado haber elegido a Lockheed Martin Corp para construir un nuevo y poderoso radar para dos estaciones de defensa de misiles balísticos Aegis (BMD) con un coste de miles de millones de dólares, con el objetivo de protegerse contra los ataques de misiles de Corea del Norte.

La decisión es la última señal de que Japón sigue avanzando con sus planes de reforzar sus defensas a pesar de la promesa de desnuclearización de Corea del Norte. La compra también podría ayudar a Tokio a aliviar la fricción comercial con Washington, ya que su aliado clave amenaza con imponer aranceles a las importaciones de automóviles japonesas.

Aunque los oficiales de defensa japoneses estimaron inicialmente el coste de las dos baterías Aegis en tierra, cuyo despliegue está programado para 2023, en alrededor de 2.000 millones de dólares, el desembolso final será al menos el doble, confirmaron las fuentes a Reuters. Según los medios de comunicación japonés, el coste de los dos emplazamientos, que incluirán el sistema de defensa aérea Aegis, más los lanzadores de misiles e interceptores en alrededor de 6.000 millones.

La decisión del radar significa que Aegis Ashore puede agregarse a una propuesta de presupuesto de defensa programada para el próximo mes antes de que se reúna el primer ministro japonés Shinzo Abe y el presidente Donald Trump en septiembre, cuando se espera que Abe asista a la Asamblea de las Naciones Unidas en Nueva York.

Trump ha aumentado la presión sobre Tokio con aranceles sobre el acero y amenazas de gravámenes sobre las importaciones de automóviles, aunque durante una visita a Tokio en noviembre había acogido con beneplácito la adquisición por parte de Japón de cazas furtivos Lockheed Martin F-35 y pidió a Japón que compre más armas estadounidenses y “miles de millones de dólares de productos adicionales de todo tipo “.

La elección del radar Aegis Ashore fue entre el radar Spy-6 de Raytheon Co, diseñado para mejorar la flota de buques de guerra Aegis de la Armada de EE.UU., y una versión del Radar de Discriminación de Largo Alcance (LRDR) de Lockheed Martin Corp, que se desplegará en el sistema de misiles antibalísticos de Defensa de Medio Curso basado en tierra en Alaska alrededor de 2020.

Ambos radares tienen un alcance mucho mayor que los actuales radares Aegis operados tanto por Japón como por Estados Unidos.

Japón necesita una detección más potente para que sus nuevos misiles interceptores de largo alcance proporcionen una defensa más efectiva contra los lanzamientos de Corea del Norte y cualquier amenaza potencial de China.

Reuters

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com