Japón elige un radar avanzado estadounidense para el sistema de defensa antimisiles.

Japón ha seleccionado el avanzado radar SPY-6 de Lockheed Martin para su sistema de defensa de misiles según informo ayer martes un funcionario del Ministerio de Defensa japonés.

El gobierno de Tokio tiene previsto comprar dos baterías Aegis Ashore de tierra a la compañía estadounidense para su despliegue en 2023 en un intento de mejorar sus defensas de misiles contra los arsenales de Corea del Norte y China. Esta compra también se considera muy importante para ayudar a aliviar los roces comerciales con Washington.

Reuters informó la semana pasada que los dos candidatos para el suministro del sistema de radar eran las compañías estadounidenses Raytheon con su modelo SPY-6 y Lockheed Martin con una versión del Radar de Discriminación de Largo Alcance (LRDR). Japón había buscado el SPY-6 cuando acordó comprar Aegis Ashore el año pasado, pero Washington en aquel momento se mostró reacio a facilitarlo.

La decisión sobre el proveedor de radar significa que Japón puede añadir la compra a una oferta de presupuesto de defensa cuya publicación está programada para su lanzamiento en agosto, informaron a Reuters tres fuentes con conocimiento del plan. 

La Fuerza de cohetes del Ejército Popular  de Liberación controla un arsenal de cientos de misiles balísticos que podrían llegar a Japón. Las actualizaciones al sistema de defensa de misiles de Japón lo convertirán en uno de los más avanzados del mundo.

El Aegis Ashore Missile Defence System basado en tierra de Lockheed Martin.

Es probable que los dos sistemas Aegis Ashore probablemente costarán al menos el doble de la estimación inicial prevista por Japón de 2.000 millones de dólares, dijeron las fuentes. El presidente Donald Trump ha pedido a Tokio que compre más equipamiento militar estadounidense y otros bienes para ayudar a equilibrar el déficit comercial con Japón.

El superávit comercial de Japón con Estados Unidos cayó en mayo un 17,3 por ciento interanual a 340.700 millones de yenes (3.072 millones de dólares), el nivel más bajo desde enero de 2013, cuando Japón aumentó las importaciones de carbón y aviones estadounidenses. Desde entonces Trump ha ejercido presión sobre Tokio con aranceles sobre el acero, amenazas de gravámenes sobre las importaciones de automóviles y llama a un acuerdo comercial bilateral entre los dos países.

La última propuesta presupuestaria de Japón se produce en medio de una disminución de las tensiones regionales después de la cumbre del 12 de junio en Singapur entre Trump y el líder norcoreano Kim Jong Un.

En la reunión, Kim reiteró su compromiso de trabajar por la desnuclearización de la península de Corea, aunque sin llegar al abandono total, verificable e irreversible de las armas nucleares buscadas por Japón, Estados Unidos y otros países.

Trump acordó detener los ejercicios conjuntos con el ejército surcoreano durante las negociaciones de desnuclearización con Pyongyang.

Los responsables de la planificación militar japonesa todavía ven a Corea del Norte como un peligro inmediato. También ven con preocupación el creciente poder militar de China como una amenaza a largo plazo.

“Corea del Norte necesita demostrar que está dando pasos concretos para abandonar sus programas nucleares y de misiles, y aún no lo ha hecho”, dijo el ministro de defensa de Japón, Itsunori Onodera, en una conferencia de prensa el martes.

Radar SPY-6 de Raytheon en tierra.

RAYTHEON O LOCKHEED

Raytheon y Mitsubishi Heavy Industries desarrollaron los misiles SM-3 Block IIA de Aegis Ashore; Lockheed Martin es el contratista principal.

El radar SPY-6 está diseñado para la flota de naves de guerra equipadas con Aegis de la Armada de los EE.UU. El LRDR se integrará al sistema de misiles antibalísticos de defensa de Midcourse basado en tierra de los EE.UU. en Alaska para 2020.

Ambos radares de vanguardia le permitirán a Japón hacer un uso completo de los nuevos interceptores de mayor alcance y podrían ser utilizados para defenderse contra cualquier amenaza futura que planteen los misiles chinos.

Japón, que alberga a unos 50.000 militares estadounidenses, incluida la mayor concentración de Marines de Estados Unidos y un grupo de ataque de portaaviones de la Armada estadounidense, ha dicho que no cambiará su postura militar hasta que vea señales concretas de que Pyongyang está preparado para desmantelar permanentemente sus armas nucleares y los programas de misiles balísticos.

Reuters

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com