Japón finaliza la búsqueda del avión F-35 perdido en el Pacífico.

Japón ha dado por finalizada la búsqueda para encontrar el cuerpo del piloto y los restos tecnológicos secretos del avanzado avión de combate F-35 de Lockheed Martin que cayó al mar hace casi dos meses.

La agencia de noticias Kyodo citando al ministro de Defensa japonés, Takeshi Iwaya, ha anunciado a los periodistas hoy martes que los esfuerzos de búsqueda e investigación para encontrar el avión y su piloto, habían concluido, aunque continuará la investigación sobre las causas que motivaron el accidente, agregando que los vuelos de este avión de última tecnología no se reanudarán por el momento hasta no determinar las causas mecánicas del accidente

El ministerio también advirtió que continuará la vigilancia sobre una amplia zona del Pacífico con cámaras submarinas “para proteger los secretos militares”.

Los radares había perdido el rastro de la aeronave japonesa el 9 de abril sobre el Océano Pacífico mientras se encontraba en una misión de entrenamiento con otros tres aviones a unos 135 kilómetros al este de la base de Misawa (noreste de Japón).

Este es el primer caso de caída de un F-35A de las Fuerzas de Autodefensa de Japón.

Los expertos señalaron que japoneses y estadounidenses estaban preocupados temiendo que partes de la aeronave fueran recuperadas por China o Rusia. “El F-35A contiene una cantidad significativa de secretos que necesitan ser protegidos”, dijo el ministro a la prensa en abril. La Marina de Estados Unidos también ha participado durante un mes en la búsqueda de la aeronave accidentada.

Japón está desplegando aviones F-35A por valor de 10.000 millones de yenes (80 millones de euros cada uno) para reemplazar sus viejos F-4. Este avión de combate estrellado era uno de los 13 de su tipo que equipan la base de Misawa, según un oficial de la defensa. Ha sido ensamblado bajo licencia por el grupo japonés Mitsubishi Heavy Industries (MHI).

Los otros 12 F-35A adquiridos por las Fuerzas de Autodefensa están temporalmente inmovilizados.

Frente a la rápida modernización del ejército chino, Japón ha decidido adquirir 105 de ellos en la próxima década y otros 42 aviones de tipo similar, muy probablemente de la versión F35-B de despegue corto y aterrizaje vertical (VSTOL) para sus destructores de helicópteros clase Izumo.

AFP

9 thoughts on “Japón finaliza la búsqueda del avión F-35 perdido en el Pacífico.

  • el 4 junio, 2019 a las 17:19
    Permalink

    ¿Sería muy descabellado pensar que ese avión pueda estar en Rusia o China?

    Respuesta
  • el 5 junio, 2019 a las 00:26
    Permalink

    Se han encontrado partes del fuselaje de cola del avión, lo que indica que ha caído sin control y roto contra la superficie del mar. No está entero, de allí la preocupación de los militares estadounidenses y japoneses que algunos componentes sensibles puedan caer en manos enemigas. Los mares adyacentes a Japón son muy profundos, sumado a las características de diseño del F-35, diseñado para ser sigiloso a las ondas radáricas, hacen extremadamente dificultoso hallar la totalidad de los restos, incluido el piloto. Considerando que una multiplicidad de aviones y buques especialísimos tardaron casi un año para descubrir el pecio del submarino argentino ARA San Juan (S-42) a más de 900 más de profundidad, con un volúmen reflexivo de radar muchas veces superior a un caza, sin duda la tarea de búsqueda del avión resulta una tarea poco menos que imposible, hasta para los “enemigos”.

    Respuesta
    • el 5 junio, 2019 a las 19:35
      Permalink

      Muchas gracias por la explicación, Fer65.

      Respuesta
      • el 20 julio, 2019 a las 23:05
        Permalink

        Gracias por nada, dado que parece que no tiene ni idea de lo que dice. Para una búsqueda submarina se usan ondas sónicas para las que ese avión no ha sido diseñado, pues son de otra naturaleza a las que.utilizan en un radar. Se usa el sónar. En lo del tamaño acierta, obviamente.

        Respuesta
    • el 21 julio, 2019 a las 14:24
      Permalink

      Eso es la que llama una tirada de moto, o lo que es lo mismo hablar si saber, pero aparentando que se sabe. Bajo el mar no hay microondas que valga y las busquedas se realizan con sónar, y las ondas de este son de naturaleza acústica, no elétrica. Una señal sónar se parece a una de radar como un huevo a una castaña, y el F-35 es tan invisible a aquellas como lo es mi viejo Ford a éstas. Hay que evitar decir payasadas, porque puede venir alguien que te saque los colores, y luego escuece. Te recomiendo que la proxima vez hables de cosas que sepas.

      Respuesta
  • el 18 enero, 2020 a las 13:04
    Permalink

    Gracias Paké por tus aclaraciones, pido disculpas a los lectores y está justificado tu enojo. He releído mi aporte y parece sacado de un libro de cocina de mi abuela… Pareciera que el avión no se puede encontrar porque bajo el mar se busca con ondas electromagnéticas! A veces hay que releer antes de apretar “enviar”. Es válida la aclaración de Paké. Pero nos referíamos básicamente a las formas especiales del fuselaje del F-35, que aunque diseñadas para distorsionar y dispersar las ondas de radar para evitar que regresen a su emisor y delatar su presencia en el aire, podría influir para evitar su detección en el medio líquido, pues en muchos aspectos el comportamiento de las ondas sonoras es similar a las de radar; en definitiva son ondas que aunque de naturaleza distinta y en un medio diferente, parten de un emisor, rebotan y se receptan. Pero las ondas sonoras, que pueden ser de una amplitud de frecuencia muy grande (alta o baja), necesitan filtros y procesadores muy sofisticados para diferenciar los objetos en el fondo del mar; y cuanto más profundo más dificultoso.

    Respuesta
  • el 18 enero, 2020 a las 16:59
    Permalink

    De todas las tecnologías existentes para encontrar objetos en el fondo marino, las más aptas son los robots exploradores UAV, que incorporan distintos tipos de sonar y cámaras, capaces de sumergirse hasta una profundidad de 6000 m, aunque algunos bajan hasta 11000 m. Algunos UAV están unidos al buque nodriza por cables de fibra óptica y otros son autónomos. Quizá los sonares más efectivos para este tipo de búsqueda sean los activos de apertura sintética, con escaneo mediante varios pings a lo largo de una pista generando una matriz sintética; luego sus potentes procesadores de imágenes son capaces de revelar detalles del fondo con mucha nitidez. La dificultad reside en que es un trabajo lento y minucioso además de costoso, especialmente si se desconoce con exactitud el área a escanear.

    Respuesta
  • el 18 enero, 2020 a las 17:09
    Permalink

    Si estas dificultades intrínsecas adicionamos que deben detectar una estructura muy pequeña y que probablemente esté fracturada o dividida en más de un trozo y seguramente deformada por la presión, pues entonces tenemos un objeto a encontrar capaz de desafiar las más modernas técnicas de detección. Poníamos como ejemplo la búsqueda del submarino San Juan de la armada argentina, que a pesar de utilizarse equipos ultra sofisticados y de poseer un volumen varias veces mayor que un caza su localización tardó prácticamente un año, aún siendo el fondo patagónico bastante llano comparativamente.

    Respuesta
  • el 18 enero, 2020 a las 17:19
    Permalink

    Suponemos que por la naturaleza volcánica y montañosa de la superficie, que el fondo marino de las aguas circundantes a Japón será muy accidentado, además de profundo. De haber caído el F-35 en alguna grieta o confundirse su silueta con el fondo rocoso sin mostrar salientes como alas o empenajes (es decir panza arriba) o estar dividido en trozos pequeños, su detección será extremadamente difícil. A este tipo de cuestiones nos referíamos concretamente. Esperamos haber sido más concisos en esta oportunidad. Saludos.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com