Japón no ensamblará los aviones F-35 que tiene pedidos al fabricante Lockheed Martin.

Japón ha confirmado que no utilizará las instalaciones de montaje final –Final Assembly y Check Out- (FACO) que tiene en Nagoya para su próximo lote de aviones de combate Lockheed Martin F-35.

Un portavoz de la Agencia de Adquisiciones, Tecnología y Logística de Estados Unidos, o ATLA, dijo a Defense News que en su lugar comprará aviones importados de Estados Unidos o Italia para su próximo contrato fiscal de 2019.

El portavoz de ATLA desvió la pregunta al Ministerio de Defensa de Japón cuando se le preguntó por qué Japón detendría el ensamblaje final en la planta de Nagoya de su lote de aviones pedidos.

Sin embargo, las recientes directrices de defensa y el plan de defensa a cinco años publicado por el gobierno de Japón a finales de diciembre dicen que el país quiere “adquirir equipos de alto rendimiento a los precios más asequibles posibles” y “revisar o suspender proyectos de baja rentabilidad”.

El gobierno japonés aprobó ese mismo mes el presupuesto de defensa del país, que incluye 612,35 millones de dólares para la adquisición de seis F-35A para el próximo año fiscal japonés que se extiende desde el 1 de abril de 2019 hasta el 31 de marzo de 2020.

El presupuesto además asigna adicionalmente 366,12 millones de dólares para “otros gastos relacionados”, que incluyen equipos de mantenimiento vinculados al programa F-35 de Japón.

La planta de ensamblaje de Nagoya en Japón, es desde el año 2013 una de las tres plantas junto con la de Fort Worth en Estados Unidos y Cameri en Italia, donde se realiza el montaje y la verificación final (FACO) de los aviones F-35 antes de su entrega al país comprador. Según el portavoz de ATLA, la instalación de Nagoya, que es operada por Mitsubishi Heavy Industries, continuará realizando trabajos de producción hasta el año fiscal 2022 para cumplir con los F-35A contratados por Japón entre los años fiscales 2015 y 2018.

Japón ha luchado por mantener su base industrial local, con directrices de defensa recientemente publicadas que reconocen que necesita superar “desafíos tales como los altos costes debido al bajo volumen, la alta producción mixta y la falta de competitividad internacional”.

De acuerdo con los documentos presupuestarios japoneses, el país acordó comprar 24 de los F-35A, con un coste promedio de 144.2 millones de dólares por cada aeronave, aunque el coste por avión ha seguido en una tendencia a la baja, y el lote del año fiscal 2018 costó 119.7 millones de dólares cada uno. (Ambas cifras se basan en los tipos de cambio actuales y no tienen en cuenta las fluctuaciones de la conversión de moneda).

Además de los 42 F-35A, Japón también ha indicado recientemente que tiene la intención de adquirir otros 105 F-35, que incluirán 42 de los F-35B de despegue corto y aterrizaje vertical y 63 F-35A. La adquisición total se ha establecido en 147 aviones, lo que hará de Japón el mayor cliente internacional en el Programa F-35.

Mike Yeo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.