Japón y Corea del Sur dan otro paso adelante con el despliegue de sus F-35.

Japón y Corea del Sur están alcanzando sus objetivos programados con los despliegues de los Lockheed Martin F-35 Lightning II Joint Strike Fighters.

La Fuerza de Autodefensa Aérea de Japón (JASDF) declaró la capacidad operativa inicial de su primer escuadrón F-35 el 29 de marzo, cuando el 302 Hikotai de la Base Aérea de Misawa en la parte norte de la isla principal japonesa de Honshu, organizó una ceremonia de activación de sus nuevos aviones F-35A.

El vicealmirante Mat Winter, oficial ejecutivo del programa F-35, declaró en un comunicado que “ese era un logro importante para la Corporación del F-35, ya que marcaba el primer F-35 COI (Capacidad Operativa Inicial) para un cliente de la región del Indo-Pacífico”.

El 302 Hikotai solo dejó de volar su último Phantom II de McDonnell-Douglas/Mitsubishi F-4EJ en su antigua base de Hyakuri, al norte de Tokio, la semana anterior. Otro escuadrón JASDF que vuelan los Phantom II hará la transición al F-35A durante el próximo año.

Primer F-35A de Corea del Sur

Japón tiene previsto adquirir un total de 157 aviones F-35, que incluyen 115 F-35A y 42 F-35B. Asimismo, prevé utilizar esta última variante, capaz de realizar operaciones de despegue corto y aterrizaje vertical, para equipar a los destructores de helicópteros japoneses de la clase Izumo, el JS Izumo (DDH-183) y el JS Kaga (DDH-184). Los buques, que actualmente solo son capaces de alojar helicópteros a bordo, serán modificados para realizar operaciones con los F-35B.

Mientras tanto, la vecina Corea del Sur recibió ese mismo día los dos primeros F-35A en su territorio, transportados a través del Pacífico con varios servicios de reabastecimiento en vuelo hasta llegar a la base aérea de Cheongju, a 140 kilómetros al sureste de la capital Seúl.

Yonhap, la principal agencia de noticias de Corea del Sur citó a Wang Jung-hong, jefe de la Administración del Programa de Adquisiciones de Defensa, quien aseguró que Corea del Sur espera que el F-35 “mejore las capacidades operativas de la Fuerza Aérea en respuesta a la introducción de cazas furtivos por parte de los países vecinos y fortalezca la postura de preparación contra las amenazas de todas las direcciones”.

El primer F-35A surcoreano salió en marzo de 2018 de la planta de Lockheed-Martin en Fort Worth, Texas, y desde entonces la Fuerza Aérea de la República de Corea o ROKAF ha estado entrenando a su equipo inicial de pilotos y técnicos de mantenimiento en sus propios aviones en la Base aérea de Luke en Arizona. Según afirma la agencia Yonhap, otros ocho aviones F-35 más volarán al país para finales de este año.

Corea del Sur tiene 40 F-35A bajo pedido en virtud de un contrato firmado en 2014 por un valor aproximado de 7.000 millones de dólares, todos ellos serán entregados para el 2021. La primera unidad que operará los avanzados F-35 en la península coreana será la 17 Ala de cazas de la ROKAF con base en Cheongju.

Mike Yeo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com