Japón y Corea del Sur proyectan reacondicionar sus barcos anfibios para la llegada de los F-35B.

En medio de las crecientes tensiones en la región, tanto Japón como Corea del Sur están investigando opciones para operar el caza Joint Strike F-35B  Lightning II de Lockheed Martin a bordo de sus respectivos barcos.

Citando informes de fuentes militares no identificadas en sus respectivos países, la agencia de noticias japonesa Kyodo y la surcoreana Yonhap dijeron que los aviones de aterrizaje vertical STOVL F-35B estaban siendo considerados para operaciones desde los portahelicópteros DDH de la clase Izumo de Japón y desde los buques de asalto anfibio de la clase Dokdo de Corea, transformándolos en portaaviones con capacidad de combate.

La agencia Kyodo también informó que los F-35B podrían usarse para defender las lejanas islas del sudoeste de Japón, que carecen de las necesarias pistas largas para operar aviones de combate convencionales.

Esa estrategia se está considerando en respuesta a las capacidades nucleares y de misiles balísticos de Corea del Norte , así como a la rápida modernización militar de China.

Destructor portahelicópteros Hyuga (DDH 181).

Preguntado durante una conferencia de prensa el pasado martes, el ministro de defensa japonés Itsunori Onodera negó repetidamente cualquier plan para modificar la clase Izumo para operar el F-35B, llegando incluso a decir que el ministerio está constantemente “realizando varios estudios evaluando la capacidad de defensa de Japón”. 

La modificación de los buques para operar los F-35B mejoraría y ampliaría la gama de misiones a desarrollar, Yonhap además citó a una fuente diciendo que el ejército surcoreano estaba buscando “maximizar el valor estratégico de las capacidades del buque”. Los barcos pueden llevar varios helicópteros durante las operaciones normales, la clase Izumo de Japón puede transportar hasta 14 helicópteros y los buques anfibios de Corea del Sur de la clase Dokdo hasta 10.

Sin embargo, ambas clases de barcos deberían modificar interna y externamente diversas zonas para poder operar el F-35B, incluida la aplicación de un recubrimiento de protección térmica en áreas de la zona de vuelo para resistir los gases de escape calientes durante los aterrizajes verticales del F-35B, y posiblemente incluso la remodelación de la plataforma de vuelo para permitir despegues rodantes.

También necesitarán modificar los cargadores de munición reforzados y ampliados para acomodar las armas del F-35B, mientras que las instalaciones de almacenamiento de combustible para los aviones también necesitarían ampliarse dado el mayor consumo de combustible en comparación con los helicópteros.

Buque anfibio clase Dokdo.

Reuters ha sugerido que se puede instalar un salto de esquí en el Izumo como parte de cualquier programa de modificación del F-35B, sin embargo, con la clase Izumo de 248 metros de largo y el Dokdo de 199 metros, ambos ya tienen cubiertas de vuelo lo suficientemente largas para que el F-35B pueda realizar despegues rodantes sin necesidad de poner al final de la cubierta la rampa para saltar.

Japón tiene en servicio dos portahelicópteros de la clase Izumo, mientras que Corea del Sur sólo tiene en servicio un barco de la clase Dokdo y otro en fase de construcción. Los dos países también son operadores de la versión de despegue y aterrizaje convencional del F-35A, Japón tiene solicitados 42 aviones, y Corea del Sur 40.

La posesión de portaaviones por parte de Japón sería un cambio significativo en su postura de defensa y es probable que sea un tema polémico, con críticas que apuntan a la constitución pacifista de Japón que prohíbe al país adquirir lo que se conoce como “potencial de guerra”.

Para Corey Wallace, miembro de la Escuela de Graduados de Estudios del Este Asiático en la Freie Universitat de Berlín, afirmó en el Foro de Asia Oriental, que la constitución de Japón no prohíbe explícitamente capacidades específicas, ofensivas o de otro tipo sino que el “potencial de guerra” se refiere a la fuerza total de las Fuerzas de Autodefensa de Japón en relación con las amenazas potenciales y las condiciones internacionales, y no si una determinada capacidad es principalmente ofensiva o defensiva.

DDH 183 Izumo.

Buques de la clase Izumo.

La Clase Izumo (DDH) es una serie de dos destructores portahelicópteros (Izumo y Kaga) de la Fuerza Marítima de Autodefensa de Japón (JMSDF por sus siglas en inglés). Los buques de esta clase son los mayores navíos de superficie de la Armada japonesa, como complemento a los destructores portahelicópteros de la clase Hyūga.

Cuenta con una eslora de 248 metros, una manga de 37,5 y un desplazamiento a carga completa de 27.000 toneladas pudiendo desarrollar una velocidad de 30 nudos.

LPH Clase Dokdo

Los LPH clase Dokdo, actualmente constituido tan solo por el primero de la clase, es el principal buque de asalto anfibio de la armada de la República de Corea del Sur.

La clase Dokdo (anteriormente llamados LPX) son naves de asalto anfibio de la Armada de Corea del Sur, diseñados para desplegar fuerzas de tierra en las costas enemigas. A bordo de estos barcos hay un escuadrón de 15 helicópteros y lanchas de desembarco (hasta 2 aerodeslizadores LCAC o RSA-II) que tienen la misión de transportar tropas y equipos.

Tiene un desplazamiento de 18.800 toneladas, una eslora de 199 metros con una manga de 31 pudiendo alcanzar una velocidad máxima de 23 nudos.

Los destructores portahelicópteros DDH 183 Izumo y DDH 184 Kaga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com