La amenaza de los submarinos rusos en el Atlántico crece, pero hay una solución de bajo coste.

Cien años después de que los submarinos alemanes amenazaran por primera vez las líneas marítimas de Gran Bretaña con América del Norte, los submarinos siguen representando un peligro para la seguridad de las democracias occidentales.

El secretario de Defensa del Reino Unido, Ben Wallace, advirtió a mediados de mayo que los submarinos rusos están “rodeando toda la costa británica”, lo que hace temer una nueva guerra submarina si la OTAN entra en guerra con la Rusia de Putin.

Aunque Moscú ha aplazado en gran medida la inversión en poderío marítimo para aumentar sus fuerzas terrestres, ha hecho una excepción con los submarinos.

La Marina rusa mantiene una variada flota de buques de guerra submarinos. Algunos llevan misiles balísticos con cabezas nucleares. Otros llevan misiles de crucero antibuque. Algunos son submarinos de ataque, tanto de propulsión nuclear como convencional, para librar una guerra submarina.

Todos ellos son sigilosos cuando se sumergen, por lo que supondrían un reto endiablado para las armadas occidentales en tiempos de guerra.

Una faceta clave de la respuesta occidental durante la Guerra Fría fueron los aviones de patrulla marítima que podían vigilar los mares de Europa y sus alrededores en busca de submarinos hostiles, lanzando boyas de sonar para detectar sus “firmas” reveladoras.

Los aviones, sobre todo el P-3 Orión de la Marina estadounidense, estaban equipados con torpedos y otras armas para atacar a los buques de guerra enemigos tanto bajo el mar como en su superficie.

Lockheed P-3C Orión.

Combinados con otras fuerzas navales amigas, eran un potente elemento disuasorio.

La Marina de Estados Unidos ha completado recientemente la transición del P-3 a un avión más grande y rápido llamado P-8 Poseidón, que se basa en una versión militarizada del avión de pasajeros Boeing 737.

Sin embargo, gran parte de Europa no ha iniciado la transición a nuevos aviones de patrulla. Sus anticuadas flotas de aviones de patrulla son caras de operar, si es que son operables.

Por eso, cuando la Marina rusa volvió a realizar recientemente ejercicios submarinos a gran escala en el Atlántico Norte, hubo alarma en las capitales europeas.

No es de extrañar que los países con mayor exposición marítima -Gran Bretaña y Noruega- hayan decidido adherirse al programa P-8 de Estados Unidos.

Otras naciones europeas de la OTAN prefieren buscar una solución local, pero se han dado cuenta de que se necesitará una respuesta provisional a la creciente amenaza submarina mucho antes de que se pueda disponer de un nuevo avión europeo.

En enero de 2020 se publicó una solicitud de propuestas para proporcionar esa aeronave provisional, y al parecer se ha seleccionado un ganador -no sabemos quién-.

Apuesto a que el Poseidón ha prevalecido, basándose en su rendimiento demostrado a lo largo de cientos de miles de horas de vuelo con la Armada estadounidense, su coste relativamente bajo (alrededor de 200 millones de dólares) y el hecho de que algunas naciones europeas de la OTAN ya lo están comprando.

Pero aún está por ver si Europa se decide a modernizar sus flotas de patrulla marítima. Las empresas multinacionales, especialmente entre las democracias, tienen una forma de empantanarse incluso cuando la necesidad es urgente.

La solución a corto plazo tiene el desgarbado nombre de Accelerated Interim Multinational Maritime Patrol Aircraft System (Sistema Multinacional Acelerado de Patrulla Marítima), que afortunadamente se ha acortado en la jerga de la alianza como AIM2S.

Suponiendo que el P-8 de la Marina estadounidense sea el ganador del concurso para cumplir este requisito, supone para la administración Biden una elegante oportunidad de abordar múltiples retos en una sola iniciativa de bajo coste.

Si Washington toma la delantera en el avance del AIM2S, (1) hará frente a una nueva amenaza submarina, (2) reducirá la presión sobre la Armada estadounidense para que cargue con la mayor parte del peso de la respuesta, (3) promoverá la interoperabilidad aliada y (4) mantendrá miles de puestos de trabajo en Estados Unidos.

Merece la pena destacar este último punto. Ahora que la Marina estadounidense ha completado la compra de aviones P-8, cabe la duda de cuánto tiempo más podrán las ventas al exterior mantener la línea de producción en funcionamiento.

Boeing calcula que la producción del P-8 genera actualmente 80.000 empleos nacionales directos e indirectos en una cadena de suministro de 300 empresas.

Sin embargo, como el P-8 se basa en una versión del avión de pasajeros 737 anterior al actual MAX, una vez que cese la producción del avión de patrulla marítima, la línea desaparecerá.

No es factible convertir el MAX en una variante del P-8 sin gastar miles de millones de dólares que el Pentágono no tiene interés en proporcionar.

Así que esta es la conclusión: si los aliados de la OTAN, además de Gran Bretaña y Noruega, deciden adquirir P-8 como solución a corto plazo a la necesidad de un nuevo avión de patrulla marítima, la línea se mantiene abierta.

Si no lo hacen, la línea se cerrará una vez que se completen los pedidos actuales en el extranjero.

Y tratar de reconstituir la línea una vez que haya desaparecido es un fracaso. Se puede dejar de utilizar la maquinaria, pero no se puede dejar de utilizar a los trabajadores.

Así que la necesidad de la OTAN de un avión de patrulla provisional proporciona a la Casa Blanca una oportunidad no sólo para reforzar la alianza, sino también para avanzar en la política industrial nacional en pos de una necesidad legítima de seguridad.

No parece que esto requiera nuevos fondos federales.

Es posible que la Marina estadounidense tenga que proporcionar apoyo logístico y formación a los P-8 que se utilicen para cumplir los requisitos de la misión AIM2S, pero eso probablemente costaría menos que si la Marina tuviera que soportar la carga de realizar la mayor parte de las patrullas antisubmarinas por su cuenta.

Y siendo realistas, si Washington no asume el papel de líder de la nueva iniciativa, no se sabe cuándo los países europeos de la OTAN se movilizarán para implementar una solución.

Tal vez esto sea demasiado complicado para llamarlo elegante, pero no es frecuente que una administración pueda satisfacer tantos objetivos con un solo movimiento que puede costar a los contribuyentes casi nada.

Todo lo que se necesita aquí es que Washington ejerza algo de liderazgo, lo que después de los últimos cuatro años de fricciones dentro de la alianza podría ser bienvenido en las capitales occidentales.

Loren Thompson

16 thoughts on “La amenaza de los submarinos rusos en el Atlántico crece, pero hay una solución de bajo coste.

  • el 8 junio, 2021 a las 18:43
    Permalink

    Menudo articulo par intentar colar los P-8, la verdad es que salvo a Alemania en Europa no van a colar ni una unidad y el precio que da el articulo de 200 millones sera para los USA y sin la electronica porque a la India que hace poco pidió 6 y les salieron por poco mas de 400 millones la unidad, cierto que habia equipo adicional para las unidades compradas anteriormente. Los USA estan apretando para venderlos a Canada pero fuera de estos solo los USA, Noruega y los UK lo han comprado. Vamos los paises que estan en el atlantico norte .

    Respuesta
  • el 8 junio, 2021 a las 19:27
    Permalink

    realmente trabajador el Lobby de la industria armamentística norteamericana, por artículos de que “viene el lobo” que no sea con tal de vender sus juguetes.

    Respuesta
  • el 8 junio, 2021 a las 21:35
    Permalink

    Concuerdo absolutamente con las opiniones de mí viejo[a], contradictor en este panel Sr{a} MHarvey y el Sr{a} Soso en que el artículo es bastante parcial e incluso parece lobby. El sistema P-8, es el típico sistema de armas norteamericano que se vende con “supuesta tecnología de punta ” y caro. No se que criterio tiene la autora del artículo para considerar que 200 millones de dólares por unidad es “razonable “, sin considerar entrenamiento y soporte logístico. Actualmente han surgido algunas alternativas bastantes interesantes para cumplir las funciones del P-8, a un 1/3 del precio de compra y 1/10 de operación; como el programa Icarus canadiense o el antiguo pero no cancelado programa Grob-520 alemán. Respecto al contenido de fondo del artículo; los EEUU y la NATO, descansan hace más de 50 años en la eventual guerra submarina en el Atlántico en su enorme red de sensores instaladas en el lecho marino del atlántico. Y por consiguiente los aviones ASW, son meros ejecutores de los planes de batalla, en esa zona del planeta.

    Respuesta
  • el 8 junio, 2021 a las 23:36
    Permalink

    Atención , esto es sólo un rumor que acabo de oir . Repito es sólo eso , un rumor sin base oficial que lo confirme :
    Está empezando a sonar el …….. P-1 japonés para España . No tiene credibilidad sostenible , pero estoy empezando a escucharlo .

    Respuesta
    • el 9 junio, 2021 a las 00:52
      Permalink

      Pues es un estupendo aparato Alemania lo queria pro existia el problema de homologación para que entrara rapido en servicio. El problema que se enfrenta el P-8 es que el P-3 era un increible aparato y cuando ves las capacidades el P-8 no es mejor que el P-3 y en parte por eso no se esta vendiendo apenas en comparación con el P-3

      Respuesta
      • el 9 junio, 2021 a las 09:56
        Permalink

        NI lo es ni se necesita el P-8, se sabe, desde que ocupó la presidencia Einsenhower, que en USA y por imposición a sus súbditos, el complejo militar industrial es quien manda, la advertencia de Einsenhower sobre cuidarse de la adquisición de influencia injustificada del complejo militar industrial fue obviada y cada día ese complejo crea falsos enemigos para seguir lucrándose.

        Respuesta
    • el 9 junio, 2021 a las 21:50
      Permalink

      Sr Juan López no sea “conventillero”; el avión japonés es muy caro de adquirir y operar, que hasta los australianos lo descartaron por esos motivos { y es harto decir }.

      Respuesta
      • el 9 junio, 2021 a las 22:51
        Permalink

        Pues según los precios declarados sale más barato que el P-8, pero vamos los 140 millones del P-1 solo el avion me parece poco pero los 200 millones del P-8 es que directamente es falso porque los ultimos vendidos a la India estan en 400 millones. Viendo un precio y otro el P-1 parece que es más barato.
        Y ademas para el caso de España sin limitación de uso no como le P-8 que solo lo podriamos utilizar para atacar a los enemigos USA.

        Respuesta
      • el 9 junio, 2021 a las 23:47
        Permalink

        NO , no es ninguna conventilla como Ud. dice . Es símple y llanamente una posibilidad tal y como está expresado . Qué quiere que le diga . Es muy posible que tal vez sea por el aval del libre empleo del modelo japonés en lugar del restrictivo useño , el motivo de su difusión . Aúnque para ser sinceros realmente desconoco el verdadero origen y naturaleza del mismo . Yo sólo me he limitado a comentarlo , nada más . No perciba Ud. en mí una equivocada idea a cuenta de un comentario sin mayor relevancia de la que en realidad es .

        Respuesta
  • el 9 junio, 2021 a las 10:45
    Permalink

    La opción del Kawa P-1 siempre ha estado ahí, es un concepto de uso evolucionado de los P-3. Me gusta lo sus 4 motores y la posibilidad de volar con 2, sus capacidades no le tienen que envidiar nada al Poseidon, pero los japos no tiene experiencia en dar soporte internacional a sus productos. Me gustaría saber su costo por hora de vuelo.
    ¿Sería interesante una compra conjunta entre Portugal y España y tener un servicio ASW compartido?

    Respuesta
    • el 9 junio, 2021 a las 13:01
      Permalink

      Portugal y España deberían de tener altura de miras, dejar de mirarse el ombligo y pasar a ser un estado federado, un estado de 600000 kms2 y con el control de una gran franja del atlántico desde Galicia hasta Canarias, pero por desgracia en España, sus ambiciones es mas de pelearse por si se puede estar en un bar hasta la 3 de la madrugada.

      Respuesta
      • el 9 junio, 2021 a las 19:42
        Permalink

        Estoy de acuerdo con lo que dices.

        La unión hace la fuerza (y ahorra costes).
        La desunión, sea de los nacionalistas y nazionalistas catalanes, vascos, gallegos, asturianos, leoneses, españoles o portugueses trae la debilidad.

        Respuesta
  • el 10 junio, 2021 a las 09:37
    Permalink

    A ver, el tema ya cansa… éstos son complejos del sXX, la necesidad de querer tenerla “más grande” (la nación, en éste caso….), hoy en día no define tu poder estratégico, militar o económico. Lo hace tu área de influencia y los socios que la forman. Una unión de España y Portugal fuera de la UE sería menos importante internacionalmente que… solamente el Portugal de hoy en día dentro de la UE, por poner sólo un ejemplo.
    España y Portugal ya están federados bajo el paraguas de la UE.

    Respuesta
    • el 10 junio, 2021 a las 17:09
      Permalink

      Pero si cada uno se compra sus aviones de patrulla marítima, en vez de compartir menos unidades y ahorrar en costes… Si cada uno tiene sus generales, su JEMAD, su Mº de Defensa, en vez de tener una sola estructura con menos costes… Si cada uno cuando compra material hace el pedido por su lado, en vez de homogenizar y hacer pedidos más grandes para obtener más descuento… Se podría ahorrar mucho dinero haciendo las cosas juntas.

      (Igual que España podría ahorrar mucho dinero si no hubiera comunidades autónomas que son auténticas micronaziones o micronaciones… los reinos de taifas de los siglos XX y XXI)

      Claro que nuestro lugar está en la UE. Pero juntos, tendríamos más peso en la UE que por separado. (Cierto que Portugal con sus 10M de habitantes no aporta mucho al peso total, pero todo sumo)

      Quiero decir que tienes razón. Pero España y Portugal, más unidos, dentro de la UE, tendría más peso y funcionaría mejor que separados.

      Respuesta
  • el 10 junio, 2021 a las 13:13
    Permalink

    Lo que dice Juan no es descabellado. En 2015, siguiendo los planes de apertura de Abe, los japoneses ofrecieron a España incrementar la cooperación a nivel militar y entre otras cosas ofrecieron la posibilidad de participar en el programa P-1 para reemplazar el P-3 (como estaba haciendo Japón), pues los nipones intentaban reducir el coste de inversión y el precio final del aparato. España fue al primero que le ofrecieron el P-1, también a Gran Bretaña y otros países, pero en todos perdió a manos del P-8. El ofrecimiento del P-1 a España es de larga data. Quizá Juan se refiere a nuevos ofrecimientos. El P-1 tiene algunas características muy especiales, como alta velocidad de transición al lugar de parrilla, que superan al P-8. Lo de los 4 motores es una imposición japonesa para incrementar la seguridad (lo hace) a cambio de elevar un poco los costes operativos. Después hay paridad técnica entre ambos aparatos. La debilidad es el soporte logístico posventa y modernizaciones.

    Respuesta
    • el 10 junio, 2021 a las 13:33
      Permalink

      Lo de la electronica a España le da menos importancia es más los P-3 Orion y CN-235 Vigma de España llevan gran parte de los sistemas españoles el sistema FITS y es el sistema que llevan los C-295 Persuader. Por lo que los P-1 llevarian el FITS casi seguro o al menos lo complementarian con los sistemas japoneses. El FITS ye llevaba sistema de enlace Link-11 y Link-16 antes que otras aeronaves de combate. Y en el caso de que España tire solo de los C-295 Persuader llevarian sistemas propios no de origen USA.

      Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.