La Armada acelera la entrega ‘a tiempo’ de un submarino nuclear clase Columbia.

Los submarinos clase Columbia están siendo diseñados para ser los más silenciosos y sigilosos de todos los tiempos.

Toda la hipótesis de la disuasión estratégica submarina se basa en la necesidad de que los submarinos de misiles balísticos con armamento nuclear mantengan a los posibles atacantes en peligro de destrucción catastrófica, sin que los enemigos los descubran, detecten o vean de ninguna manera.

Esta realidad, que se está volviendo cada vez más compleja para los desarrolladores de armas submarinas, podría explicar por qué los nuevos submarinos de misiles balísticos de la Armada, de clase Columbia y con armamento nuclear, están siendo diseñados para ser los submarinos más silenciosos y sigilosos… que jamás hayan existido.

Los nuevos submarinos también tendrán que ser de mayor tecnología en el sentido de que tendrán que ser menos detectables, debido en gran medida a la realidad de que las plataformas enemigas capaces de detección de submarinos se están haciendo mucho más avanzadas mediante el uso de sistemas de sonar de mayor alcance y más sensibles, más difíciles de detectar, de larga duración, pequeños drones submarinos de caza y métodos avanzados de detección de submarinos aéreos; algunos de estos sistemas de detección incluyen el uso de sonoboyas lanzadas desde el aire, aviones de vigilancia subacuáticos de alta tecnología y otros sistemas, incluido el uso de tecnologías de escáner láser de superficie y de poca profundidad diseñadas para encontrar submarinos en patrulla. 

A la luz de este tipo de ecuación global, no es de ninguna manera sorprendente que el texto del CNO NAVPLAN (Plan de Navegación) del Jefe de Operaciones Navales, Almirante Michael Gilday, cite específicamente la urgente necesidad de entregar los nuevos barcos clase Columbia … “a tiempo”.

La rápida y amplia proliferación de los drones submarinos, muchos de los cuales son bastante pequeños, silenciosos y menos detectables por las defensas de los submarinos, presenta un cálculo de amenaza totalmente nuevo para los comandantes de submarinos que necesitan acechar tranquilamente en lugares no revelados, no detectables, pero estratégicamente vitales.

Además, los chinos siguen construyendo rápidamente nuevos submarinos de misiles balísticos con armamento nuclear de clase Jin, plataformas que pronto se armarán con armas nucleares de largo alcance JL-3. Estos nuevos misiles JL-3 sublanzados introducen la capacidad de los submarinos chinos de mantener grandes porciones del territorio continental de los Estados Unidos en riesgo de un ataque nuclear.

Teniendo en cuenta todo esto, la Armada de Estados Unidos necesita naturalmente un mayor número de nuevos submarinos de misiles balísticos de gran capacidad, pero quizás en mayor medida, los nuevos submarinos podrían tener que ser las plataformas submarinas más sigilosas que jamás hayan existido. Esto, curiosamente, puede ser de hecho el caso debido al esfuerzo de la Armada por integrar todo un conjunto de nuevas tecnologías de guerra submarina en la clase Columbia. Estos esfuerzos técnicos, que surgen tras años de trabajo exitoso de la Armada en materia de ciencia y tecnología, son multifacéticos y de gran alcance, y algunos de ellos incluso se están trasladando a los submarinos Columbia desde los submarinos de ataque de clase Virginia Block III de la Armada. Se están adaptando varias innovaciones de los submarinos de ataque para el Columbia, mucho más grandes, para incluir el uso de un cable de periscopio de fibra óptica que permite a los comandantes ver los alrededores dentro del submarino desde diferentes lugares, y esencialmente no tener que pararse justo debajo de un periscopio desplegable. El Columbia también incorpora controles de navegación computarizados de control por cable que, a diferencia de un sistema hidráulico mecánico, se basan en una avanzada automatización computarizada para controlar los ajustes del submarino como la profundidad, la velocidad y otros elementos de la misión, por supuesto cuando los dirige un comandante.

Es muy probable que el Columbia incorpore muchas tecnologías de silenciamiento aún desconocidas. Un tema que a menudo se discute por los desarrolladores de armas de la Armada es su tecnología de propulsión eléctrica: se sabe que el sistema de propulsión eléctrica de alta tecnología es mucho más silencioso que las tecnologías existentes y también aporta cantidades adicionales muy cruciales de energía eléctrica móvil al submarino, sistemas de gran relevancia dado el gran número de electrónica avanzada incorporada en el submarino. Los nuevos tipos de mando y control, los sistemas de navegación computarizados o automatizados, y las armas e interfaces de sensores alimentados eléctricamente.

Otra forma de permanecer menos detectable es a través del uso de tubos de misiles lanzados como drones de reconocimiento submarinos. Muchos de estos dispositivos están siendo construidos por la Armada para llevar nuevos sistemas de vigilancia de lanzamiento y recuperación a la guerra submarina mediante el uso de tubos de misiles. La capacidad técnica para despachar y rastrear sistemas de reconocimiento submarino y de sonar no tripulados, cada vez más capaces de compartir datos en tiempo real con plataformas submarinas anfitrionas más grandes, puede permitir que una gran embarcación de clase Columbia permanezca más segura en lugares “imposibles de detectar”, lo que permite que los drones submarinos que operan en el futuro entren en zonas de mayor riesgo para patrullar en busca de amenazas como los submarinos enemigos.

Kris Osborn

3 thoughts on “La Armada acelera la entrega ‘a tiempo’ de un submarino nuclear clase Columbia.

  • el 19 enero, 2021 a las 12:27
    Permalink

    En España la “ARMADA” es el nombre del componente naval de nuestras fuerzas armadas, y así se lleva llamando desde hace siglos: Armada Española.

    En EEUU a su fuerza naval se la llama “NAVY”, y suele traducirse en español como “Marina”, “Marina de los EEUU” o simplemente “Navy” (de la misma manera que a la fuerza marítima británica se la conoce por su nombre oficial, “Royal Navy”), pero nunca se la denomina “Armada” a secas, porque, repito, ese es el nombre de la marina de guerra española (y de otros países iberoamericanos).

    Así pues, no entiendo la manía de este medio (fuera del uso compulsivo y poco meditado de traductores automáticos) de poner titulares y artículos referidos a la “Navy” estadounidense con la traducción “Armada”.

    Respuesta
    • el 20 enero, 2021 a las 00:20
      Permalink

      En España Marina y Armada referida esta ultima al componente naval, son sinónimos así que son ambos permitidos y se pueden usar indistintamente.
      Cuando ud traduce de un idioma a otro puede hacerlo literalmente como esta ud haciendo, lo cual es erróneo porque muchos términos pueden perder parte de su significado.

      Respuesta
  • el 20 enero, 2021 a las 20:14
    Permalink

    Ya no es Armada, es desArmada desde 1898, sito en Santiago de Cuba y Cavite; e igual continuan.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com