La Armada alemana reconoce que no funciona ninguno de los seis submarinos que tiene.

Desde el pasado15 de octubre, la Deutsche Marine no dispone en servicio de ninguno de las seis unidades submarinas que tiene del tipo U-212A  bien por por averías técnicas o porque se encuentran en mantenimiento que les impide hacerse a la mar.

El último de ellos, ha sido el submarino U-35 que resultó dañado durante las pruebas en aguas profundas frente a Kristiansand en Noruega. Aparentemente, una de las barras del timón golpeó una roca, causando daños lo suficientemente significativos como para justificar el fin de su misión, y su regreso al astillero TyssenKrupp Marine Systems en Kiel y la cancelación de los ejercicios en los que tenía previsto participar a finales de este año.

El submarino U-35 averiado frente a las costas de Noruega.

El problema para la marina alemana es que el accidente de esta nave, se une a los submarinos, U-31, U-33 y  U-36, el más nuevo de la flota desde que se entregó en octubre de 2016, que se encuentran en trabajos de reparación o modernización, algunos de los cuales tienden a prolongarse durante mucho tiempo en la grada.

Este es el caso del U-31, que recientemente ha sido relanzado después de pasar tres años en el dique seco (un período durante el cual TKMS modernizó su sistema de propulsión anaeróbica y actualizó sus baterías). Sin embargo, todavía no está en funcionamiento, ya que tiene que pasar diversas pruebas antes de ser declarado nuevamente apto para el servicio.

Además, otros dos submarinos más esperan en el muelle antes de pasar por el astillero de Kiel: el U-32, cuyas baterías fueron dañadas durante una misión de entrenamiento frente a Noruega, y el U-34, que está previsto que reciba mantenimiento a principios de 2018.

La armada alemana explica esta situación por la falta de piezas de repuesto.

“Durante la Guerra Fría, se compraron y almacenaron muchos lotes de piezas de repuesto para cada proyecto de armamento. Siempre hubo suficiente “, dijo el capitán Johannes Dumrese, portavoz de Deutsche Marine. Posteriormente, con la disminución de los presupuestos, el modo de suministro se basó en un sistema de producción impulsado por la demanda. “este sistema realmente no ha funcionado”, admitió el oficial naval alemán.

Se espera que esta situación mejore pronto, gracias al importante aumento de los créditos del Ministerio de Defensa alemán y a la introducción de un nuevo sistema de suministro de piezas de repuesto con la industria, TKMS.

“Hemos conseguido tomar medidas importantes para mejorar la situación en el futuro”, dijo el capitán Dumrese en el portal de noticias shz. Pero estos efectos no serán visibles hasta noviembre de 2018. En esa fecha, la armada alemana espera tener cuatro submarinos disponibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *