La Armada Argentina pone fin a la búsqueda de posibles sobrevivientes del submarino.

Dos semanas después del inicio de la investigación, la Marina Argentina anunció que “la esperanza de vida de la tripulación es cero”. Las búsquedas del dispositivo continuarán en un área más limitada.

La Armada Argentina ha anunciado que está abandonando la búsqueda de potenciales sobrevivientes del submarino San Juan. El submarino lleva desaparecido en el Atlántico Sur desde el 15 de noviembre , aunque las operaciones de rescate continuaran. En una conferencia de prensa en Buenos Aires, el portavoz de la Marina, Enrique Balbi, anunció que la fase de investigación del submarino continuaba, ahora probablemente a 900 metros de profundidad.

“La esperanza de vida es cero. Estamos en medio de una tragedia. El ambiente dentro de la Armada es de absoluta consternación, angustia y dolor”. En la base naval de Mar del Plata, donde los familiares esperaban un milagro, el anuncio del final de la búsqueda ha provocado una gran conmoción.

La tesis de la explosión la más creíble.

Según los expertos, el submarino se hundió a unos 450 kilómetros de la costa de la Patagonia, unas horas después de informar de una entrada de agua en el buque, un inicio de fuego a bordo y una avería en el sistema de baterías que propulsa el submarino.

La tesis de la explosión es la pista más previsible aunque no se pudo explicar porqué el submarino San Juan aún no ha sido localizado. Fue detectado el 15 de noviembre a las 13:51 GMT por estaciones hidroacústicas de la Organización del Tratado de prohibición de los ensayos nucleares (Otice). Una explosión repentina explicaría la ausencia de activación de la señal de socorro y la interrupción total de las comunicaciones. En su último mensaje, el 15 de noviembre por la mañana a las 10:30 GMT, el capitán Pedro Martín Fernández informó que el problema se había resuelto y que continuaba hacia la base de Mar del Plata, donde esperaba llegar el 19 o el 20, a pesar de las limitaciones por la avería.

Un submarino de este tipo generalmente está equipado con cuatro baterías de 50 toneladas cada una. Contienen plomo y ácido sulfúrico. En caso de sobrecalentamiento, las baterías pueden liberar hidrógeno, que explota al contacto con el oxígeno. La entrada de agua de mar por el sistema de ventilación a la batería número 3 podría haber provocado un cortocircuito y el inicio de incendio (…).

Durante las dos semanas que lleva desaparecido, la Marina ha cubierto un área de rastreo de 500.000 km2. 

La nueva fase de investigación se centrará en un área mucho más pequeña alrededor del punto de explosión. Dos vehículos submarinos de control remoto llegarán a la zona la próxima semana para tratar de localizar al San Juan, dotados con la tecnología más sofisticada, les permitirá bajar hasta 2.000 metros de profundidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com