La Armada China adapta los antiguos bombarderos H-6G en aviones de guerra electrónica.

La Flota del Mar del Sur de la Armada china, con sede en la ciudad de Zhanjiang en la provincia meridional de Guangdong, ha solicitado al PLA una nueva flota de aviones de guerra electrónica en sus recientes maniobras de celebradas en los primeros días de enero.

Los antiguos bombarderos H-6G han sido convertidos en aviones de guerra con radar y contramedidas electrónicas (ECM) bajo sus alas después de que el Ejército de Liberación Popular ha dedicado casi una década a modernizarlos, según se ha informado en un programa de la Televisión Central de China. El H-6G originalmente fue una variante del bombardero H-6 diseñado en su origen para guiar y proporcionar datos de objetivos a misiles de crucero lanzados desde tierra.

Uno de esos aviones H-6G fue visto en las recientes maniobras de la Flota del Mar del Sur en el Pacífico Occidental portando una vaina de ECM.

Los  modificados y equipados con módulos ECM pueden participar en misiones de combate utilizando sus sistemas de interferencia electrónica, supresión y anti-radiación, informó el programa de la televisión estatal CCTV.

Los bombarderos H-6G con una antigüedad de varias décadas, recibirán una nueva extensión de servicio transformados como nuevos aviones de guerra electrónica, mientras que el Ejército de Liberación Popular chino (PLA) está acelerando la modernización de la flota de bombarderos H-6Ks y H-20s.

“El papel principal de los aviones electrónicos es adelantarse a los aviones de combate y bombarderos para obstruir los dispositivos electrónicos de interferencias, como los radares, y paralizar aún más estos dispositivos de vigilancia ocultando la pista y las rutas de nuestras plataformas de combate”, dijo al Global Times la experta militar y comentarista de televisión Song Zhongping.

Gran parte de los Mares del Sur y Este de China, en particular los islotes y arrecifes involucrados en reclamos territoriales conflictivos por parte de China y los países vecinos, pueden ser cubiertos por los potentes ECM de los H-6G, dijo Song.

Tal arma de guerra que pueda interferir en las comunicaciones y los radares de un enemigo podría ser vital ahora que China, Estados Unidos y  otros países han intensificado las patrullas por estas aguas.

China ha desarrollado avanzadas y versátiles vainas de ECM para ser montadas en aviones para estas necesidades de combate, como los cazas J-15 o incluso los sigilosos J-20.

En ejercicios militares previos de la Fuerza Aérea del PLA, también se pudo observar que el cazabombardero biplaza JH-7 transportaba estas cápsulas ECM.

El ejército chino siempre ha aspirado a tener una versión autóctona del avión de combate EA-18G Growler de la Armada estadounidense, una variante del Super Hornet F / A-18F. Según los analistas, la remodelación del H-6Gs se considera un paso hacia la conversión de más aviones de combate, incluyendo a los cazas a bordo de barcos, en aviones de guerra electrónicos, dicen los analistas.

El H-6 es una copia china del Tupolev Tu-16 Badger, el primer bombardero estratégico impulsado por motores a reacción de la Unión Soviética. China recibió algunos Tu-16 de Rusia y firmó un acuerdo de producción a finales de los años 50 con Moscú.

El primer H-6 fue producido en 1958 por Xi’an Aircraft Industrial Corporation (XAC). Impulsado por dos turboejes WP8 copiados de los originales motores rusos AM-30. El primer TU-16 chino o H-6 como se denominaba en las fuerzas aéreas chinas, voló en 1959. Se cree que fueron fabricados unos 180 aviones. El bombardero de treinta y cuatro metros de largo tenía una tripulación compuesta de cuatro a seis miembros, estando su techo máximo de vuelo en unos 12.200 metros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com