La Armada confirma que los submarinos S-80 estarán armados con misiles antibuque Harpoon pero descarta la compra de misiles crucero Tomahawk

Juan Pons, analista de asuntos espaciales y de defensa

 

Fuentes de la Armada española han confirmado que los futuros submarinos españoles S-80 estarán armados con misiles antibuque Harpoon, sistema de armas que supone una importante mejora cualitativa a la que ofrecen los tres submarinos clase Agosta que se mantienen en servicio, que no disponen de capacidad para lanzar misiles en inmersión.

Desarrollado por Boeing, se trataría de la versión UGM-84L Harpoon Block II Encapsulated, un misil que está encapsulado herméticamente en un contenedor cilíndrico para poder ser disparado desde un tubo lanzatorpedos mientras el submarino está sumergido. Una vez alcanzada la superficie, la capsula protectora se abre, se enciende el cohete impulsor de combustible sólido que lleva fijado en su parte posterior y el misil inicia el vuelo hacia su objetivo.

Por el contrario, las mismas fuentes de la Armada aseguran que la compra de misiles de ataque a tierra de largo alcance UGM-109 Tomahawk “está cancelada” y subrayan que “hoy en día no existen previsiones para su adquisición”. El motivo principal que argumentan para descartar la compra de misiles de crucero tácticos es “por razón de costes”. Un lote de Tomahawk y su logística asociada supone cerca del millón de euros por unidad.

Los retrasos acumulados por el ministerio de Defensa en la puesta en marcha de los nuevos grandes programas de obtención de armamento han aconsejado a la Armada a centrar sus expectativas en sus dos necesidades más acuciantes para el periodo 2018-2025: las 5 fragatas F-110 y, por supuesto, obtener cuanto antes luz verde del Consejo de Ministros para actualizaren plazos y costes la orden de ejecución para la construcción de los 4 submarinos S-80 y poder recepcionar la primera unidad ˗el S-81 Isaac Peral˗ a finales de 2021.

No obstante, la Armada no parece haber renunciado definitivamente al Tomahawk o a un misil crucero de prestaciones semejantes. Prueba de ello es que la información pública que en la actualidad ofrece la Marina de guerra española respecto al sistema de combate del S-80 sigue manteniendo que incluye “capacidad de lanzamiento de misiles de intervención en tierra a larga distancia”.

Incluso en los documentos públicos vigentes y accesibles de la Armada sobre las fragatas F-100 se cita que los lanzadores verticales Mk-41 para el disparo de misiles Standard SM-2 y ESSM que incorporan en proa “también pueden albergar misiles de crucero Tomahawk”.

Tampoco la Dirección General de Armamento y Material del ministerio de Defensa español (DGAM) parece descartar en un futuro la compra de Tomahawk. En sus documentos accesibles no clasificados fechados en octubre de 2017 cita que entre los equipos y armamento de los S-80 están los “misiles antibuque y ataque a tierra”, en clara alusión al Tomahawk.

Los submarinos S-80 están proyectados para llevar a cabo las clásicas misiones de guerra antisubmarina, contra buques de superficie, protección de fuerzas navales, y minado ofensivo. Pero conviene recordar que también han sido concebidos para convertirse en un auténtico vector de disuasión, lo que conlleva disponer de sistemas de armas con capacidad de ataque a tierra en profundidad.

En algunos ámbitos se plantea que los UGM-84L Harpoon Block II Encapsulated podrán cumplir misiones de ataque sobre blancos terrestres. Si bien ello es posible en ciertos casos, hay que tener en cuenta que la filosofía de actuación de ambos sistemas de armas es radicalmente distinta.

Los UGM-109 Tomahawk están concebidos para penetrar en profundidad en territorio enemigo y atacar objetivos fuertemente protegidos y defendidos, por lo que su alcance es superior a los 2.200 km. y cuentan con una carga explosiva de 545 kilos, lo que no exige un impacto directo sobre el blanco.

En cambio, los Harpoon Encapsulated son misiles diseñados para impactar sobre un buque en superficie, su alcance no excede los 150 km. y llevan la mitad de explosivo que los Tomahawk, 227 kilos.

La compra por parte española de misiles crucero Tomahawk al primer fabricante mundial de misiles ˗la corporación norteamericana Raytheon˗ ha sido durante la última década un camino de ida y vuelta. El ministro de Defensa José Bono negoció en 2005 con Estados Unidos su adquisición para las fragatas F-100 y los submarinos S-80. Pero la ministra Carmé Chacón los desechó cuatro años después. Desde entonces, la compra de Tomahawk ha sido como un deshojar  la margarita: lo quiero, no lo quiero, lo quiero, no lo quiero…

3 comentarios sobre “La Armada confirma que los submarinos S-80 estarán armados con misiles antibuque Harpoon pero descarta la compra de misiles crucero Tomahawk

  • el 6 febrero, 2018 a las 20:27
    Permalink

    De poco sirve tener unos modernos buques de guerra si sólo tienen armamento para escenarios de salvamento y operaciones de logística

    Respuesta
  • el 7 mayo, 2018 a las 16:19
    Permalink

    Un submarino moderno es una plataforma de misiles, sin los tomahawcs el vecino del sur no tiene nada que temer. Así jamás devolveremos el Sahara a las tribus autoctonas. Así no podremos nunca evitar que el vecino del sur se prepare para una invasión de las Canarias. Así seguimos sin hacernos respetar.

    Respuesta
    • el 25 mayo, 2018 a las 10:36
      Permalink

      Soy canario….y veo poco probable, por no decir imposible, que ” el vecino del Sur ” intente invadirnos. ¿ Que quería de nosotros ?…papas y gofio?, queso de cabra ?…vacaciones en un todo incluido…?? un poco de seriedad hombre !!.
      Saludos

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com