La Armada de Italia y la Fuerza Aérea debaten dónde basar los F-35B.

Cuando los primeros pilotos italianos de los F-35B comienzan a entrenar en los Estados Unidos, un tira y afloja entre la Armada Italiana y la Fuerza Aérea por el nuevo avión significa que todavía no hay certeza sobre dónde estarán basados los aviones STOVL italianos, y quién tendrá la máxima autoridad sobre ellos.

“Estos pilotos volverán a Italia el próximo año después de completar su entrenamiento y todavía no sabemos a dónde van a ir”, dijo un analista italiano conocedor del debate que se plantea entre la Marina y la Fuerza Aérea.

El actual punto muerto sugiere que las medidas adoptadas en Italia para crear sinergias cada vez mayores entre las fuerzas armadas tienen un largo camino por recorrer. 

Es probable que Italia solicite 30 aviones F-35B, que se dividirán en partes iguales entre la marina y la fuerza aérea. Los primeros dos aviones, que están destinados a la marina, se encuentran actualmente en fase de pruebas en los Estados Unidos.

La marina quiere que los aviones reemplacen a sus veteranos Harrier AV-8 STOVL, y planea hacerlos volar desde su portaaviones Cavour, así como desde su LHD (Landing Helicopter Dock) Trieste en construcción.

La Fuerza Aérea, que también recibirá 60 F-35A convencionales, quiere sus 15 aviones de la variante B para su despliegue en bases temporales con pistas cortas durante las misiones en el extranjero.

“Teniendo en cuenta los ajustados presupuestos de hoy, tiene sentido tener una base para todos los F-35B, donde se pueda centrar la formación, el mantenimiento y la logística”, ha manifestado el analista, Alessandro Marrone.

“El libro blanco de defensa más reciente de Italia hace énfasis en la actividad entre fuerzas, y este es el momento, dado que, por definición, el F-35 es un avión conjunto entre fuerzas”, ha añadido.

La pregunta es, ¿qué base y bajo el control de qué fuerza armada deben estar?

Oficiales de la Fuerza Aérea señalan el ejemplo del Reino Unido, donde los escuadrones creados por la Marina y la RAF para volar sus F-35B compartirán una base: la de Marham en Norfolk, que está bajo el control final de la Fuerza Aérea.

El grado de interoperabilidad será alto, con la participación de pilotos de la RAF que vuelan desde las cubiertas de los portaaviones de la Armada.

Si Italia sigue el mismo camino, la base de la fuerza aérea en Amendola en Puglia, en el talón de Italia, sería el candidato ideal para albergar a los 30 F-35B. Ocho F-35A de la Fuerza Aérea Italiana ya tienen su base ​​en Amendola y la infraestructura para el avión ya está en funcionamiento.

El modelo del Reino Unido funcionaría para Italia, con los 30 F-35B basados ​​en Amendola y una autoridad para el mantenimiento de todos los aviones italianos”, ha indicado el general retirado Leonardo Tricarico, ex jefe de la fuerza aérea italiana y ahora presidente del grupo de expertos ICSA  en Roma.

Agrupar las versiones A y B significaría que un grupo de técnicos podría trabajar en el mantenimiento de ambos tipos, ahorrando recursos valiosos y aumentando la eficiencia, dijo el analista.

Actualmente, la base terrestre de los Harrier AV8 de la marina se encuentra en Grottaglie, que al igual que Amendola se ubica en Apulia, pero está más cerca del puerto naval de Taranto, donde tiene su base el portaaviones Cavour, y que será el puerto de origen también del LHD Trieste cuando se complete.

Eso significa que tiene sentido llevar los 30 F-35B, tanto de la marina como de la fuerza aérea, a Grottaglie, donde quedaría bajo el control final de la armada, argumenta un alto funcionario de la armada.

“Eso permite que los aviones de la marina estén más cerca de los portaaviones”, ha añadido.

Sin embargo, esa opinión ha sido cuestionada por Alessandro Marrone, quien ha señalado  que el tiempo de vuelo adicional de Amendola era mínimo.

Funcionarios de la Armada argumentan que basar los aviones de la versión B en una ubicación diferente a los de la A no reduciría la eficiencia logística.

“En primer lugar, será necesario mantener una gran cantidad de piezas de repuesto guardadas en los portaaviones, y en segundo lugar, dado que las piezas guardadas vendrán de Lockheed Martin en los Estados Unidos, es menos fundamental contar con un gran centro de mantenimiento en Italia”.

La armada obtuvo una primera victoria cuando se le entregaron los dos primeros B italianos que salieron de la línea de producción en Cameri, a pesar de que muchos planificadores militares creían que las entregas se alternarían entre la Armada y la Fuerza Aérea.

Más tarde, vino el espinoso tema de elegir qué pilotos, de la marina o de la fuerza aérea, ocuparían los primeros lugares en el entrenamiento de pilotos en los Estados Unidos. La decisión fue tomada por el jefe de gabinete de Italia, apoyada por la ministra de Defensa,  Elizabetta Trenta.

Finalmente, cinco puestos fueron entregados a la Marina y solo uno o dos a la Fuerza Aérea, dijo Marrone.

“La decisión se tomó pocos días antes de que los pilotos se marcharan en julio, y es comprensible que la fuerza aérea no estuviera contenta”, dijo.

“Y como todavía no se ha llegado a un acuerdo sobre la base donde acoger a los F-35B, no sabemos finalmente dónde irán estos pilotos cuando regresen de los cursos de pilotos de F-35”, señaló.

Tom Kington

3 comentarios en “La Armada de Italia y la Fuerza Aérea debaten dónde basar los F-35B.

  • el 6 agosto, 2019 a las 12:40
    Permalink

    parece increíble como Italia se ha ido descolgando de la defensa europea hasta quedar con una fuerza aérea dependiente de USA, hasta el Tornado seguían participando en proyectos europeos independientes en tecnología e industria, pero se quedaron fuera de Airbus y por tanto del A400 y el A330 Tanker y finalmente del Eurofighter, tras la retirada de los Tornado han tenido que elegir y lo han hecho por el F35 que sí es un avión de primera línea pero donde participan como industria auxiliar de USA y lo peor dependiendo de su software y modernizaciones y por tanto de sus limitaciones de uso, en vez de apostar por un modelo europeo donde ellos tendrían el control industrial y militar, pero bueno ellos sabrán, a España le ha venido muy bien, al quedar como socio de referencia del Eurofigther y ahora del nuevo avión de 5ª generación europeo junto con Alemania y Francia

    Respuesta
  • el 15 agosto, 2019 a las 11:48
    Permalink

    Buen apunte, muy atinado y certero.

    Respuesta
  • el 29 agosto, 2019 a las 06:25
    Permalink

    Italia ha producido un proceso de intenso acercamiento a la industria aeroespacial británica desde los ’90 en adelante, y así como Gran Bretaña se ha ido separando paulatinamente de Airbus (y de la UE) y acercándose a EE.UU, Italia pareciera haber seguido un camino semejante. Pero no todas las voces en Italia entonan la misma canción. Muchos creen que reemplazar el Tornado con el F-35 es un camino que podría traer consecuencias gravosas a la industria aeroespacial italiana. El F-35 ha resultado ser extremadamente oneroso en términos económicos y extremadamente controvertido en términos operativos y tecnológicos, pues convierte a Italia en dependiente de la tecnología estadounidense (que conserva absolutamente su propiedad de desarrollos e incluso de la provisión de repuestos) y lo subroga operativamente a la voluntad de EE.UU. No dejan de escucharse voces en Italia que claman por la finalización del proyecto F-35 y la vuelta a la integración con los proyectos europeos, en principio el Tempest de BAE Systems, pero tampoco dejan de posar su mirada sobre el FCAS franco-alemán.

    Respuesta

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com