La Armada rusa construye más rompehielos

Tanto la Flota del Norte como la Flota del Pacífico recibirán en los próximos años nuevos y potentes buques rompehielos. Son necesarios para nuestro “desarrollo activo del Ártico”, argumenta la Marina.

Según las Fuerzas Armadas rusas, los rompehielos militares serán de gran importancia para el desarrollo de la zona ártica, la exploración de las aguas del Ártico y la protección de la Ruta Marítima del Norte.

La construcción de los buques será de “alta prioridad en 2022 y en la perspectiva a corto plazo”, subrayan los representantes militares.

A lo largo del año, el Yevpaty Kolovrat saldrá del astillero Almaz de San Petersburgo y pondrá rumbo a las aguas heladas del lejano norte. El buque de 85 metros de eslora, el primero del proyecto 21180М, pertenecerá a la Flota del Pacífico de Rusia y romperá el hielo para los buques de guerra de las costas del extremo oriental del país.

El buque es una versión modernizada del Ilya Muramets, el rompehielos que se incluyó en la Flota del Norte en 2017.

Los rompehielos se construyen a medida que la Armada rusa intensifica su presencia en aguas del Ártico. En los últimos años, la Flota del Norte ha llevado a cabo varios ejercicios y expediciones importantes en aguas del lejano norte, incluyendo en áreas alrededor de los archipiélagos de Tierra de Francisco José, Novaya Zemlya, Severnaya Zemlya y las Nuevas Islas Siberianas.

El rompehielos “Ilya Muromets” es el primer buque del Proyecto 21180. Pronto estará acompañado por el “Yevpaty Kolovrat” del Proyecto 21180M modernizado.

El Ilya Muromets ha participado en varios de los viajes, y la Armada está satisfecha con los resultados. El Ilya Muromets “cumple plenamente los requisitos de eficiencia establecidos en las características del proyecto”, dicen los representantes militares.

El Ilya Muromets es el primer rompehielos naval construido en Rusia en 45 años. Forma parte del proyecto 21180, el predecesor del 21180М.

Actualmente, se está planificando otro buque 21180М. Tan pronto como el Yevpaty Kolovrat abandone el astillero de San Petersburgo, está previsto que se inicie la construcción de un nuevo buque similar. Se espera que ese buque esté listo para navegar para la Flota del Norte en 2027, informa la agencia de noticias Topwar.

Los buques se construyen con tecnología rusa, dijo en 2017 el entonces comandante en jefe de la Armada, el almirante Korolyov.

“El uso de las más nuevas tecnologías rusas en la construcción de buques de clase hielo para la Armada permite sacar la conclusión de que la construcción naval militar nacional ha sido capaz de preservar y desarrollar su potencial en este campo”, dijo en un comentario.

Además de los proyectos 21180 y 21180М, la Armada rusa está construyendo dos patrulleros rompehielos de la clase 23550. Está previsto que el Ivan Papanin y el Nikolay Zubov entren en servicio en 2023 y 2024. También el FSB está construyendo un buque similar para sus unidades de guardacostas del norte, que estará listo para navegar en 2024.

El nuevo barco patrullero ártico del FSB “Purga” está programado para entrar en servicio en 2024.

La construcción de rompehielos navales se suma al gran número de nuevos rompehielos civiles encargados por las empresas estatales Rosatom y Rosmorport.

En el transcurso de pocos años, Rosatom tendrá una flota de cuatro, y posiblemente seis, rompehielos de propulsión nuclear LK60. A ellos se sumará el superpoderoso “Lider”.

Atle Staalesen

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.